Nació en Pamplona hace 41 años. Psico-terapeuta experto en sectas destructivas. Premio Herbert Rosedale por su ayuda a familias y exadeptos. Asesor de Discovery Channel sobre sectas y grupos totalitarios.

XLSemanal. ¿Qué es una secta destructiva?Miguel Perlado. Es un grupo coercitivo agrupado en torno a un líder que primero te sorbe el seso para después robarte el bolsillo. XL. Lleva usted 15 años ofreciendo psicoterapia a los afectados. ¿De dónde proviene su interés por las sectas?M.P. En la adolescencia flirteé con ciertos grupos de corte esotérico. Por eso puedo decir que las conozco bien. Luego, durante mi formación universitaria, me uní a una asociación que desarrollaba su tarea profesional en torno al mundo de las sectas y sus problemas. XL. En España son muy pocos los profesionales de la salud mental especializados en sectas destructivas. ¿Por qué?M.P. Porque el de las sectas es un terreno que trae problemas. Estos grupos, como funcionan a un nivel paranoide, se sienten con frecuencia atacados y no dudan en poner una denuncia por injurias, que nunca ganan. Esto es algo habitual que forma parte de mi trabajo.XL. ¿Quién puede ser víctima de una secta?M.P. En momentos de crisis personal, cualquiera puede caer en una secta, porque esta promete devolverle al individuo lo que ha perdido. seguridad, comprensión, amor incluso.XL. ¿A cambio de dinero?M.P. Sí, siempre a cambio de dinero o, en su defecto, del tiempo del individuo, que trabaja gratis para el grupo. Ya se sabe que el tiempo también es oro.XL. Con la crisis económica, ¿ha crecido o ha disminuido el número de sectas?M.P. Ahora hay más, porque la crisis económica ha aumentado la vulnerabilidad de las personas. En España hablamos de 600.000 individuos dentro de las 200 sectas destructivas conocidas. Y, sin embargo, la percepción social es que parece que no existen tantas como hace diez o quince años. Esto es falso. La razón de dicha opinión es que los medios solo hablan de las sectas cuando sucede algo dramático vinculado a ellas.XL. ¿A las sectas también les ha afectado la crisis?M.P. Muchos grupos sectarios han perdido adeptos, y por tanto ingresos, lo que han tratado de compensar captando a nuevos miembros de forma más sibilina, ofreciéndoles, por ejemplo, cursos de coaching para ganar confianza en uno mismo, encontrar trabajo u obtener un mayor desarrollo mental y espiritual. Hoy, las añagazas son más sutiles que el ir de puerta en puerta proclamando la inminente llegada del fin del mundo.XL. ¿Es fácil salir de una secta?M.P. Por lo general, el que está dentro no viene a la consulta. Piensa que los que tienen problemas son los otros, no él. Son sus familiares quienes nos visitan, muy preocupados. La terapia consiste en crear una brecha de duda en el adepto, y para ello es necesario contar con el apoyo de familia y amigos, que actuarán de contrapeso de la secta. Es una terapia larga. Pero sí, es posible salir.XL. ¿Y llevan luego una vida normal?M.P. Pueden desarrollar una vida bastante normal, pero lo cierto es que les quedan secuelas.XL. ¿Cómo cuáles?M.P. Una vez que ha abandonado el grupo, el exmiembro puede padecer síntomas de estrés postraumático, como ansiedad o pesadillas, que con el tiempo pueden remitir. Lo que es más difícil es que el exadepto de una secta recobre la confianza en sí mismo y en los demás. Cree que todo el mundo va a engañarlo de nuevo.XL. ¿Se erradicarán algún día estos grupos coercitivos?M.P. Es muy difícil. De hecho, es muy posible que aumenten porque nacen como expresión de un impulso arraigado en la naturaleza humana. el deseo de poder. FERNANDO SÁNCHEZ ALONSO

Pregunta a bocajarro

¿Cuántos exadeptos se recuperan?De las sectas sacamos alrededor de un 65 por ciento de las personas que son captadas. Pero si nos referimos a la curación mental completa, este porcentaje disminuye. Les quedan secuelas permanentes.