El creador de los publicistas machistas y bebedores de la exitosa serie se confiesa.

No usa tanta gomina ni bebe tanto whisky como Don Draper. Tampoco es tan promiscuo, que se sepa. Aun así, Matthew Weiner confiesa que el protagonista de su serie, Mad Men, salió de sus propios poros y de su propia crisis vital. Tenía 35 años y había conseguido todo lo que quería en la vida. una mujer preciosa, tres hijos, una casa Y me encontré preguntándome a mí mismo. ¿Por qué soy infeliz?. Esa podría ser una buena excusa para portarse muy mal , explica. Así es la existencia de Don Draper. aparentemente perfecta, pero profundamente desdichada, el pretexto perfecto para ser mentiroso, mujeriego, un antihéroe. Weiner no conoció los años 50 nació en Baltimore en 1965, pero la época le fascinó casi por imposición familiar. Su padre, un prominente científico, y su madre, abogada, obligaban a sus cuatro hijos a ver películas e identificar a las estrellas de la época. Si te preguntaban algo y no lo sabías, eras un idiota. En parte, me interesan los 50 porque es mi forma de comunicarme con mi familia . Ser agudo y gracioso también era una obligación en casa de los Weiner. Él fue un estudiante mediocre en el colegio, pero estudió Literatura y Filosofía en la universidad y hasta pasó una temporada en España en los 80, con inmersión en la movida madrileña incluida. A su vuelta decidió estudiar Cine. Tras escribir chistes para una sitcom y conseguir un trabajo de guionista, vivió un affaire tan apasionado como los de Draper. Empecé a hacerlo por las noches Era mi amante . Se refiere al guion de Mad Men. Lo escribió en 2000, pero a nadie le fascinó una historia que transcurría en una agencia de publicidad de los años 50 llena de machistas mujeriegos y bebedores y mujeres florero que aspiraban a dejar de serlo. Weiner tuvo que escuchar que era una idea idiota, pero al menos consiguió un trabajo como guionista en Los Soprano. Por fin, su insistencia dio sus frutos en 2007 y el éxito, los premios y los 124 países en los que se emite su criatura le hacen sentirse reivindicado. Y feliz, mientras escribe en su cama la quinta temporada de la serie. Por encima de su hombro, su mujer

arquitecta de profesión lee cada guion y es la voz más respetada del hogar de los Weiner. En eso no podría ser más distinto a Draper y la abnegada Betty.   ixone. d landaluce

Sabías que

Cuando aún era un aspirante a guionista y estaba en la ruina, Weiner se presentó al concurso de televisión Jeopardy. Entonces, su mujer la arquitecta Linda Brettler aún tenía que hacerse cargo de todas las facturas en la casa. Tienen cuatro hijos.

De tal palo, tal personaje

Ser o no ser el doctor House David Shore no es adicto a la vicodina ni tan borde como House, pero el creador de la serie protagonizada por Hugh Laurie dice que su personaje es una extensión de sí mismo. Como él, tengo una actitud cínica y fría. No soy House, pero casi siempre estoy de acuerdo con las palabras que salen de su boca. Son mis pensamientos y mi filosofía .

Entre sangre y funerariasCuando tenía 13 años, Alan Ball el creador de True blood sufrió un accidente. Resultó ileso, pero su hermana falleció. Por eso, la muerte es el personaje central de sus series. En A dos metros bajo tierra, cuyo escenario era una funeraria, el personaje de David un gay aún en el armario interpretado por Michael C. Hall está basado en el propio Ball. Como él, siempre quería hacer lo correcto, como si eso fuera a redimirme .

Él es el ‘medio’ De joven, Chuck Lorre el creador de Big Bang theory y Dos hombres y medio se parecía al personaje (ya difunto) de Charlie Sheen en esta última serie. Como él, era compositor de canciones y le gustaban los excesos. Me licencié en rock and roll y marihuana dice y me gradué en LSD .