El pasado 24 de agosto, Neymar Da Silva colgó en Twitter una foto de sí mosmo vestido con ropa hospitalaria esterilizada y un bebé en los brazos Anuncio con mucha alegría el nacimiento de mi hijo, Davi Lucca . El feliz padre tiene 19 años. La madre, 17. Una paternidad prematura, seguro, pero es que todo en la vida de Neymar pasa muy pronto. A los 11 años fichó por el Santos, el equipo del estado de São Paulo, uno de los más importantes de Brasil y del mundo, donde jugaron Pelé y Robinho, este último el ídolo de Neymar y con quien lo comparan por sus parecidas características técnicas. A los 13 años ya pasó unas pruebas en el Real Madrid. Apuntó buenas maneras, pero Florentino Pérez vetó su contratación porque su agente pedía un millón de euros. Cierto que era una cantidad enorme para un crío, pero hoy, seis años después, el Real Madrid, el equipo quien según las quinielas tiene más posibilidades de ficharlo, pagará por él no menos de 60 millones. A los 15 años Neymar ya protagonizaba campañas publicitarias que le reportaban 6000 euros al mes. Hoy le reportan 135.000. Salario aparte, a los 17 años ya decían de él los periódicos de medio mundo que era el nuevo Messi , aunque él prefiere ser cauto. A Messi no se lo puede comparar con nadie. Ese regate tan corto y seco no lo tiene nadie. Las cosas que hace solo las hace un genio. Yo lo intento, pero . También lo comparan con Cristiano Ronaldo, pero por guapos. Cristiano tiene estilo. Guapo soy yo , ríe a carcajadas. A los 19 años se lo rifan los grandes clubes europeos y ha sido padre. La identidad de la madre se ha mantenido en secreto dada su edad y porque no es la pareja del jugador, aunque se ha comprometido a mantener y cuidar de su hijo e incluso se ha tatuado su nombre. A lo Beckham. Y es que Neymar cuida tanto su look como su juego. La cresta mohicana se ha convertido en su signo distintivo. También lo son su sonrisa fácil y descarada, su festiva celebración de los goles moviendo las caderas, sus bailes de samba que proliferan en YouTube

Está claro que Neymar da Silva Santos es un fenómeno y no solo en el campo. Va camino de convertirse en un icono pop. Él le quita importancia a su imagen pública e insiste en que lleva una vida tranquila. Sobre la relación con la madre de su hijo no habla, pero asegura que solo ha tenido tres novias en su vida y ninguna en este momento. Estoy en busca de un nuevo amor , decía sonriendo en una entrevista en Globo Esporte. No es que le falten ofertas, pero, como él mismo contaba, muchas son raras. El otro día estaba en un concierto a mi aire, disfrutando en un palco, y de repente vi a una mujer haciéndome señas desde la pista. Diez minutos después apareció en mi palco, me abrazó y empezó a decir. Diles a todos que se vayan, diles que se vayan. Quedémonos los dos solos. ¡Yo flipé! No pasó nada, claro . La fama tiene a Neymar todavía un poco desconcertado. El otro día salí del entrenamiento y me fui a un centro comercial a comprar un iPod. Me puse la visera hacia delante y bajé la cabeza. Pensé que no me reconocerían. Pero, de pronto, un chavalín me señaló y gritó. ¡Si es Neymar!. Ahí se acabó la paz. Cuando logré entrar en la tienda, tuvieron que cerrarla porque aquello era una locura . Que la vida privada de Neymar no se desboque es determinante para mucha gente. Hay quienes ya advierten que puede acabar como Robinho, a quien el Real Madrid fichó en 2005 anunciando al nuevo Pelé y al que traspasó en 2008 al Manchester tras tres temporadas con más fiesta que gloria. Y la lista de brasileños que aspiraban al trono de o rey y se quedaron aun reconociendo sus méritos sin corona es larga. Ronaldo, Ronaldinho El principal interesado en que eso no le ocurra a Neymar es su padre, también llamado Neymar y exfutbolista, que trabajó como albañil y como mecánico de coches cuando se retiró de los estadios. Hasta que su niño empezó a ganar dinero, las cosas no eran nada fáciles. Nuestra familia era muy humilde. Pasamos por dificultades , dice Neymar júnior. Su padre, más tajante, decía en una entrevista con la revista Alfa. He hecho tantas cagadas que acabé fertilizando la vida. Todos nuestros errores funcionan como estiércol . En una cosa, sin embargo, acertó. Se percató de la genialidad de su hijo con siete años. Hoy, reconoce el padre, él es nuestra empresa. Yo soy el presidente, junto con mi esposa, y también está mi hija, que ayuda . Pero no es una empresa familiar. Con cifrastan astronómicas no puede serlo. Hay grandes inversores implicados. El Santos, la DIS (empresa de propietarios de la cadena brasileña de supermercados Sonda) y la Teisa (de un grupo de consejeros del Santos) tienen participaciones. Wagner Ribeiro, su agente, se lleva el diez por ciento de sus contratos. La empresa 9ine, de Ronaldo Fenómeno, tiene una participación en sus contratos publicitarios. Y está el poderoso y polémico empresario israelí Pini Zahavi, que gestiona sus negocios fuera de Brasil y que se hace cargo de la transacción en Europa. Todos responden ante Neymar padre. Es difícil. Piensas. Caramba, estoy tratando a mi hijo como un negocio, pero, claro, es así. Neymar es mi hijo, pero en el momento que él sale de casa pasa a ser mi negocio . Neymar hijo parece estar de acuerdo en todo con su padre, quien hasta el día de hoy le da una paga. Eso sí, de 4000 euros al mes. No puede comprar nada sin permiso de su progenitor, que le hace ir a clases de dicción para aprender a gestionar su imagen ante los medios, a clases de inglés y a la iglesia baptista, de la que son fieles. Hay quien ya critica la excesiva presencia de su padre, que incluso protagoniza anuncios en Brasil, pero muchos más le agradecen que vigile y contenga al crack cuando se le va la olla. Su problema de disciplina más conocido tuvo lugar el año pasado. Neymar arremetió contra su entrenador le impidió lanzar un penalti. Fue suspendido por un partido. Neymar admite que fue el punto más bajo de su carrera. A veces uno se equivoca. Le pasa a todo el mundo. Pero me avergüenzo. Sobre todo, cuando volví a casa y me encontré a mi madre llorando. Me dijo que yo no era su hijo, que ese no era el chico que ella había criado. Me dijo que quería que volviese a ser Juninho, como me llaman en casa . Parece que el chico ha seguido el consejo de su madre, pero cuando los dos clubes más grandes de la mejor Liga del mundo se pelean por Neymar, debe de ser difícil ser Juninho.

Estilo propioNeymar se dejó vestir elegantemente para la sesión de fotos, pero no es su estilo, mucho más rapero e informal. Vestido así nunca voy a conseguir novia , bromeaba.

Honrarás a tu padre El padre de Neymar, que también se llama Neymar, tiene 46 años y fue futbolista de categorías inferiores. Hoy dirige la “empresa” en que se ha convertido su vástago. Es mi hijo, sí, pero en el momento en que sale de casa pasa a ser mi negocio.

Esto es un juegoA Neymar y a su padre les gustan los coches, de juguete y reales. Conduce un vistoso Volvo XC60 blanco. Por lo demás, sus gustos son sencillos. Su comida favorita. arroz, frijoles, carne y patatas fritas. Si puede ser, todo junto. Pese a ello, ha adelgazado en los últimos meses. Pesa 65 kilos y mide 1,74.