Tras ser asesinado, en 1965,se convirtió en un icono de la defensa de los derechos civiles en Estados Unidos. Ahora, una nueva biografía del célebre activista saca a la luz el oscuro papel del FBI en su muerte y lo retrata como un líder atormentado por las dudas sexuales.

Varios cientos de personas se amontonaban en Audubon, el salón de baile más famoso de Harlem, en Nueva York. Habían ido a escuchar a Malcolm X, el legendario líder negro que, tras una agria disputa, había sido expulsado un año antes del grupo de segregación racial Nación del Islam (NOI). Tras el escenario se veía a Malcolm X nervioso, como si intuyera ya lo que le iba a ocurrir. Desde su ruptura con la NOI había recibido muchas amenazas de muerte, pese a lo cual esta vez les había pedido a sus guardaespaldas que no llevaran armas. De la Policía, a su vez, no había ni rastro, algo raro, ya que a sus actos acudían docenas de agentes siempre.Malcolm X salió al escenario y se acercó al atril. En la primera fila. su esposa, Betty Shabbaz, y sus cuatro hijas. As-salaam alaikum , saludó. Walaikum salaam , respondió el público. Entonces alguien gritó, explotó una bomba de humo, los guardaespaldas se abalanzaron sobre los alborotadores, desprotegiendo al líder, blanco fácil para un hombre que sacó una escopeta recortada de debajo de su abrigo y le disparó al corazón. Otros dos hombres lo remataron con pistolas. El forense contó 21 balazos en su cuerpo.El 21 de febrero de 1965 aún espara muchos estadounidenses negros una fecha traumática, tan significativa como el 4 de abril de 1968, cuando asesinaron a Martin Luther King, y el 22 de noviembre de 1963, día del asesinato de John F. Kennedy. El atentado convirtió a Malcolm X en leyenda. Tras su muerte, se lo proclamó a la vez ángel y demonio del movimiento negro. Pero ahora, 45 años más tarde, su leyenda es cuestionada, desmontada incluso, por un libro de reciente aparición. Malcolm X. A life of reinvention (Malcolm X. Una vida de reinvención). En sus 594 páginas, el historiador norteamericano Manning Marable saca a la luz una bomba informativa. la mayoría de los participantes en aquel complot criminal, no del todo resuelto todavía hoy, quedaron impunes. Más aun. el FBI y la Policía habrían conocido con antelación el atentado y no lo impidieron.Marable dedicó más de diez años a estudiar los miles de informes del FBI y realizó cientos de entrevistas. Conversó nueve horas con el antiguo rival de Malcolm X y actual jefe de la NOI, Louis Farrakhan, a quien el biógrafo acusa de haberse beneficiado del atentado, ya que, una vez consumado, él se encumbró en la NOI, un lugar, según Marable, que correspondía al líder acribillado.A diferencia de Martin Luther King, Malcolm X vivía de la controversia. Como símbolo del movimiento Black Power, predicaba el separatismo, la militancia y la resistencia contra los blancos. Tras su muerte, dice Marable, su figura sufrió una metamorfosis y se transformó en un icono multicultural , una visión hagiográfica reforzada por el libro The autobiography of Malcolm X, de Alex Haley (autor también del best seller Raíces) y por el filme Malcolm X, de 1992, en el que Spike Lee lo presenta como un mártir de la lucha negra.Según Marable, muchas de las historias sobre Malcolm X son inventadas y él era un actor genial que había creado su propio personaje. Tras su muerte, agrega, tanto amigos como rivales habrían deformado aún más su vida y la habrían convertido en leyenda . Sí es evidente, no obstante, que tenía carisma, podía hablar con brillantez, ser encantador y motivar a la gente. Pero tras esa máscara se ocultaba, según Marable, un hombre atormentado. En lo político no siempre actuaba de un modo inteligente, y en lo privado era un caos. dudaba de su vehemente defensa pública de una línea más militante, odiaba a las mujeres y se mostraba sexualmente inseguro . Algunos de estos problemas proveníande su infancia y juventud. Su nombre real era Malcolm Little y había nacido en 1925. Marable ha descubierto que su madre pasó 24 años en un psiquiátrico y que aquello marcó su imagen de las mujeres. creía que el sexo femenino era débil y de poca confianza . Little se trasladó a la casa de una hermanastra en Boston, donde, cuenta Marable, comenzaría su primera gran reinvención . Allí, y más tarde en Harlem, se ganó la vida como ladrón, traficante de drogas y proxeneta. Lo llamaban Detroit Red por el tono rojizo de su pelo. Años después, dice Marable, presentaría aquellos delitos de una forma muy exagerada para darse un aire de gánster. Infló conscientemente su pasado criminal. Por el contrario, ocultó otros detalles de su vida como su relación homosexual con un acaudalado hombre de negocios blanco que, según Marable, le habría pagado por sus servicios. Un affaire que daña la imagen de macho que hasta ahora se tenía de él. En 1946, Little fue condenado a seis años de cárcel por atraco a mano armada. Esos años tras los barrotes lo marcaron a fuego. se convirtió al islam, se unió a la NOI y, desde entonces, se hizo llamar Malcolm X. Otra vez libre, inició un rápido ascenso en la NOI hasta llegar a ser el orador principal del grupo y el hombre de confianza de su líder, Elijah Mohamed. La NOI era, y es, un movimiento religioso y social apolítico creado en 1930 con el fin de resucitar la conciencia espiritual, económica y social de las personas negras de los Estados Unidos. Marable ha descubierto también que en aquellos años el FBI ya infiltró informantes en el grupo y documentó sus conflictos internos para espiar a Malcolm X, al que habían pinchado sus teléfonos. Es osado y no se deja intimidar informó un agente del FBI en 1958. Cuidado con él. Para Marable, su matrimonio con Betty Shabbaz fue desafortunado. se casó con ella para favorecer su carrera y raramente le mostraba simpatía . Shabbaz, por su parte, lo habría humillado sexualmente. Me ha acusado de impotente explicó Malcolm X en una carta. Me dijo que éramos sexualmente incompatibles, que nunca había sido capaz de satisfacerla. En su intento de politizar la NOI, Malcolm X cometió, según Marable, graves errores, como contactar con el Ku Klux Klan y el Partido Nazi de EE.UU.; ambos, como la NOI, reclamaban la segregación racial. El Ku Klux Klan y la NOI veían ventajas en cerrar una alianza secreta , escribe Marable, pero descalifica este paso. Sentarse a la misma mesa con racistas blancos fue algo repugnante .La ruptura de Malcolm X con la NOI fue tanto política como personal. En 1963 hizo unas declaraciones desafortunadas sobre el asesinato de Kennedy, a raíz de las cuales la NOI se distanció de él. Pero Marable ha descubierto también que Elijah Mohamed, un hombre que no perdía ocasión de predicar la fidelidad, había mantenido una relación con una ex amante de Malcolm X, algo que le habría afectado profundamente.Lejos de la NOI, Malcolm X fundó un grupo rival, difundió los pecados de Mohamed, trabajó con el movimiento pacifista e incluso colaboró con blancos. Se granjeó así el odio de la NOI. El 14 de febrero de 1965, unos desconocidos arrojaron un cóctel molotov contra su casa. En su asesinato, según Marable, hubo primero un complot y luego un encubrimiento. dos de los tres procesados eran inocentes , mientras que los autores reales se libraron de la cárcel. La Fiscalía se preocupó más de proteger la identidad de sus agentes infiltrados e informantes que de atrapar a los asesinos , añade Marable. Tal y como afirma él, el atentado fue realizado por cinco miembros de la mezquita de la NOI en Newark, con la bendición de la cúpula del grupo. La confluencia entre los intereses de las autoridades dice, los servicios secretos y la NOI hizo que el asesinato de Malcolm resultara mucho más fácil de ejecutar. El FBI y la Policía estaban informados , pero miraron para otro lado. El propio Malcolm X tuvo también su culpa al desarmar a sus guardaespaldas y ordenar que no registraran al público. Malcolm X cree Marable tomó la decisión consciente de no esquivar la muerte. n

PARA SABER MÁSMalcolm X. A life of reinvention, de Manning Marable, publicado por Viking Penguin, 2011. De momento, solo en inglés.

Foto histórica. Malcolm X, con Martin L. King el 26 de marzo del 64. El único día que

se reunieron. Fue en Washington tras una rueda de prensa. Su charla duró solo un minuto.

El inicio del fin. El líder, en junio de 1963, en un acto en Harlem. Aún integraba la NOI (Nación del Islam). Meses después romperían relaciones. Su salida marcó también su muerte.

Póstumo. El biógrafo Manning Marable, fallecido el 1 de abril de este año, dedicó más de diez años a estudiar los miles de informes del FBI. Su libro revela aspectos inéditos del activista acribillado el 21 de febrero de 1965 (izda.).

Padre, asaltante y líder. Malcolm X con sus hijas. Abajo. con 25 años, fichado por la Policía, antes de ir a prisión por atraco. Al lado, su esposa que lo humillaba sexualmente .