El hombre que consiguió convertir los videojuegos en algo respetable la persona más influyente de 2008, según ‘Time’ recibirá en Asturias un inesperado regalo de 60 cumpleaños. Por Fernando Goitia

XLSemanal. Dicen las encuestas que Mario es más popular que Mickey Mouse. ¿Le gusta la idea?

Shigeru Miyamoto. Siempre he sido un gran fan de Disney y me siento muy honrado, pero Mario aún ha de vivir mucho para compararse a Mickey Mouse. Mario acaba de cumplir 30 años y es un personaje muy querido, pero no veo señal de declive en la popularidad de Mickey a sus 84 años.

XL. A los videojuegos se los acusa de ser una influencia dañina para las mentes infantiles

S.M. Las críticas suelen referirse a la violencia y la excitación que provocan. Se quedan en el estereotipo. Como creador, nunca me ha interesado la violencia. No dejo de explorar nuevas fronteras para destruir esa imagen estereotipada. He creado videojuegos para aprender inglés, para hacer ejercicios mentales, ejercicio físico, tocar música Las posibilidades del medio en campos educacionales son enormes.

XL. Como representante de esta industria, ¿qué valor le da a recibir un premio llamado de Comunicación y Humanidades?

S.M. Mi afán siempre ha sido crear cosas para fomentar la comunicación entre las personas, así que el premio encaja a la perfección. Es algo muy valioso para nosotros, ya que, si nos comparamos con libros, cine televisión o música, el reconocimiento social del videojuego es escaso.

XL. ¿Cuál es su mayor cualidad profesional y personal?

S.M. Tengo mucha imaginación, me gusta contar chistes y desentrañar el fiuncionamiento de las cosas. Cuando creo videojuegos, abro la mente, pienso en cómo me siento físicamente al jugar. Le pondré un ejemplo. antes de lanzar Wii Fit, nadie pensaba que hábitos cotidianos como pesarse podrían convertirse en un juego divertido con el que hacer ejercicio. Con cada invento busco ofrecer experiencias sin precedentes.

XL. ¿Cómo le llegó su primer encargo para crear un videojuego?

S.M. Me incorporé a Nintendo en 1977, cuando los videojuegos Arcade ya eran un entretenimiento popular. Como diseñador industrial novato quería sorprender. Descubrí que aquello era algo muy especial. Me sentía como un artista de animación que usa pinceles y papel para crear mundos animados e introducir en ellos a la gente. En eso andaba cuando nos pidieron ideas para un nuevo juego. Seleccionaron la mía, lo diseñé y en 1981 lanzamos Donkey Kong. Por suerte, allí había un personaje al que más tarde se llamó Mario y, gracias a él, aquello se convirtió en mi trabajo permanente en la empresa.

XL. ¿Ser padre afectó a su modo de crear videojuegos?

S.M. Sí, pensar que mis hijos jugarían un día con mis inventos me hizo esforzarme más para que los jugadores ejerciten su imaginación y su creatividad. Me gusta que se reten a sí mismos.

XL. Ya hace tiempo que los videojuegos no son solo cosa de niños. ¿Cuál fue la clave para enganchar a los adultos?

S.M. El deseo de querer jugar de nuevo, lo que llamamos ‘naturaleza de juego repetitivo’. Esto se apoya en una variedad de emociones. En mi caso creo juegos en los que el jugador piense por sí mismo y, en consecuencia, desee jugar más. La clave está en tu capacidad de crear un mundo con el que los jugadores empaticen.

XL. ¿Lo acosan los fans? ¿Se ha sentido alguna vez como una estrella del rock?

S.M. En ferias de videojuegos a menudo me llaman, me piden autógrafos o me hago fotos con ellos. También se me acerca la gente por la calle, pero nunca como a una estrella de rock. Cuando voy de compras y me reconoce un dependiente, me siento obligado a comprar algo sí o sí. A veces, me hacen descuento [se ríe].

XL. Los juegos más populares de Nintendo llevan su firma. ¿Es usted insustituible?

S.M. Eso espero [se ríe]. Pero yo nunca trabajo solo, somos un equipo. Nintendo anima a sus empleados a afrontar retos, a crear formas únicas de entretenimiento interactivo. La compañía es y seguirá siendo así.

XL. ¿En qué trabaja ahora? ¿Una nueva revolución quizá?

S.M. Lo último es Wii U [se lanza en España el 30 de noviembre], una nueva consola de sobremesa que redefine el videojuego en compañía, ya que te permite comunicarte de forma única con jugadores de cualquier lugar. Lo mejor de mi trabajo es esto. crear software que genere grandes emociones.


LOS HIJOS DE MIYAMOTO

Mario Bros

Copias vendidas: 252 millones. De qué va: los fontaneros Mario y Luigi luchan, desde 1986, contra las criaturas que habitan las alcantarillas de Nueva York.

Donkey Kong

Copias vendidas: 48 millones. De qué va: este gorila, primer personaje de Nintendo, nació en 1981 y ha protagonizado videojuegos de aventuras, musicales…

La leyenda de Zelda

Copias vendidas: 57 millones. De qué va: desde 1986, Link se enfrenta a todo tipo de peligros para rescatar a la princesa Zelda y salvar el reino de Hyrule.

Su última creación

Una Wii musical. Nadie mejor que su creador para una demostración práctica de Wii Music. Shigeru Miyamoto practica el saxofón con su nuevo invento. El juego incluye 59 instrumentos más.


PRIVADÍSIMO

Antes de crear sus primeros video-juegos, odiaba los ordenadores.

Diseñó la Wii, el juguete más demandado esta Navidad.

De niño hacía marionetas y escenificaba obras con sus amigos.

La leyenda de Zelda se inspira en el paisaje que rodeaba su casa.