El jefe de la Unidad de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora del Hospital Rúber Internacional. Es el responsable de los tratamientos de la Princesa Letizia

XL. ¿En qué campo se ha avanzado espectacularmente?

A.F. La cirugía es menos invasiva para que la recuperación, y en su caso la baja laboral de nuestros pacientes, sea más corta. En la primera blefaroplastia (párpados, ojeras) que yo hice, tuve al paciente ingresado dos días con los ojos tapados. Hace apenas un par de horas he operado a una señora que ya se estará yendo a su casa.

XL. ¿Qué hace que una persona sin defectos físicos importantes se decida a pasar por un quirófano?

A.F. Nadie se mete por placer en un quirófano. Ese aspecto frívolo que se le quiere dar a la cirugía estética es por puro desconocimiento. Cuando dan el paso de operarse, es porque no están satisfechos dentro de su piel.

XL. No quiero quitarle trabajo, pero ¿una buena ayuda psicológica no terminaría con muchas de estas insatisfacciones?

A.F. La mayoría de las veces se trata de problemas estéticos bien definidos. ¿Qué hace que esto se vea diferente a la ortodoncia de los niños?

XL. Que hablamos de una especialidad quirúrgica.

A.F. Si se pudiera arreglar con unas gotas o una pomada milagrosa, no habría la contestación que hay hacia la cirugía estética. Hoy día el riesgo es mínimo, las técnicas están muy depuradas y el grado de satisfacción obtenido es muy alto. Aun así, cuando veo que el problema se puede corregir con una buena dieta y con la práctica de deporte, esa es mi primera recomendación.

XL. ¿Y cree que los problemas psicológicos que llevan a que una persona se opere van a desaparecer después de pasar por el quirófano?

A.F. Absolutamente, de hecho te lo dicen continuamente. No solo me veo mejor, sino que me encuentro más seguro de mí mismo; he vuelto a querer ir de tiendas .

XL. Hay pacientes que llegan a un acuerdo con el médico para que los opere gratis a cambio de contarlo en televisión.

A.F. Un profesional liberal vive de sus pacientes y puede crearse su propio marketing. Eso que dices no es mi estilo. Yo prefiero el boca a boca y jamás revelo la identidad de mis pacientes.

XL. La persona que se opera no quiere reconocerlo, parece como si hubiera un sentimiento de culpa. ¿Usted se ha operado de algo?

A.F. [Sonríe, un poco incómodo]. Sí, algún retoquito me he hecho.

XL. ¡Lo ve! Aun siendo cirujano estético, prefiere no entrar en detalles.

A.F. Si llega el momento puedo decirlo, pero no me gusta pregonarlo. Generalmente, esto es culpa de cuando la cirugía estética no tenía unos resultados naturales, sino bastantes desfavorables. También hay mucha culpa en que la gente confunde la cirugía con esas infiltraciones horribles con materiales de relleno que deforman la cara.

XL. Hoy día, la cosmética ha avanzado muchísimo, hasta el punto de que hay cremas que eliminan la celulitis mientras duermes.

A.F. [Sonríe y calla].

XL. ¿No se lo cree?

A.F. Bueno, pruébalo y ya me dirás Digamos que las cremas para el rejuvenecimiento tienen unos resultados limitados y las cremas para reducir la flaccidez o una piel descolgada aún no existen.

XL. ¿Sus narices no se parecen bastante unas a otras?

A.F. No necesariamente, aunque al final impera tu propio sentido estético. Pero a mí, concretamente, no me gusta la nariz con excesiva proyección. Aunque resulte bonito, pocas veces lo provee la madre naturaleza.

XL. Ahí vamos. la madre naturaleza dice que la raza blanca no tiene unos labios carnosos como los que se ven con asiduidad; ni una mujer muy delgada y con cintura de avispa puede tener unos pechos descomunales ¿No estamos creando monstruos?

A.F. Los labios bien operados tú no los detectarás nunca si hablamos de aumento con grasa propia; pero tú me estás hablando de labios de pato, deformados, rígidos y fibrosos que responden a rellenos con silicona y derivados y que producen esa reacción inflamatoria.

XL. ¿Y la crisis se ha notado mucho en los quirófanos durante los últimos años?

A.F. Sí, sobre todo en un tipo de pacientes con un poder adquisitivo más limitado. El aumento de pecho, por ejemplo, ha caído bastante porque la mayoría de las veces se trata de chicas jóvenes que no tienen acceso a un crédito que antes pedían al banco e iban sufragándolo poco a poco a lo largo de varios años.

XL. ¿Una cara ya operada termina envejeciendo peor?

A.F. No. Se han hecho estudios con gemelos idénticos, unos operados y otros no, que pasados 15 años estaban mejor los que fueron operados.

XL. Reconozca que hay caras tremendas, mujeres a las que apenas se les entiende cuando hablan y se supone que tienen recursos para ir a los mejores

A.F. Ninguna cirugía de rejuvenecimiento va a limitar la capacidad de hablar o de gesticular. Cuando ocurre eso, es fruto de los materiales de relleno definitivos, muchas veces no permitidos como los famosos polímeros, derivados de silicona, biopolímeros , que son muy utilizados por personas poco escrupulosas y que nada tienen que ver con la cirugía. Otras veces es fruto de operaciones realizadas hace 30 años, cuando algunas mujeres se iban a Biarritz a aumentar sus labios, y entonces no se sabía que estos terminaban convirtiéndose en una piedra imposible de modular.