Diseño, calidad, prestaciones y buen precio han hecho de la firma taiwanesa Kymco, todo un éxito en España.

El diseño es uno de los puntos que más atraen en un scooter para la ciudad y el gran carenado del Super Dink con su futurista línea, doble faro central con luces leds diurnas, sin diferencias estéticas entre las dos motorizaciones. Bajo su amplio asiento hay capacidad para dos cascos integrales y algunas cosas más, con una pequeña guantera con toma de 12 vatios en la que podemos recargar el móvil; otro elemento poco habitual para el precio del Super Dink es la posibilidad de regular las manetas de freno en profundidad, un equipamiento propio de modelos mucho más caros. El habitáculo ofrece espacio para que tanto el conductor como el acompañante se sientan cómodos, sin estrecheces. El depósito, con 12,5 litros de capacidad, permite una autonomía de 400 kilómetros.

El chasis, común para las dos motorizaciones, es otro de los aciertos del Super Dink, cómodo con una excelente estabilidad y suavidad general, digno de una moto más cara. Sus reacciones son totalmente previsibles y aporta una extraordinaria sensación de seguridad, en particular en las versiones que equipan ABS (opcional), una de las últimas incorporaciones técnicas de este Kymco. El compacto tamaño de este dispositivo hace que solo suponga 1,5 kilos adicionales al peso del Super Dink, con el plus de seguridad que supone el sistema antibloqueo de frenos y un tacto mejorado en frenada. El 125i ya ofrece unas buenas prestaciones para moverse con total agilidad por ciudad, pero el 300i ofrece ese atractivo añadido de más del doble de potencia de su motor, para los que buscan unas reacciones más radicales. El Super Dink ha demostrado que su éxito no solo se debe a su interesante precio, sino que tiene argumentos más que suficientes para seguir estando entre los modelos más vendidos de su categoría.

El principal rival, compatriota. También de Taiwán llega el Sym Joymax GTS, con dos posibles cilindradas. 125 y 300 cc. Claro competidor del Super Dink entre los maxi-scooters a buen precio, aporta un diseño llamativo, mucho espacio para los ocupantes y para transporte, comodidad y sobre todo la estabilidad que le da su nuevo bastidor con estructura Double Bon, que añade una mejor direccionalidad y estabilidad de la rueda delantera. Entre otros elementos, el Joymax puede llevar un sistema de convección de aire caliente para el habitáculo o el sensor de luces que conecta automáticamente los faros, además de diodos leds para la luz diurna.