Estas fotos nunca se habían publicado. Marylin tenía 36 años, problemas emocionales y pasaba por una mala racha profesional Por si fuera poco, Elizabeth Taylor la eclipsaba en las revistas. Así que decidió sacar todo “su arsenal”. Posó desnuda para un joven fotógrafo que ahora por primera vez narra los entresijos de aquella sesión irrepetible. Dos meses y medio después, Marilyn estaba muerta

Larry, si salgo de la piscina sin nada encima, quiero que me asegures que, cuando las fotos se publiquen en la portada de las revistas, Elizabeth Taylor no aparecerá en ningún otro sitio del mismo ejemplar . El objetivo de Marilyn aquel día de mayo de 1962 al posar desnuda esta claro. elipsar a la nueva estrella de la fox

Taylor le hacía cada vez más sombra.

No era solo que apareciese en más portadas que ella, es que mientras a ella le estaban pagando 100.000 dólares por su última película, Somethings got to give, Taylor cobraba un millón por Cleopatra. Marilyn estaba realmente enfadada y quería demostrar que podía generar la misma publicidad y polémica que Taylor con su escandaloso romance con Richard Burton. Y, como le dejó claro al fotógrafo, Larry Schiller, sabía cómo hacerlo. No hay nadie que luzca como yo sin ropa .Y así era. Cuando Hugh Hefner, el director y dueño de Playboy, aceptó pagar 25.000 dólares por el desnudo, la mayor cantidad que la revista ha pagado por una fotografía, Schiller se lo agradecía a la actriz bromeando. ¿Ves lo que tus tetas y tu culo pueden hacer? . A lo que ella respondió, riendo. Así es como conseguí mi casa y mi piscina .Marilyn había pasado una muy mala racha. El rodaje de Vidas rebeldes el año anterior había sido un desastre; fue criticada por sus continuos retrasos y su falta de profesionalidad; tuvo un affaire con Sinatra que empeoró su situación emocional. Sufría de indigestión crónica e insomnio.

Pasó varios días ingresada en una clínica psiquiátrica de donde la ‘rescató’ su exmarido Joe DiMaggio. Decidió entonces instalarse en California, comenzó un tratamiento con un psicoanalista y se compró su primera casa. Larry Schiller, el fotógrafo, cuenta ahora por primera vez todos los detalles de su relación con Marilyn en un libro que incluye un centenar de fotografías; muchas de ellas, inéditas. Cuando la fotografió desnuda, Larry tenía solo 25 años. Dos antes había conocido a Marilyn en el rodaje de El multimillonario y a ella le cayó tan bien como para llamarlo cuando hubo que rodar la escena de la piscina de Something’s got to give, que dirigía George Cukor.Larry ya sabía que era una persona peculiar, empática y sobre todo conocedora de su imagen. El fotógrafo podía disparar cuanto quisiera, pero, por contrato, ella tenía que autorizar qué fotos se podían publicar. Curiosamente no rechazaba una foto porque tuviese arrugas o un pliegue poco favorecedor o una pose extraña. Si la foto en conjunto funcionaba, la dejaba pasar. Marilyn se sinceró mucho con el fotógrafo. Incluso le confesó su mayor miedo. Siempre he querido tener un hijo. Y ese ha sido, a la vez, mi mayor miedo. Cuando he estado cerca, mi cuerpo dijo ‘no’ y perdí el bebé . Le contó que le daba pánico acabar como su madre, que se pasó toda su vida entrando y saliendo de instituciones mentales. A veces pienso le dijo que toda mi vida ha sido un gran rechazo . Pero mírate ahora, ¡eres una estrella! Todo el mundo conoce a Marilyn Monroe , replicó Larry. Déjame preguntarte algo. ¿Cuántas nominaciones a los premios de la Academia tengo? No sé , dijo él. Yo lo sé. Ninguna .La escena de la piscina era el punto álgido de la película de Cukor. Se construyó un set para que Marilyn sedujera desde el agua a Dean Martin, que la miraba en el filme, no en el rodaje desde un balcón.

El agua se había calentado previamente. Marilyn salió con un albornoz azul y un biquini color carne. Tarde, como siempre. Se metió en el agua y comenzó a nadar, acercarse, alejarse, sonreír y se quitó la parte de arriba del biquini. Larry disparaba de continuo. Nadie hablaba. Hubo un breve descanso y se fue al camerino. Volvió a salir con el albornoz y se metió directamente en el agua. Unos minutos después, cuando salió, nos dimos cuenta de que se había quitado la parte de abajo del biquini. ¡Lo había hecho! Y lo estaba disfrutando , recuerda Schiller. El fotógrafo sabía que tenía un material valiosísimo, aunque también sabía que ella tenía que autorizarlo. Y las cosas se estaban complicando. El 8 de junio, dos semanas después de rodar la escena, Marilyn fue despedida. El productor alegaba que sus retrasos y ausencias entre ellas, la huida a Nueva York para cantarle el Happy birthday al presidente Kennedy el 29 de mayo le habían costado mucho al estudio. La película nunca se terminó. Pero las fotos tenían aún más valor. El primer medio en publicar imágenes del rodaje, pero con ella vestida, fue la revista Life. Quedaban los desnudos, que se estaban negociando con Playboy. Pero el humor de Marilyn empeoraba. Cuando vio las fotos de Larry, rompió la mayoría. 70 de un centenar.

Con todo, había material suficiente. Así que el 4 de agosto de 1962 el fotógrafo pasó por su casa para dejarle un sobre con varias opciones. Ella estaba molesta. Desnudos. ¿Es que solo sirvo para eso? Me gustaría demostrar que puedo promocionarme sin usar mi culo o ser despedida de una película . Cogió el sobre y le dijo. Todavía no he decidido . Fue su última conversación.A la mañana siguiente, Marilyn apareció muerta. En cuanto lo supo, Schiller fue a su casa. Ya se habían llevado el cadáver. Cuando regresó a su casa, descubrió un sobre. Una de las últimas cosas que hizo Marilyn fue enviarle una foto de un desnudo a Schiller. Había escrito. Envía esta a Playboy, puede que les guste . El acuerdo con Playboy se firmó en septiembre de 1962, pero Hefner no quería explotar la muerte de Marilyn, así que no las publicó entonces. Esperó más de un año. Se publicaron a finales de noviembre de 1963. Esa misma semana fue asesinado John F. Kennedy.

El atractivo naturalMarilyn, en mayo de 1962, durante el rodaje de la película Something’s got to give, dirigida por George Cukor, que nunca llegó a terminarse. Dos días antes había cantado el ya mítico Happy birthday, Mr. president a John F. Kennedy en su fiesta de cumpleaños.

Para quién posas Marilyn dominaba las cámaras. Le confesó a Larry. Cuando hago posados de promoción, coloco siempre un espejo junto a la cámara. Así sé como parezco . ¿Posas para el fotógrafo o para el espejo? , le preguntó Larry. Para el espejo. Siempre puedo encontrar a Marilyn en el espejo . Y añadió. Nunca quise ser Marilyn. Simplemente ocurrió. Marilyn es como un velo que llevo sobre Norma Jean

Ella y los fotógrafos

Marilyn murió con solo 36 años, pero es una de las actrices más fotografiadas de la historia. Cada año aparecen nuevas imágenes inéditas. Tiene una explicación o varias. La primera es que ella, consciente del poder de su imagen, posó mucho. Lo hizo para todos los grandes fotógrafos, Cecil Beaton, Cartier-Bresson, Richard Avedon, Milton Green, Ernst Haas, Eve Arnold pero también para aquellos que le cayeron bien, como Schiller o Bert Stern, y en sus comienzos para los que la ayudaron a promocionarse. Y para todos ellos posó mucho tiempo. permitía que la siguieran durante días, algo impensable en las celebrities actuales. De esos miles de fotos se publicaron cientos, pero muchas quedaron en los archivos de los fotógrafos y van siendo rescatadas por ellos mismos o sus herederos. Porque Marilyn sigue vendiendo. Una serie de ella de joven (abajo) se vendió el año pasado por 352.000 dólares.