Más de diez millones de ejemplares vendidos en España convierten a Geronimo Stilton en el rey del ‘best seller’ infantil. Y sin apenas promoción ni autor conocido, porque los libros solo van firmados por el ratón. Pero hemos descubierto que tiene ‘ayuda’. Se llama Elisabetta Dami y no le gusta nada abandonar su escondite.

A la pregunta “¿Quién escribe, en realidad, los libros de Geronimo Stilton?” solo sigue una respuesta de lo más concluyente. ‘Stilton, Geronimo Stilton’. No queda margen más allá del Reino de la Fantasía. Sin embargo, detrás de este seudónimo se encuentra, frente a un complejo equipo de trabajo, la milanesa Elisabetta Dami, hija de Piero Dami (fundador, en 1972, de la editorial Dami), quien no se prodiga en entrevistas y rehúye los actos con público masivo. Se sabe que hace años, al saber que nunca podría tener hijos, comenzó su labor como voluntaria en hospitales infantiles, donde contaba a los pequeños ingresados las aventuras de un ratón que acabó convirtiéndose en su célebre personaje. Eran historias que siempre tenían happy ending recuerda la escritora. Los niños me decían. ‘¿Yo también tendré un final feliz?’. Y es que todos, niños y mayores, necesitamos que las cosas siempre acaben bien .

Me defino como tímida, intelectual e idealista -prosigue la autora del superventas infantil-. Soy bastante normal, aunque a veces me topo con situaciones extraordinarias, como le ocurre a Geronimo. Me encanta la aventura. He podido escalar el monte Kilimanjaro, hacer senderismo en Nepal, correr un maratón en el desierto, recorrer Zambia, saltar en paracaídas o pilotar aviones .

Geronimo Stilton, el ratón protagonista del último fenómeno de la literatura infantil, se presenta a sus primeros pequeños lectores españoles en 2003 y lo hace de la mano de la editorial Destino, del grupo Planeta. Casi diez años después se han vendido en nuestro país 12 millones de sus 57 libros repartidos en distintas colecciones y 75 millones de ejemplares en todo el mundo, que se pueden leer en 40 idiomas. Una razón de su éxito explica Marta Bueno, directora editorial del área infantil de Planeta está en el diseño de sus páginas. dinámico y divertido. No existen pautas repetitivas, sino que en cada página hay una sorpresa que mantiene el interés del lector. Hay, por otro lado, un juego muy interesante de tipografías que permite resaltar emociones, exclamaciones, acciones, onomatopeyas y sonidos que suceden en la narración, que al final se convierte en algo más visual que descriptivo .

Nos hallamos en el primer peldaño de la literatura. Igual que Harry Potter, Geronimo Stilton es un fenómeno mediático, aunque dirigido a un público que está situado en ese territorio incierto en el que ni se es niño ni se es adolescente, es decir, a quienes ya dejaron de leer cuentos, pero aún no digieren grandes relatos o largas historias. El ratón superventas cuenta con su club en Internet, una adaptación teatral -Geronimo Stilton, el musical-, galardonado como Mejor Musical Infantil en 2011 y serie propia televisiva en Nickelodeon y Cartoon Network. La característica más llamativa de la saga es que remasteriza clásicos del género, como La vuelta al mundo en 80 días, añadiendo componentes ‘extraliterarios’ como la inclusión de olores en sus páginas. Lo importante es lograr que los niños se acerquen a la lectura -comenta Marta Bueno- y no la consideren como algo aburrido. Para crear lectores, es imprescindible que los niños descubran por sí mismos la emoción de engancharse a una historia .

Pese a su éxito de ventas, los libros de Elisabetta apenas aparecen reseñados en revistas literarias. Hay quien habla de baja calidad e historias repetitivas y sin progresión en la complejidad de las tramas. Recomiendan tomar su presentación, tan atractiva a los ojos de los primeros lectores, con cierta cautela. No se trata de que el libro compita con la imagen, porque ahí nunca va a vencer sostiene el crítico José María Pozuelo Yvancos. Debe confiar en su específico poder, que no es otro que espolear la imaginación por medio de la palabra escrita .

LOS OTROS DOS BEST SELLER DE LOS NI? OS

‘Bat Pat’ de Roberto Pavanello. “Empezó siendo una serie de terror pero decidí que no quería que los niños pasasen miedo”

Milán, 1958. Profesor de italiano en un instituto de educación secundaria. Desarrolla actividades de animación a la lectura.

XLSemanal. ¿Quién y cómo es Bad Pat, su personaje?

Roberto Pavanello. Bat Pat es un pequeño murciélago que ‘aterriza’ por casualidad en la casa de una familia humana bastante singular y empiezan a tratarlo como una mascota. Sus dos principales características son que escribe historias de terror y es muy enclenque.

XL. ¿Qué le decidió a contar sus aventuras?

R.P. Fue algo accidental. La historia se cruzó en mi camino. De hecho, empezó siendo una serie de terror muy inquietante, con historias sobre un murciélago, pero creo que estaban mal orientadas. Accedí, a petición de mi editor, a revisar un episodio y cambié completamente el carácter y el tono de la historia. No quería que los niños pasasen miedo.

XL. ¿Alguna anécdota reseñable relacionada con sus pequeños lectores?

R.P. La más increíble ocurrió en la Feria del Libro de Madrid cuando una niña de nueve años, deseosa de conocerme, aguardaba cola y, al llegar su turno, fue incapaz de decir una sola palabra. ¡Estaba en shock! Sus padres tuvieron que llevársela y volver una hora más tarde, cuando se había recuperado.

XL. ¿Debemos orientar al niño en sus lecturas?

R.P. Como con cualquier otro tipo de educación tenemos que encontrar el equilibrio adecuado entre la libertad de elección y la sugerencia. Lo importante, sin embargo, es dar a los chicos la más amplia variedad posible.

XL. Se habla de la baja calidad literaria de las series infantiles. ¿Cuál es su opinión al respecto?

R.P. Astérix y Charlie Brown son obras hechas en serie, pero de altísima calidad. Soy perfectamente consciente de la diferencia que hay entre lo más comercial y lo, digámoslo así, literario.

“Kika Superbruja”, de Ludger Jochmann Alias “Knister”. “los niños tienen criterio y saben lo que les gusta leer. No hay que banalizar ni subestimarlos”

Bottrop, 1952. Pedagogo social. Realizó trabajos para discapacitados y presentó programas literarios en la televisión alemana.

XLSemanal. ¿Lee lo que escribe su competencia?

Ludger Jochmann. No. Me dedico a escribir libros para niños, pero no los leo.

XL. ¿Por qué tantos niños admiran a Kika Superbruja?

L.J. Supongo que porque es una protagonista femenina con mucho carácter. Ella resuelve sus problemas utilizando únicamente su ingenio, lo cual es algo que inspira a sus pequeños lectores.

XL. ¿Qué es lo más difícil de escribir para niños?

L.J. No subestimarlos. Ni caer en la banalidad o la tontería.

XL. Ellos eligen sus lecturas, en lugar de los maestros. ¿No debería darse un cierto control sobre las mismas?

L.J. Los niños tienen criterio y saben lo que les gusta leer. Nunca debemos imponer fronteras artificiales en su hambre de lectura.

XL. Se critica la baja calidad literaria de este tipo de libros. ¿Qué tiene que decir?

L.J. Mis lectores encuentran mis libros como literatura que vale la pena. Esa es mi única motivación a la hora de escribir. No tengo que convencer a ningún crítico que piense lo contrario.

XL. ¿Recuerda quién fue su Kika Superbruja?

L.J. Era muy aficionado a los libros de Karl May.

XL. ¿Estamos ante la misma lectura o hay diferencias?

L.J. Hoy en día, los libros contienen más acción. Igual que ocurre en nuestras vidas. Queda poco espacio para respirar un poco.

XL. ¿Hay que ser en parte un poco niño para escribir literatura infantil?

L.J. Sí. Creo que Pablo Picasso sentía algo parecido sobre su arte cuando dijo que le había llevado bastantes años a pintar como Rafael, pero que necesitaría toda una vida para hacerlo como un niño.

EL CRÍTICO. Pozuelo Yvancos .”Hay que saber escribir literatura infantil. No todos tienen las habilidades necesarias”

Murcia, 1952. Catedrático de Literatura y crítico. Colabora en el suplemento cultural del periódico ABC con reseñas de obras de literatura actual.

XLSemanal. ¿Qué opina del estado de salud de la edición infantil en España?

Pozuelo Yvancos. Es muy bueno. Hay varias editoriales especializadas, pero también colecciones concretas de las grandes casas editoriales. En mi infancia había dos o tres sellos. Ahora yo mismo, que no soy especialista en el género, podría citar seis o siete colecciones muy prestigiosas.

XL. ¿Es recomendable que los niños elijan sus lecturas?

P.Y. Siempre ha existido, por fortuna, el boca-oreja. En el mundo infantil, también funciona. Que un niño diga a otro lo que hace y le gusta es más importante que si lo dice su profesor, que además no siempre está al día o bien informado de las novedades.

XL. Se habla de baja calidad en estas lecturas. Opine.

P.Y. Se parte en esas críticas de un prejuicio lesivo, pero fácil de desmontar. Se piensa que la literatura infantil es cosa menor, menos grande. Es un error. Pero ese prejuicio que exhibe la autodenominada ‘alta cultura’ está en todas partes.

XL. Al hilo de esto, el escritor británico Martin Amis acaba de afirmar. Solo una lesión cerebral haría que escribiera literatura infantil .

P.Y. Probablemente, el problema estribe en que si Amis es incapaz de escribir literatura infantil no sea por una parálisis cerebral, sino por una parálisis de su genio. La literatura infantil también hay que saber escribirla, las habilidades necesarias para hacerlo no las poseen todos los escritores, ni siquiera los buenos. Y Martin Amis es bueno, excepto cuando hace declaraciones como esa.

XL. ¿Hay que leer de todo?

P.Y. Hay que leer de todo y confiar en que lo bueno se abre paso y fija su camino de permanencia.