A un lado, Marc, 26 años, 2,16 metros, 120 kilos; al otro, Pau, 31 años, 2,15 metros, 114 kilos. no es un combate Todo lo contrario. es la alianza más temida en las canchas de baloncesto. los hermanos gasol se están jugando estos días en Lituania el campeonato de europa con la selección española. Antes de partir hablaron con “xlsemanal” sobre la intensa temporada que han vivido y los nuevos retos. estamos bien y con ganas. juntos podemos hacer daño . vistos de cerca, no nos cabe la menor duda.

Son hermanos, de una similar y espectacular envergadura, tienen la misma profesión, comparten aficiones, se llevan muy bien, incluso hablan por teléfono a diario pero no son iguales. y quieren dejarlo claro. quizá por eso nunca antes habían posado juntos. Coinciden, eso sí, en las canchas de baloncesto, enfrentándose, como ocurre en la NBA desde 2008, o apoyándose, como sucede en la selección española desde 2006. Es precisamente con motivo del nuevo desafío de la selección en el Campeonato Europeo de Baloncesto que se está disputando en Lituania por lo que acceden a este posado inédito. Nos citan en el hotel de Madrid donde se han concentrado durante toda la fase preparatoria.Marc llega primero, antes incluso de la hora acordada. Entra enérgico, muy animado, posa con decisión y disposición. Un poco después, puntual, llega Pau. Lo hace con apariencia de estar más cansado o quizá saturado ante la perspectiva de una nueva sesión de fotos. Pau es, obviamente, el jugador más demandado por los medios de todo el mundo. Pero, muy profesional, no duda en ponerse frente a la cámara y hacer lo que el fotógrafo le pide. Reconoce que no ha desayunado y mordisquea un bollo de chocolate entre foto y foto. Incluso se va animando y se permite “bloquear” a su hermano en el posado. Los hermanos Gasol llegan al Europeo después de haber tenido una muy diferente temporada. Para Marc ha sido un año excelente. los Grizzlies hicieron un histórico papel en los play-offs y quedaron a un solo paso de la final de la Conferencia Oeste, algo que nunca antes había ocurrido. Pero además, los números de Marc fueron espectaculares. 11,7 puntos y 7 rebotes de media en 81 partidos de temporada regular, y 15 puntos y 11,2 rebotes en play-offs. Fue precioso ver cómo estaba la ciudad en mayo y cómo se volcó con nosotros , cuenta Marc. Después del cambio de nuestra franquicia y de tener que empezar casi desde cero, lo que hemos hecho este año ha sido muy bonito. Empezamos hace dos años y medio, cuando llegó un entrenador nuevo, Lionel Hollins, con una filosofía de mucho sacrificio y el equipo se empapó de ello. Hemos ido mejorando y ha sido fantástico .Para Pau, en cambio, ha sido un mal año. ¿Malo? matiza él. Yo no diría tanto . ¿Peor que los dos anteriores? Vale, eso sí . Lo cierto es que después de haber ganado el campeonato de la NBA los dos últimos años, que fuese mejor, era difícil. Pero lo que ha enturbiado la temporada no ha sido tanto que su equipo, los Lakers, no haya logrado otro anillo, sino que el juego haya sido muy inferior al que se espera de sus estrellas. Pau admite que ha sido un final de temporada decepcionante , pero prefiere rescatar algo bueno. Valoras más los buenos tiempos vividos. Aprendes de los errores, haces autoanálisis y entiendes por qué han sucedido ciertas cosas. Ahora lo que queda es volver a trabajar para estar de nuevo arriba que no es nada fácil .üHasta ahí, lo ocurrido en la cancha. Pero lo diferente en esta ocasión es que Pau ha sido objeto de ataques personales como nunca antes. Responsabilizado de algunas derrotas de su equipo por no estar a un nivel óptimo (o igual que en la temporada anterior), se buscaron explicaciones en su vida privada y los medios norteamericanos hicieron circular historias sobre que su novia le había dejado, que había otros jugadores de su equipo implicados Sí, lo de los ataques personales ha sido tirante. Fue un tanto inesperado, se pasaron un poco, pero tienes que entender dónde estás, a qué nivel estás y por dónde te van a atacar si las cosas no van como a la gente le gustaría que fueran. Eso también se aprende .Es comprensible, desde luego, sabiendo que los Lakers es el equipo de Hollywood, que las celebrities son sus fans y que es la franquicia más valorada de la NBA. La presión de los medios lo hace difícil. Nos sigue mucha prensa todos los días a todos los sitios. A la mínima que hay un traspiés, le buscan ocho pies al gato y no, sigue teniendo cuatro .Periodistas norteamericanos le han llegado a decir a Pau que su problema es que es demasiado comedido y que por eso se ensañan con él. Imagino que sí, que soy más tranquilo y educado que la mayoría de los jugadores . ¿Y después de lo sucedido no se siente tentado de cambiar y hacerse más duro? Pues sí, quizá deba cambiar un poco las formas para hacerme respetar en ese sentido. Si dejas que te cojan la mano, te cogerán el brazo. Si les paras los pies, quizá se corten al hacer o decir ciertas cosas. Eso espero .Reconoce que los ataques a su vida privada le han afectado. Mi vida personal no la comento con nadie y que se usen esas historias y rumores para justificar un mal rendimiento de un jugador, ni lo digiero ni lo acepto .De todos modos, Pau no se siente intimidado. Ya lo dejó claro nada más acabar la temporada. No tengo ningún problema de autoestima. No ha sido falta de confianza. Sigo pensando que soy desequilibrante, que marco diferencias y que soy capaz de hacer lo que quiero . E incluso sonríe con cierta sorna si se le insiste. Soy lo suficientemente fuerte como para sobreponerme a este tipo de experiencias .üMarc, en cambio, no ha tenido hasta ahora problemas con la prensa. La presión hay que saber llevarla. Es una parte de tu trabajo. Cuando a los medios les interese, te alabarán, y cuando lo que venda sea lo contrario, harán lo contrario . También es verdad que Marc tiene fama de ser un poco más “borde”. ¿Es cierto que es más duro que su hermano? ¡Sí! , responde tajante. Y acto seguido se ríe. No, no, para nada. Yo intento ser lo más cordial con la prensa, pero cada uno que opine lo que quiera. Para gustos, los colores .Por eso tampoco le hace mella que le comparen una y otra vez con su hermano mayor. Siempre lo he dicho. ser el hermano de Pau es un orgullo para mí. Yo me siento parte de lo que Pau consigue, de que haya llegado donde ha llegado, de sus éxitos. Nunca he sentido ninguna presión. Yo soy un poco especial, muy mío, me da absolutamente igual que me comparen con Pau .¿No se “picaba” con su hermano mayor ni de pequeño? No. Jugando a algunas cosas, quizá sí. Somos muy competitivos. Es nuestra naturaleza. Pero nunca me he comparado con él. Yo siempre he ido p”alante siendo yo mismo .Pau matiza. Nos llevamos cuatro años y medio de diferencia. Cuando eres niño es una diferencia importante, así que no es que compitiésemos entre nosotros. Nos llevábamos bien, pero ni siquiera jugábamos tanto juntos .La diferencia de edad de Pau y Marc con su tercer hermano, Adriá, es todavía mayor. Marc le saca ocho años y Pau 12. Sin embargo, si Adriá se dedica finalmente al baloncesto con 17 años ya mide 2,06 metros, la presión sobre él será aún mayor. Sus hermanos prefieren no hablar sobre el futuro del pequeño, para evitar precisamente esa presión. De momento estudia, como lo hicieron sus hermanos hasta que el baloncesto empezó a demandar demasiado tiempo. Pau llegó a cursar algunas asignaturas de Medicina. Su madre, Marisa Sáez, es médica, y su padre, Agustí Gasol, asistente sanitario. O lo eran, antes de dejar sus carreras para seguir a su hijo Pau a Estados Unidos cuando fichó por el Memphis Grizzlies, una decisión que implicó a toda la familia. Marc tenía entonces 16 años y Adriá, 8. Marc recuerda ese momento. Somos una familia que está muy unida y no tenemos muchos tíos, ni primos somos una familia más bien pequeña. Así que queríamos mantener esa unión. Ir a Memphis era bueno para Pau, y para mí era también la oportunidad de conocer una nueva cultura, otra forma de vida y de aprender inglés. Estuve dos años y la verdad es que fueron muy bonitos. Al principio fue una barrera que había que superar, pero con el baloncesto tuve la suerte de hacer muchos amigos. A los tres meses ya entendía perfectamente el idioma y podía hablar a muy buen nivel. En lo deportivo fue un poco más duro, pero aprendí cosas que ahora valoro mucho . Marc regresó con 18 años a España para jugar en el Barcelona. Estuvo dos temporadas, pero no acabó de integrarse en el equipo y en 2006 fichó por el Akasvayu Girona, donde fue nominado MVP (Most Valuable Player, el jugador más valorado) en 11 jornadas de la ACB, superando el récord, hasta entonces en manos del lituano Arvydas Sabonis. Con esa tarjeta de presentación, la NBA no podía esperar. Los Memphis Grizzlies consiguieron hacerse con Marc en la misma operación de traspaso de su hermano Pau a Los Ángeles Lakers. Los dos hermanos, en la mejor liga del mundo. Algo que, aunque el baloncesto ha estado presente en sus vidas desde la cuna, no podían imaginar. Íbamos a ver jugar a mi padre los fines de semana y tirábamos con él Entonces simplemente disfrutábamos dice Marc. Nos gustaba jugar, y cuando eres niño no te marcas límites. Tienes tus sueños, pero no te puedes imaginar llegar a donde hemos llegado .üSuS padres, que miden 1,96 y 1,86 metros, jugaban al baloncesto, pero ellos tampoco estaban seguros de que sus hijos fuesen a vivir de la pelota, así que insistieron mucho en que estudiasen. Su madre quería que Pau, muy disciplinado, fuese músico. Estudió solfeo y piano, y cuentan sus amigos que canta muy bien. Los profesores del colegio lo recuerdan como un chico introvertido, que parecía más maduro que el resto. También porque, curiosamente, no era aún muy alto. Y es cierto que cuando Pau empezó a jugar en el Cornellá, los “apenas” 1,85 metros que medía entonces le permitían jugar de base, de ahí el buen control de la pelota y la coordinación que, con su altura actual, resultan asombrosos. Con 16 años entró en el FC Barcelona, y ese mismo año ya se fijaron en él los ojeadores de EE.UU., aunque no fue hasta 2001 cuando fichó por los Grizzlies. Y en 2008 llegó su gran oportunidad al ser traspasado a los Lakers. Pau reconoce que pasar de Memphis a Los Ángeles fue un gran cambio. Estar en un equipo con jugadores de gran calidad y que aspira a ganar siempre es una enorme presión. Pero es algo de lo que quiero formar parte. Tener la oportunidad de ganar y que esté un poco en tus manos hacerlo es algo que no había experimentado antes en la NBA. Y, bueno, llegamos a la final el primer año .El arranque de Pau no pudo ser mejor. Sin embargo, ahora la perspectiva de un cierre patronal en la NBA le coloca a él y a su hermano en una situación incierta. Pau no se plantea estar un año entero sin jugar. Si hay indicio de lockout para un año, me planteo volver a Europa. El Barcelona sería mi primera opción, pero de momento está todo en el aire . Marc, más joven, se lo toma con más calma. Se puede permitir estar un tiempo parado, aunque tampoco descarta jugar en Europa.üSobre el futuro después del baloncesto Pau tiene 31 años, caben las bromas sobre su dedicación al mundo del espectáculo. El mayor de los Gasol ha actuado en varias series americanas CSI Miami, Numb3rs y Castle y con algo más que un cameo. Me divierte. Es curioso y bonito formar parte de ciertas series con muchísima audiencia y cierto prestigio. Es un orgullo . ¿Se le da bien actuar? No he recibido ninguna queja , bromea. Pau no descarta hacer más apariciones en series o películas, pero confiesa que no cree que se vaya a dedicar a ello en el futuro. Siempre he sido una persona ambiciosa y tengo varios proyectos en mente, pero no que se puedan contar. Todos están en fase preliminar, pero estoy metido en varias inversiones. Intento mejorar mi criterio a la hora de invertir para formar parte de cosas en las que pueda disfrutar, y no solo para ganar dinero .A Marc, el futuro fuera de la cancha todavía le queda muy lejos. Lo que está claro es que quiere aprovechar todas las oportunidades que el baloncesto le dé, incluido actuar, como su hermano. Es una experiencia. Creo que son cosas bonitas de vivir. Si tengo la suerte de estar en un mundo que no es el mío y conocer a gente distinta, pues adelante. Todo eso hay que vivirlo .De momento, la experiencia que más les interesa es ganar el Europeo que están jugando en Lituania. ¿Se atreven a hacer una quiniela sobre qué equipos ocuparán el podio? Pau tuerce el gesto y zanja con la autoridad de quien está acostumbrado a ganar. Mientras tú seas el primero, quiénes sean el segundo o el tercero es irrelevante . n

Pau

El mayor triunfoGasol con el anillo que lo acredita como campeón de la NBA con los Lakers. Lo ha ganado dos veces y dice que no lo cambiaría ni por el oro olímpico.

Primeros pasosPau con 18 años, cuando debutó en la ACB con el FC Barcelona, equipo en el que ya jugaba desde los 16 y con el que fue campeón del mundo júnior.

Momentos difícilesPau se lesionó en la semifinal del Mundial de Japón en 2006 y no jugó la final. Pese a ello, España ganó el Mundial y él fue nombrado MVP del campeonato.ü

Pareja estableCon su novia, Silvia López, de 22 años, que fue animadora del Barcelona y de la selección española y con la que vive en la actualidad en Los Ángeles.

El otro hermanoAdriá Gasol tiene 17 años y mide 2,06. Hasta hace poco no había mostrado gran interés por el baloncesto y de niño se negaba incluso a ver los partidos de sus hermanos, pero Pau dice que ahora lo ve con ganas.

La novia de siempreMarc vive en Memphis con su pareja desde hace años, Cristina Blesa. Según Marc, ella lleva mejor que él el seguimiento de la prensa e incluso el de los fans.

Duelo bajo los arosLos Gasol son los únicos hermanos no americanos que se enfrentan en la NBA. De momento, gana Pau, pero Marc se lo pone cada día más difícil.ü