Los alemanes nos acusan. “No podemos darle nuestro dinero duramente ganado a esos perezosos del sur de Europa”, claman los periódicos de ese país. Pero ¿qué hay de verdad en el mito del gran trabajador germano? ¿Cuánto ganan ellos y cuánto nosotros? ¿Cuál es su horario? Hemos recorrido las calles de Alemania y España en busca de respuestas

Angela merkel nos quiere gobernar. por lo menos da esa impresión. que le pregunten a los vecinos de espera, en cádiz ?4000 habitantes, 1234 parados?, donde el ayuntamiento ofrece clases gratuitas de alemán y la primera palabra que aprenden es “arbeit”, “trabajo”.O a los miles de titulados que han hecho cola ante la Cámara de Comercio de Alemania desde que Merkel anunció que necesitaban cien mil ingenieros. El cebo son los 41.000 euros de sueldo, pero el verdadero anzuelo es la desesperación. el paro juvenil en España supera el 40 por ciento, mientras que en Alemania no llega al 8. ¡Algo hay que hacer! Y muchos españoles se encomiendan a la canciller.Sin embargo, desde Berlín nos llueven las collejas. retrasar la jubilación a los 67 años y endurecer los requisitos para cobrar el cien por cien de la pensión cotizar 37 años son recetas tan germanas como el repollo agrio. Y encima Merkel nos saca los colores. ¡No podemos tener una moneda común cuando unos países [ejem] disfrutan de tantas vacaciones y otros [ejem, ejem] de tan pocas! . La revista alemana Der Spiegel lo traduce a lenguaje llano. No vamos a darles nuestro dinero duramente ganado a esos perezosos del sur de Europa . Sin embargo, todo es relativo. Por ley, los alemanes tienen 30 días de asueto (20 de vacaciones y 10 festivos), por 36 de los españoles (22 + 14). Pero en la práctica “rascan” casi seis semanitas gracias a sus convenios colectivos, más que nadie en Europa. Ahora bien, si una fiesta cae en domingo, no la trasladan al lunes. La pierden, y punto. No como otros Pero el tópico de la eterna fiesta del sur es sólido como un Mercedes, aunque las estadísticas lo desmientan. Un informe de la OCDE concluye que los españoles trabajamos una hora diaria más que los germanos, solo que nos cunde menos. Bastante menos El índice de competitividad alemán es el quinto del mundo, mientras que el español es el 42. Pero es que lo llevan en los genes. La alegría de optimizar no es un hobby personal, sino una especialidad nacional , ironiza el periodista económico Detlef Gürtler. Mi esposa trabajó en una empresa que fabrica la bebida Capri-Sonne. Un colega se encargaba de optimizar la fijación de la pajita en el envoltorio. Día tras día, forma de la pajita, tamaño y material, pegamentos, puntos de sujeción Y muy orgulloso de estar realizando una actividad decisiva para la empresa .Claro que los tópicos son de ida y vuelta. Los españoles envidiamos el salario de los alemanes. 3500 euros brutos al mes, casi el doble que en España. Pero preferimos pasar por alto que los impuestos pueden comerse hasta el 42 por ciento de sus nóminas. Si hasta las prostitutas cotizan No solo en saunas y burdeles. En Bonn han puesto unos expendedores en las esquinas, como los de la ORA. Hay que sacar un tique de seis euros para hacer la calle. Incluso el horario está burocráticamente estipulado. de lunes a domingo, desde las 20.15 a las 6 de la mañana.Y así, entre “mitos” y flautas, hemos ido construyendo una relación bilateral tan curiosa como desequilibrada. Ellos son puntuales. Los cinco minutos de cortesía son una ofensa. Llegas un cuarto de hora tarde a una cita de trabajo y olvídate de cerrar un negocio. Pero los horarios son los horarios. Si el convenio dice que hay un cuarto de hora para tomar un café, se calcula cada sorbo para que el café dure 15 minutos exactos y no se hace otra cosa que ingerir café. Nada de cháchara. Pero si a las cinco de la tarde termina la jornada, no llames a una oficina de Düsseldorf a las cinco y cinco, porque no habrá nadie. Nosotros somos más flexibles Y más besucones, algo que incomoda a los alemanes. La Knigge Society, una consultora en etiqueta, ha pedido a las autoridades que prohíban los besos en el entorno laboral. En la cultura latina la gente puede tener contacto corporal hasta 60 veces por hora; en EE.UU., diez; y en Inglaterra, cero. En Alemania, el espacio que suele mantenerse entre una persona y otra es de 60 centímetros. Y besarse está demasiado cerca , explica Hans-Michael Klein, director de la entidad. Pero un apretón de manos es definitivo, un contrato se cumple y una deuda es sagrada , comenta Edward Bissell, que ha trabajado para Bertelsmann en Madrid y Gütersloh. Y explica que los alemanes no toman grandes decisiones en una comida de negocios. De hecho, es mejor darles unas semanas para que desmenucen la letra pequeña. Pero cuando se deciden, lo hacen con todas las consecuencias. Y se toman muy en serio cada reglamento y cada ley . No es extraño que su deuda sea de toda confianza y que hayamos pasado el verano pendientes del diferencial entre el bono español y el alemán. ¿Los 400 puntos básicos que llegó a alcanzar no le quitan el sueño? Pues deberían. El presidente del BBVA, Francisco González, saca papel y lápiz. Por cada 100 puntos básicos que sube la prima de riesgo, se impide la creación de 160.000 empleos en España .üY aquí conviene desmontar otro mito. Se da por sentado que los alemanes están siendo los “paganos” de los rescates de Grecia, Irlanda y Portugal. Pero son precisamente sus fondos de pensiones y sus bancos los que más invirtieron en la deuda pública y privada tanto española como griega. Dicho en plata, si el sur se declara en bancarrota, muchos jubilados y ahorradores germanos las van a pasar canutas.Con este panorama, no es extraño que los alemanes se pongan estupendos. Durante mucho tiempo estos países han vivido por encima de sus medios. Y aceptaron una pérdida de competitividad , nos reprocha Der Spiegel. Y menciona que en España los costes por unidad de trabajo han subido un 31 por ciento entre 2000 y 2009, mientras que en Alemania solo se han incrementado un 7 por ciento. Pero la realidad matiza el semanario es que los últimos del pelotón hace tiempo que empezaron a pedalear contra su ineficacia. El problema es que las rampas son muy empinadas. España se está apretando el cinturón a costa de funcionarios, pensionistas e inversión pública, con recortes en el Estado del bienestar cuando más falta hace, pues la pobreza llega al 20 por ciento de la población, según Cáritas.Parece mentira, pero es justo lo que hizo Alemania hace una década, cuando se la consideraba incapaz de digerir la reunificación, con cinco millones de parados. Hoy es la cuarta economía mundial y crece al 3,5 por ciento. ¿La receta? Jacob Kirkegaard, académico del Instituto Peterson de Economía Internacional, desgrana algunas claves. Las dos reformas básicas fueron, primero, una reducción en los salarios a cambio de garantías laborales . Millones de trabajadores llevan diez años con el sueldo congelado, vieron reducida su jornada o ambas cosas, pero se evitaron despidos. Y, después, un paquete de estímulos para que los desempleados tuvieran la necesidad de encontrar trabajo en lugar de vivir con los [generosos] subsidios estatales . Estas reformas fueron posibles gracias al entendimiento entre sindicatos y empresarios en un marco idílico de paz social. No están permitidas las huelgas generales. Los paros están muy reglamentados, con unos servicios mínimos que van a misa. En contrapartida, los trabajadores están en los consejos de administración.üEl éxito del modelo alemán de formación profesional, que combina los estudios con el trabajo remunerado en una empresa, ha consolidado el despegue. Los alumnos disfrutan de un contrato de aprendiz, cotizan y cobran entre 500 y 800 euros. Casi el 80 por ciento de los jóvenes que se forman en las empresas son contratados finalmente por ellas. Más estudiantes prefieren cursar la FP (56 por ciento) antes que ir a la universidad (35), justo al revés que en España.También ayuda la ausencia de “burbujas” inmobiliarias. Los alemanes no ven las casas como un objeto de inversión y suelen vender a un precio justo. Por el precio de una plaza de garaje en Madrid o Barcelona te compras un apartamento en Berlín , asegura Elena Noman, agente inmobiliaria.Y son alérgicos a la inflación. En la primera década del siglo XXI, los precios en Grecia y España subieron un 31 y un 36 por ciento, respectivamente. Por esta razón, el Nobel Paul Krugman, cuando el Gobierno español le pidió consejo en 2009 sobre cómo podía salir de la crisis, recomendó una reducción salarial general del 2 por ciento. El Gobierno español respondió buscándose otro consejero , recuerda Detlef Gürtler. Así que Merkel predica austeridad a sus vecinos del sur y propone que los salarios se liguen a la productividad, como se hace en Alemania, y no al IPC. Los defensores de esta propuesta dicen que ayudaría a frenar el paro, ya que las empresas no se verían obligadas a subir los salarios en caso de pérdidas y los trabajadores se implicarían más. Los detractores alegan que ahogará cualquier atisbo de recuperación.Por lo menos, los alemanes han descubierto las virtudes de la siesta. Los empresarios listos saben de la importancia de una pausa reparadora para mantener el rendimiento , sugiere Mario Ohoven, presidente de la Federación Alemana de la Pequeña y Mediana Empresa. Una cabezadita tabulada y reglamentada. Quince minutos. Con disciplina y eficacia. n

Operacio de automoción en BMW. Thorsten Höppner2400 euros al mes

Thorsten Höppner,35 años.Horario. 35 horas semanales. Vacaciones. 30 días.Jubilación. a los 65.

Soy especialista en electricidad del automóvil y trabajo desde 1999 para BMW. La planta de Berlín cuenta con 1900 empleados y ha fabricado dos millones de motocicletas desde 1959. Se trabaja en tres turnos, de mañana, tarde y noche, siete días a la semana. Si la carga de pedidos disminuye, hay flexibilidad para reducir la producción. Tenemos una guardería infantil concertada con la empresa, cantina con precios especiales, sala de fitness y seguro médico propio. BMW también ofrece a sus empleados un plan de pensiones con un modelo atractivo de financiación. Estoy casado y hacemos dos viajes al año; el último, a Corfú (Grecia) .

Operario de automoción. José Ginés Martínez2000 euros al mes

José Ginés Martínez, 38 años. Horario.40 horas semanales.Vacaciones. 30 días.Jubilación. a los 67.

Soy encargado de I+D en la fábrica de Comarth en Beniaján. Somos 30 en plantilla. Fabricamos microcoches eléctricos de uso laboral y urbano. Nuestro modelo Cross Rider gasta 1,5 euros a los cien kilómetros. El 80 por ciento de la producción se exporta porque el mercado nacional está muy flojo. Estoy casado. Dos hijos, la mayor se matricula en la universidad, así que este verano no hubo dinero para viajar. Tenemos casa propia, hipotecada a 35 años. Está a media hora en coche del trabajo. No tengo plan de pensiones, no me da para tanto. Pero no me preocupa mi futuro, sí el de mis hijos. Están acostumbrados a vivir bien. No valen para sufrir .

Dependienta. Estefanía Ros700 euros al mes

Estefanía Ros,24 años.Horario.media jornada.Vacaciones. 22 días.Jubilación. a los 67.

Llevo seis años trabajando, pero ahora voy a estudiar un grado medio de técnico en planta química. He estado empleada en una carnicería del mercado de Santa Florentina, con mucha solera en Cartagena. Es un negocio familiar y Ginés Martín, el dueño, me trata como a una más. Pero es difícil que me vuelvan a hacer un contrato. Hay mucha competencia de las grandes superficies y cadenas de supermercados. La electricidad para mantener la cámara frigorífica ha subido y mi jefe dice que nunca se ha visto tan mal en 40 años detrás de un mostrador y que el Gobierno debería dar flexibilidad a los pequeños empresarios con las cargas sociales hasta que la situación mejore .

Charcutera. Karola Miesterfeld1100 euros al mes

Karola Miesterfeld,58 años.Horario. 30 horas semanales, en turnos de mañana o tarde, cinco días a la semana.Vacaciones. seis semanas.Jubilación.a los 65.

Soy dependienta cualificada de carnicería y embutidos al corte. Es una rama de FP. En Alemania hacen falta estudios para todo. Estoy casada y tengo dos hijos. Nunca me han subido la nómina, pero entran dos sueldos en casa y mi marido gana bien, así que no hay problemas para llegar a fin de mes. Tengo derecho a un descanso de 30 minutos. Vivimos en un piso alquilado de renta antigua y tenemos dos coches. Hacemos un par de viajes al año, uno a visitar a la familia y otro comprado en agencia. Me preocupa el futuro. No quiero financiar a Grecia con mis ahorros. No quiero que los alemanes paguemos platos rotos que no son nuestros. Añoro el marco. Todo vale el doble con el euro .

MÉDICO. ANDREAS KARSTEN3500 EUROS al MES

Antes ganaba más, ahora ni siquiera hago un descanso

Andreas Kärsten, 44 años. Horario. 38 horas semanales, cuatro días a la semana. Vacaciones. cuatro semanas. Jubilación.a los 60.

Entro a las nueve de la mañana y salgo a las seis de la tarde. Sin descansar. Cuando tengo pacientes a domicilio, almuerzo un bocadillo mientras conduzco. Soy autónomo. Mis gastos (recibo de la luz, sueldo de la enfermera) no los he calculado en mi salario. Hace 13 años ganaba más. Le cobro a la Seguridad Social. Aquí, con tu tarjeta sanitaria vas a cualquier médico. Hay diez tipos de cobertura, según tu profesión. Mi pareja no trabaja, tenemos una hija y hacemos tres viajes al año .

MÉDICA; MARÍA ISABEL SÁNCHEZ4000 eruso al MES

Mi plaza es en propiedad, así que no me asusta el futuro

María Isabel Sánchez, 52 años. Horario. 35 horas a la semana, de lunes a viernes. Vacaciones. 22 días hábiles y 6 de libre disposición. Jubilación. a los 67.

Soy madrileña. Coordino el centro de salud de San Andrés (Murcia), que atiende a 30.000 personas. Descansamos 20 minutos. Tengo un plan de pensiones de la comunidad autónoma y otro privado. Mi plaza es en propiedad, así que veo el futuro con cierta relajación. Mi marido trabaja. Tenemos dos hijos. Uno estudia Bioquímica y el otro, Medicina. Disfrutan de ayudas si aprueban el curso. En vacaciones vamos a la playa y hacemos un viaje

CARTERA. MADLEN MERTENS1400 EUROS al MES

Es un trabajo duro físicamente. Vamos en bici

Madlen Mertens, 28 años. Horario.40 horas semanales, de martes a sábado, de 7 a 15.30 horas. Vacaciones. 25 días. Jubilación. a los 67.

Los correos están privatizados. El reparto lo hacemos en bici. Llevamos bolitas de pienso en el bolsillo por si se nos avalanza un perro. Nos dan 45 minutos de descanso. Es un trabajo físico, así que lo de jubilarme a los 67 me preocupa. Gano poco. La prejubilación está ahora muy penalizada y te queda una pensión escasa. Muchos contratan planes privados, pero con mi renta no puedo. No me han subido el sueldo desde que entré, con 21 años. Tengo un hijo, y mi pareja y yo ahorramos para casarnos .

CARTERO. JOSÉ ÁNGEL GARCÍA,1350 EUROS al MES

Hasta 2015 somos del Estado, luego ya veremos

José Ángel García, 48 años. Horario. mañanas, de 8 a 15 horas, de lunes a viernes y uno de cada tres sábados. Vacaciones. 30 días y 6 de asuntos propios. Jubilación. a los 67.

El trabajo se ha agilizado bastante con las nuevas tecnologías. Hemos sustituido el bolígrafo por el PDA. Y en lugar de la típica vespa llevo una scooter eléctrica. Tenemos un descanso de 20 minutos. Llevo ya cinco trienios acumulados. Mi mujer trabaja en Carrefour. Tenemos dos hijos. Este año me han quitado el bono para la compra de libros. Tengo un plan de pensiones de la empresa. El Gobierno garantiza que hasta 2015 Correos seguirá siendo estatal, luego ya veremos? .

BOMBERO. FRANK KANTE2400 EUROS al MES

Hace diez años que no me suben el sueldo

Frank Kante, 48 años. Horario. 48 horas semanales en turnos de 12 y 24 horas. Libra tres días por semana. Vacaciones. 32 días. Jubilación. a los 60 años.

Soy subjefe de un destacamento en Berlín. Estoy casado y tengo dos hijos. Hace diez años que no me suben el sueldo, pero me gusta lo que hago. Los camiones no son nuevos, tampoco el equipo. Debemos esmerarnos en su cuidado. Hay comedor, pero sin cocinero. Un compañero trae lo que cocina en su tiempo libre. Hay una habitación para el descanso bastante espartana. También hay un gimnasio. Antes era obligatorio ejercitarse dos horas diarias; ahora, no. Lo hacemos cuando estamos fuera de servicio .

BOMBERO. MODESTO JAVIER TORRES2550 EUROS al MES

El Ayuntamiento nos pone un plan de pensiones

Modesto Torres, 31 años. Horario. turno de 24 horas y 4 días de libranza. Vacaciones. 21 días, más 6 jornadas de 8 horas por asuntos propios y el día del patrón. Jubilación. a los 60.

Soy bombero por vocación. Antes fui policía local, como mi mujer. Tenemos una hija. Las instalaciones son modernas, también el material y los vehículos. Tenemos una hora para el almuerzo y dos de prácticas si no hay que hacer una salida. Como funcionario tengo prestaciones por estudios (hasta 700 euros), tratamiento dental, gafas El Ayuntamiento también nos pone un plan de pensiones. Trabajo 1512 horas al año, más 180 horas del complemento de especial disponibilidad, lo que supone un aumento de 400 euros brutos .

PANADERO. BERNHARD FEY.2000 EUROS al MES

El oficio se está perdiendo, pero me queda el orgullo

Bernhard Fey, 59 años. Horario. de 4 de la mañana a 13.30 horas, 6 días a la semana. Vacaciones. 7 días y 14 festivos. Jubilación. a los 65

La vida no ha sido fácil estos años. Pero he aprendido a estar a gusto con poco. Soy de Hessen. El panadero de toda la vida se está perdiendo. Ahora, en muchas panaderías solo se calienta el pan, que está a medio cocer y no tiene sabor. Mi orgullo es que mis clientes digan que el mío es delicioso. Un día a la semana lo vendo yo mismo, ese día entro un poco más tarde, a la 6.30 de la mañana. Hago una pausa de 15 minutos. No tengo tiempo para más. Estoy soltero y vivo de alquiler. Solo hago un viaje al año. Tengo un plan de pensiones privado .

PANADERO. JOSÉ MARÍA LÓPEZ1260 EUROS al MES

Llevo desde los 14 trabajando y no he podido ahorrar ni un euro

José María López, 51 años. Horario. de 7 de la mañana a 3 de la tarde, domingos incluidos. Libra lunes por la tarde y martes. Vacaciones. 31 días. Jubilación. a los 65.

Soy oficial de primera pastelero y llevo 32 años en el oficio. Trabajo en la pastelería Bonache de Murcia. Los domingos no existen para mí. Me duele todo. las piernas, los hombros El Gobierno no puede obligarme a trabajar hasta los 67. Llevo desde los 14 en el tajo. en un bar, en una fábrica, pero entonces no cotizaba. Yo tuve las maletas hechas para irme a Alemania. Prefiero jubilarme a los 65, aunque pierda pensión. Estoy casado y tengo cuatro hijos. He pedido un préstamo para pagarles los estudios. No he podido ahorrar ni un euro