Más de 50 años contemplan el éxito de esta saga que ha convertido el punto y las mezclas de colores en una obra de arte. Luca Missoni, creativo de la empresa, nos descubre la filosofía de este negocio familiar. amar tu trabajo. Así, Rosita, la matriarca, aún en activo, se ha embarcado en una nueva aventura. los hoteles.

En el mundo de la moda, todo son prisas. No se puede parar. Pero Luca Missoni, de los Missoni que revolucionaron el punto en los 70, recibe a XLSemanal y se toma su tiempo. Diez minutos por pregunta. Una sorpresa. Como el acto de hacer punto, empezamos a tirar de la madeja. XLSemanal. Empecemos por una curiosidad, ¿sabe hacer punto?Luca Missoni. Sí. Desde que era pequeño. Era una cosa más de niñas, pero tenía el taller de costura en casa y me apasionaba. Poco a poco me interesaron las máquinas y trataba de que estas tejieran igual que si se hiciera a mano. Con las máquinas se conseguía el mismo resultado y una mayor cantidad de prendas.XL. A los nueve años trabajaba en la fábrica y diseñaba en vez de jugar L.M. Bueno, cuando volvía del colegio, iba al taller de la familia. Mi madre cuenta que, cuando yo tenía nueve años, usó mis dibujos para un diseño porque le gustó el motivo. A tiempo completo empiezo a trabajar a los 19 años. Para mí era apasionante estar allí. Después de cenar, volvía a la fábrica aprovechando que en el turno de noche había menos gente y podía manipular las máquinas para ver cómo funcionaban, hacer pruebas con ellas XL. ¿Cómo resisten siendo un grupo familiar?L.M. Trabajar en familia es como trabajar con amigos. Dificilísimo. Mis padres empezaron el negocio y nosotros lo seguimos, pero no me veo diciéndoles a mis hijos. Un día todo esto será vuestro . Lo que hay que intentar es que les interese y lo conozcan. Es importante que descubran de dónde viene, lo que abarca mejor que verlo como esto es mío . XL. ¿Cómo ha sido trabajar bajo la atenta mirada de su madre?L.M. Es hermoso estar con ella porque aprendes mucho. Hay momentos de opiniones encontradas, pero es normal. Sin embargo, cuando ve algo que le gusta, es una gran satisfacción porque es muy entusiasta y positiva.XL. La empresa está en un periodo de transformación, con nuevos directores generales, nuevos responsables de comunicación ¿Tienen miedo de que se convierta en una empresa de moda dirigida por el marketing?L.M. Efectivamente. Es muy posible que eso suceda. Es difícil hacer entender a cualquier extraño al proceso que esto es una tradición y que esta ha de respetar la raíz en la que se inspira. Estas personas deben pararse a pensar como nosotros, aprender nuestra cultura. Si no, es como si se conquista un territorio sin entender los valores que existen en ese lugar. Estos fueron mis orígenes en el trabajo y lo veo como una necesidad para el futuro, crear una referencia que diga cómo se debe trabajar. XL. ¿Ha habido algún momento en el que ha querido dejarlo todo, olvidarse de Missoni?L.M. Hay momentos en que digo. Basta, no puedo más , pero obedece a circunstancias concretas más que a un deseo.XL. Ha creado el vestuario para un espectáculo de danza, hace fotos ¿Tiene algo en común con su trabajo en Missoni?L.M. Sí, la experimentación, la investigación visual, crear sensaciones a partir de ciertos materiales. Esto es lo que me gusta. Encuentro una nueva tecnología y trato de ver qué puedo hacer con ella, como, por ejemplo, la alta definición de imágenes. XL. También le interesa desde hace tiempo la Luna L.M. Me fascina desde que era niño. Cuando era pequeño, íbamos de vacaciones a Dalmacia y las noches eran muy hermosas y sin luz eléctrica. Ir a ver la Luna era como ser un explorador. Durante muchos años intenté conseguir una foto de la Luna como si fuera un retrato del siglo XIX. Un amigo galerista de Milán se mostró muy interesado en exponer mis obras y así lo hicimos. Ahora trabajo con una galería de Londres.XL. ¿Por qué el hombre tiene miedo al color?L.M. Porque tiene dificultad para mostrarse emocionalmente y el color es comunicación. Pero nosotros intentamos aportar espontaneidad y no seguir los códigos vigentes.XL. Estamos en crisis. ¿Por qué tengo que comprarme un jersey Missoni y no uno gris que voy a usar más?L.M. Porque un jersey Missoni lo puedes usar toda la vida. Lo que hay que comprar es lo que a uno le gusta. Cuando compras diseño, arte , no lo haces por el uso que le vas a dar, sino porque te gusta. n

ü Luca Missoni.

Hijo de Rosita y Ottavio, fundadores de la empresa, es el responsable del Archivo Missoni, que preserva la herencia histórica de la empresa, además de diseñador, fotógrafo

1967. Palacio Pitti de Florencia. La prensa, por fin, se rinde a sus pies. Hacía 14 años que Rosita y Ottavio habían empezado a tejer. Hoy se mantienen en lo más alto del mundo de la moda con sus característicos modelos llenos de color.

Ayer y hoy

n Cuando diseñé mi primer hotel, en Edimburgo, pedí que no hubiera moquetas en las habitaciones. Nunca se sabe lo limpias que pueden estar.n Quería también camas muy cómodas y sin extravagancias, me gusta la comodidad en la noche. n Por supuesto, las mesitas de noche han de tener unas lámparas de lectura ajustables; no de esas que salen de las paredes, porque sé por experiencia que se caen.n En las habitaciones tenemos también butacas giratorias y hemos usado un código de estampados en blanco y negro en las alfombras, en las cortinas, en las camas Así que, para introducir color, en una habitación la pared opuesta a la ventana es verde rana o junto a una mesita en color rojo hay una butaca turquesa n En las duchas quise que hubiera banquetas, duchas con efecto lluvia y ducha de mano para sentarse, lavarse el pelo o refrescarse los pies. En todo, busco el confort que me gusta a mí.

habitación 10Por Rosita Missoni

En Kuwait.

El hotel Missoni de Kuwait abrió sus puertas hace un mes. De la imaginación de Rosita, su creativa, han nacido el colorido y el diseño de cada rincón.

En Edimburgo.

Inaugurado en junio de 2009, este hotel destaca porque se respira el glamour Missoni en todos los detalles.