Su vida transcurre de aeropuerto en aeropuerto. Las Vegas, Mykonos, Nueva York Cuatro especialistas en hacer y deshacer equipajes nos cuentan sus andanzas alrededor del mundo, de la mano de Louis Vuitton.

MARIO VAQUERIZO

Cantante de las nancys rubias. Viajaría en el tiempo al Nueva York del año 78 con Truman Capote, Andy Warhol y Deborah Harry .

El viaje que marcó mi vida El que hice para casarme con mi mujer, Alaska, en Las Vegas en el año 99, los dos solos y en plena pasión y locura teenager.

Próxima parada Primero tenemos la celebración en Londres del aniversario de nuestro primer beso, ese que le di cuando era su representante Muy poco profesional, lo sé. Después, Nueva York.

Un compañero de aventuras Alaska, porque lo organiza todo muy bien. Y mis amigos más cercanos, porque me lo paso muy bien con ellos.

Destino soñado Ojalá existiera la máquina del tiempo para teletransportarme al Nueva York del año 78 y visitar el Estudio 54, acompañado de Truman Capote, Andy Warhol y Deborah Harry.

Fue muy divertido Cuando se nos abrió el toldo de la furgoneta, en plena carretera de esas infinitas, en nuestro segundo viaje a Las Vegas de camino al Gran Cañón. Nos habían avisado de que teníamos que poner un seguro, pero se nos olvidó a todos y casi la liamos.

Me embarcaría en una nave espacial con Pamela Anderson, aunque tampoco la aguantaría mucho porque me canso enseguida y soy muy rápido

Mandaría a un viaje sin retorno a Más que a personas concretas, me gustaría quitarme de encima a colectivos. a los dogmáticos, a los fundamentalistas y a los políticamente correctos, porque creo que ejercen una tiranía por la que no estoy dispuesto a pasar.

No regresaría jamás de El problema es que Madrid me encanta y no me iría jamás de aquí. De pequeñito, soñaba con vivir en la Gran Vía y he terminado cumpliendo mi deseo, por eso no añoro otros destinos.

Una situación embarazosa Reconozco que en los aviones pido muchas cervezas y he llegado a fumar a escondidas con las azafatas, pero nunca me han pillado. No me suelo meter en líos porque soy muy gamberro, pero también muy educado.

El souvenir más hortera que me he comprado Un galletero con un muñeco de Gotzilla verde flúor y una Virgen que, de lo horrorosa que es, me encanta.

En mi maleta nunca faltan Mis básicos son camisetas, cazadoras, pantalones y calzoncillos para estar aseado. ¡Ah! y casi siempre me llevo maletas vacías metidas unas dentro de otras por si me surgen compras.

(Chaleco, de Karl Laguerfeld; Pantalón, de Levi´s; Polo, mantas y trolley modelo Pegase Vernis, de Louis Vuitton).

RAMÓN FREIXA

Cocinero dos estrellas Michelin. “Mi souvenir más hortera es un torero que compré en Sevilla

El viaje que marcó mi vida Tokio, me impresionó muchísimo la cultura nipona.

Próxima parada Mykonos. Sus playas me fascinan, y con parada en Capri.

Un compañero de aventuras Un buen amigo o mi pareja, depende del destino.

Destino soñado Sudáfrica, de bodegas. Me fascina ese país y creo que no tardaré en ir.

Fue muy divertido En un hotel se confundieron con mi nombre. Estoy seguro que se debieron de pensar que era alguien importante o famoso y todo fueron atenciones vips.

Me embarcaría en una nave espacial con Creo que sería con mi hermana, pero, si pudiera elegir a alguien famoso, me embarcaría con Julio Verne, así volaría aún más la imaginación.

Mandaría a un viaje sin retorno a No a alguien, sino a algo. al hambre en el mundo, a la mentira o a las personas que explotan niños.

No regresaría jamás de Me quedaría para siempre en la Costa Brava catalana. Me fascinan el mar, la montaña, la gastronomía, su gente

Una situación embarazosa Me sentí fatal en Kenia, al visitar los poblados y ver esos niños tan necesitados.

El souvenir más hortera que me he comprado Un torero de cerámica que compré una vez que estuve en Sevilla.

En mi maleta nunca faltan Mi pijama, una chaqueta y mi neceser. Me gusta dejar espacio para comprar cosas.

(Camisa y fular, de Just One; pantalón, de Jimmy´s Scooter; maleta modelo Alzer y neceser Boite Flacons en lona Monogram, de Louis Vuitton)

.

JAVIER MORO

Escritor, premio Planeta 2011 con El imperio eres tú. Le traje a mi hijo gusanos fritos de un viaje y los repartió en el colegio .

El viaje que marcó mi vida El que hizo mi madre de casa al hospital. Vivía en la calle de Doctor Esquerdo, en Madrid, y yo nací en la calle Quintana.

Próxima parada Me iré de vacaciones con mis hijos a Long Island.

Un compañero de aventuras Mis hijos que tienen 5 y 8 años. Me encanta viajar con ellos porque lo ves todo desde su óptica, son muy curiosos y disfrutan mucho.

Destino soñado Quiero ir ya a Birmania o a Cuba antes de que cambie la situación. La única ventaja de los países comunistas es que todo está como antiguamente, como La Habana, con ese aire años 50.

Fue muy divertido Cuando me encontré con el director de mi sucursal de banco en una sala de masajes de pies en Bangkok.

Me embarcaría en una nave espacial con Eugenia Silva. La conozco y me iría con ella porque es muy viajera. Y si es chico, con mi hermano Carlos.

Mandaría a un viaje sin retorno a Cristina Fernández de Kirchner. Y que no vuelva.

No regresaría jamás de Cualquier lugar del sudestg>Una situación embarazosa Fue terrible cuando quemaron mi efigie en las manifestaciones de Delhi y Bombay delante de toda la prensa india cuando salió el libro El sari rojo Como si fueses George Bush. La parte buena es que me hizo vender muchos libros.

El souvenir más hortera que he comprado Tengo una torre Eiffel pequeña y a mi hijo le traje cucarachas disecadas de las que te venden en un cuadrito en Tailandia. También le traje gusanos fritos envasados, se los llevó a sus amigos y me llamaron del colegio para pedirme explicaciones. Les dije que alimentan más que las chuches.

En mi maleta nunca faltan Mis medicinas para dormir. Tampoco me olvido de llevar un traje y una corbata, porque nunca sabes dónde puedes terminar. Otras dos cosas importantes que siempre llevo son mi iPad y mi cámara de fotos.

(Chaqueta, de Just One; camisa y sombrero, de Jimmy´s Scooter; pantalón y corbata, de Just One; zapatos, de Geox; bolso keepall en piel Nomade, de keepall; y maleta rígida modelo Alzer, de Louis Vuitton.

pablo puyol

PABLO PUYOL

Actor. Compagina las obras “Crimen perfecto” y “Póker de voces”. “Me encantará recorrer Australia en moto”

El viaje que marcó mi vida Maldivas, un crucero de buceo por las islas.

Próxima parada Ibiza, con una amiga. También tengo en mente un viaje de negocios a México DF.

Un compañero de aventuras Mi amigo Miguel, porque es muy fácil estar con él y también dejar de estar. Es decir, que nos podemos separar si cada uno encuentra otro plan.

Destino soñado Australia. Me gustaría recorrerla en moto.

Fue muy divertido Una fiesta en la que terminamos durante un viaje a Ámsterdam. Íbamos por la calle y conocí a una chica que nos invitó a su casa. No diré cómo acabó, pero todo salió estupendamente.

Me embarcaría en una nave espacial con En un viaje tan largo, seguro que habrá sexo, así que elijo a Scarlett Johansson. Porque me cae muy bien, no porque esté buena ni nada.

Mandaría a un viaje sin retorno a Algunos compañeros de trabajo con los que he tenido la mala suerte de encontrarme y que incluso me han hecho llegar a odiar la profesión Y cuyo nombre no puedo pronunciar.

No regresaría jamás de Costa Rica o Tailandia.

Una situación embarazosa Cuando las chicas se piensan que soy gay, que es algo que me pasa muy a menudo. Durante un viaje en barco vi a una chica que me molaba, pero no me hacía mucho caso. Al final del viaje, me atreví a insinuarme y ella me contestó. ¡Ah!, ¿que no eres gay? . Así que solo nos dio tiempo a un pequeño momento de pasión.

El souvenir más hortera que me he comprado De Cancún me traje una botellita de tequila pequeña que tiene un vaso de chupito y un sombrero mexicano pequeñito . Superhortera.

En mi maleta nunca faltan Vaqueros, camisetas y tantos calzoncillos como días fuera y alguno más por si acaso.

(camisa, pantalón y corbata, de Just One; fular, mocasines y trolley Pegase, mochila Damier Graphite, trolley Eole y estuche para corbatas, de Louis Vuitton).