1965 “Cada 10 años los médicos se reúnen en la cabecera de la alta costura francesa y anuncian su muerte inminente”, escribía The New York Times en 1965. A pesar de que eran años de beats y hippies, no hubo razón para llamar a la funeraria.

50% Las cifras de la “haute couture” son secreto de Estado. Según una investigación de The Guardián, gozan de buena salud. las ventas de Armani alta costura aumentaron un 50% y las de Valentino, un 80% en 2011, con respecto al año anterior.

Siglo XIX Se considera a Charles Frederik Worth el padre de la alta costura. Británico afincado en París, se convirtió en el siglo XIX en proveedor oficial de la emperatriz Eugenia. El término “haute couture” apareció en 1911, cuando la costura se separó de la confección, reglamentada por la Chambre Syndicale de la Haute Couture. Exigencias. tener taller en París con una veintena de artesanos, confeccionar hasta un 80% a mano y presentar un número mínimo de diseños al año.

12 Desde 1997 existen tres categorías. Los “membres haute couture”, cumplen a rajatabla los requisitos antes mencionados y son 12. Los “membres correspondants”, extranjeros, que cumplen todos, excepto tener el taller en París, que son Armani, Valentino y Elie Saab. Y los “membres invités”, que han sido invitados rebajando alguno de los requisitos a la espera de que puedan acceder a una de las dos categorías, son 10.

Clientas. Han desaparecido los compradores profesionales (“buyers”) que adquirían los patrones y los reproducían en sus países de origen. Las clientas particulares han pasado de unas 20.000 en los años 40 a unas 200 en la actualidad, que compran con regularidad. Abriendo la mano, puede haber hasta 4.000 clientas potenciales.

EE UU Hasta hace unos pocos años, la mayoría de los clientes eran de Estados Unidos y de Europa. Después de los desfiles de moda en París, los diseñadores llevaban sus colecciones a Nueva York y Los Ángeles. Ahora, Dior, Chanel y Armani Privé van a Hong Kong, Shanghai y Dubai.