El gobierno alemán reconstruye documentos secretos que la Stasi trató de destruir

Cuando el Muro de Berlín cayó -en 1989- y el Gobierno de Alemania del Este vivía sus últimos días, los agentes de la Stasi (el temible servicio secreto) decidieron deshacerse de muchos documentos. De tantos que la destrucción no fue muy meticulosa. Muchos fueron, simplemente, rasgados. La mayoría, informes sobre ciudadanos que realizaban sus vecinos o familiares.

Cuando se desmanteló la Stasi, se encontraron papeles como para llenar 16.000 sacos. Desde 1995, una agencia del Gobierno se dedica a ‘pegarlos’, pero hacerlo a mano es un rompecabezas lento y laborioso.

En casi 20 años, 45 personas han logrado reconstruir solo 500 sacos. Pero ahora van a contar con una ayuda inestimable. la informática. El Instituto Fraunhofer ha desarrollado un programa para escanear los trozos y que los reconstruya un ordenador. Cuesta 8,5 millones de euros, pero parece una buena inversión si se tiene en cuenta que, al ritmo que se trabajaba, se necesitarían para acabar la tarea 800 años. ç

Si alguien cuestiona la utilidad de estos papeles, el director de la agencia que se dedica a ello, Joachim Häussler, lo tiene claro. Es una ocasión única de conocer al detalle los servicios secretos y, en consecuencia, de entender nuestra historia. Se lo debemos a las futuras generaciones .