los herederos daneses disfrutaron de un emotivo viaje, junto a sus pequeños, Vicent y josephine, a la tierra natal de la princesa.

Felices y emocionados. Así estaban los príncipes de Dinamarca en su segunda visita oficial a Australia. Y es que este viaje de seis días tenía un importante componente sentimental para ambos. En primer lugar, porque Australia es el país natal de Mary, en segundo lugar, porque fue allí donde la pareja comenzó su romance en el año 2000 y, por último, porque viajaban junto a sus mellizos, Vicent y Josephine, de diez meses, que, por primera vez, conocían la tierra de mamá. Federico y Mary llevaron a cabo una apretada agenda, que incluía actos culturales, de apoyo al desarrollo sostenible y reuniones políticas y empresariales. El sábado 26, los príncipes pusieron fin a este tour con su visita a Melbourne. Pero Mary disfrutará unos días más de su país, ya que se quedará con los niños, mientras su marido asiste a unas jornadas empresariales en Vietnam. El día 1, Federico se reunirá con su mujer y juntos se desplazarán a Tasmania, ciudad que vio nacer a la princesa. f

Los príncipes inauguraron la exposición Esculturas junto al mar y se subieron a unas bicicletas estáticas para promover el desarrollo sostenible.

La pareja, junto a sus hijos, Vicent y Josephine, de diez meses, con los dos peluches que recibieron de regalo.

Sus “looks” australianos

La princesa Mary volvió a hacer gala de su estilo discreto, sencillo y elegante durante esta visita oficial al país que la vió nacer