La duquesa de Alba saca a subasta el mobiliario de uno de sus cuartos de baño. Tita Cervera ha vendido uno de sus cuadros más valiosos. Prontó saldrá a la venta el diamante más grande del mundo Los ricos de toda la vida necesitan liquidez y los nue

Los ricos también lloran, aunque ni lloran todos los que lo son ni lo hacen con la misma intensidad. En España continúa habiendo familias que conservan grandes patrimonios mantenidos hoy con mucha dificultad, rentistas que han perdido gran parte de sus ingresos, empresarios a los que la crisis les ha dado un serio revés y coleccionistas de arte que se ven obligados a vender sus mejores piezas para hacer frente a sus dificultades. Y es que la palabra mágica en tiempos de crisis es ‘liquidez’. No es raro, por tanto, que el pasado año fuera el mejor de la historia para la casa de subastas Christie’s, la primera del mundo. Sin ir más lejos, Carmen Cervera ha puesto en venta algunas de las casas heredadas del barón Thyssen y se ha visto obligada a subastar el famoso cuadro La esclusa, de Constable, uno de los mejores de su colección. Pero como ella hay muchos más. La duquesa de Alba, por ejemplo, pone ahora a la venta el mobiliario del cuarto de baño que su padre encargó al diseñador francés Armand-Albert Rateau, como regalo de boda para su mujer, en 1920. Su valor estimado está entre seis y ocho millones de euros. Juan Várez, consejero delegado de Christie’s España desde 2000 y miembro internacional del departamento de pintura antigua, es, sin duda, el hombre que más sabe de subastas de arte en nuestro país y el que más secretos guarda sobre compradores y vendedores.

XLSemanal. 2012 fue el mejor año de la historia de Christie’s

Juan Várez. Así es. Nosotros reflejamos una realidad que está en la calle. hay una falta grande de liquidez, pero a la vez también hay grandes compradores por el mundo.

XL. ¿Cómo está el mercado de arte en España?

J.V. En España, como en Italia o Grecia, en este momento hay grandes oportunidades. Están saliendo piezas muy importantes.

XL. ¿Qué es lo que más estamos vendiendo?

J.V. Hay de todo, cada uno en su nivel. Por ejemplo, en España siempre se han comprado muy buenos relojes de muñeca y hay muchos que salen ahora al mercado a buen precio. La vida no solo se compone de joyas ni de cuadros de Van Gogh. Un buen Rolex o un buen Vacheron Constantin tienen un precio muy apreciable. Pero también queda mucho por descubrir en artes decorativas, en muebles y, sobre todo, en pintura, porque hemos tenido un patrimonio muy rico.

XL. El próximo 23 de mayo, Christie’s sacará a subasta en París siete piezas de cuarto de baño del palacio de Liria diseñadas por Rateau. ¿Le ha sorprendido que la duquesa se desprenda de estas obras tan especiales como desconocidas?

J.V. Lo eran para el gran público, pero no para nosotros. La relación de Christie’s con la Casa de Alba es muy larga. Cuando vienen grandes coleccionistas a ver obras de arte a España te piden, además de que les enseñes los grandes museos, ver la colección de la Casa de Alba. Hemos organizado varias veces visitas privadas. A los coleccionistas les impresiona mucho, pero mucho, la visita al palacio de Liria.

XL. Estas piezas de Rateau ¿han aumentado su valor por proceder de Liria?

J.V. Sin duda. En una pieza no solo es importante quién la hace, también quién la encarga; eso multiplica su valor. Haber sido escogido entre otros artistas por una persona tan importante como era el duque de Alba dota a la obra de un ‘pedigrí’ maravilloso. Es un hecho importantísimo que fuera el propio duque de Alba quien encargara estas piezas. No es lo mismo comprar que encargar.

XL. ¿Por cuánto cree que llegarán a venderse?

J.V. ¡Uf! Eso pertenece al mundo mágico de las subastas. Algunas veces te puedes equivocar, pero no suele ocurrir cuando se trata de un artista reconocido, como en este caso, ni cuando es lo mejor de su obra, como en este caso, ni cuando la selección de las piezas es muy buena, y esta es extraordinaria, ni cuando esa selección tiene una historia, y esta tiene la mejor, ni cuando encima han seguido siempre en la misma familia que lo encargó Todo esto va sumando y sumando. Se dan todos los ingredientes para que sea una ocasión única, para que se produzca la magia.

XL. ¿Cómo ha afectado la crisis al mercado del arte?

J.V. De forma muy diferente. Ahora la economía no depende solo de dos o tres países, como antes. Hubo un momento en que Japón, gran coleccionista de arte impresionista y moderno, pasó una crisis enorme a finales de los ochenta y principios de los noventa, y no ha recuperado aún los niveles de antes. Pues bien, aquella crisis hizo que cayera mucho ese tipo de arte que demandaba. Hoy, en cambio, puede haber recesión en España o en Italia, pero tienes Rusia, los países árabes, Brasil, la India, Asia

XL. Dicen que se ofrece mucho arte por la crisis y que se compra porque salen oportunidades. ¿Mal momento para vender y bueno para comprar?

J.V. Eso depende de si la pieza tiene mercado internacional y de si tiene demanda en ese momento. Esta mañana ha venido a verme un señor con dos obras. una totalmente de mercado español, de mucha calidad, y le he dicho que si puede esperar que espere, porque ahora conseguiría un 40 por ciento menos de su valor real. En cambio, la otra era pintura española de mercado internacional, y sí puede salir ahora.

XL. Los hombres tienen mayor poder adquisitivo, ¿compran en subasta más que las mujeres?

J.V. Es una pregunta en la que no he pensado nunca y no sabría qué decirte. Piensa que esto es una afición, es ocio Sí te diré que hay mucho matrimonio, que es una actividad que se hace mucho en pareja.

XL. un hobby contagioso? Carmen Cervera dice que el barón Thyssen la contagió casi hasta la obsesión.

J.V. Es que el barón era un coleccionista con mayúsculas. Era uno de los grandes coleccionistas del siglo XX. Se pateó mucho el mercado, se documentaba y asesoraba muy bien y compraba con gran conocimiento. Marcaba una pauta en el mercado con sus adquisiciones.

XL. ¿Es bueno ‘pasear’ las obras de arte por el mundo para revalorizarlas?

J.V. No. No por llevarlas a una exposición, por bueno que sea el sitio, se revalorizan. Solo es interesante en exposiciones muy concretas que añaden valor artístico en su apreciación. Hay que ser muy selectivo.

XL. Hablemos de grandes joyas, ¿quiénes las compran?

J.V. Los países árabes y ahora han entrado mucho los rusos.

XL. Los rusos han entrado en todos los mercados. arte, mercado inmobiliario y financiero

J.V. Rusia es un país de grandes museos, de mucha cultura y tradición artística, y sus habitantes habían estado apartados del mundo del coleccionismo durante décadas, por eso han entrado ahora muy fuertemente.

XL. ¿Cuál es el mejor país para vender joyas?

J.V. Digamos que el centro más importante para las grandes joyas es Ginebra, pero hay un tipo muy concreto de joyas que, por su firma, se venden muy bien en Nueva York; las joyas antiguas, en Londres; y hay otras que, por su florería, se venden bien en Italia. También son centros buenos Dubái y Hong Kong, donde se venden muy bien los jades y las joyas de manufactura asiática. En España hay muchas joyas importantes ‘de familia’, de joyeros europeos conocidos, de los siglos XIX y XX, que llevamos a Londres. Cuando se trata de una joya de Harry Winston, Nueva York es su sitio; pero si me traes una de JAR -uno de los grandes joyeros europeos-, quizá te recomendemos Ginebra.

XL. ¿Dicen que las buenas perlas se cotizan ya mejor que los brillantes?

J.V. Son modas. Llevamos un tiempo en el que las perlas, que estaban un poco más abandonadas, están resurgiendo. Pero yo creo que al buen brillante nadie lo va a desbancar. Ahora preparamos la salida en Ginebra del diamante más grande del mundo, de 101,73 quilates, que aún no se ha valorado.

XL. Hay un producto hasta hoy poco habitual en las subastas que crece por días. el vino.

J.V. Sí, sobre todo el francés. Los compradores asiáticos han entrado con mucha fuerza. Y Hong Kong ha empezado a hacer las grandes cifras que hacía Londres y ha superado a Nueva York. En 2011 vendimos una botella de Romanée-Conti de 1945 en 124.000 dólares, unos 88.000 euros.

XL. ¿Hablamos de coleccionistas o alguien se la juega a descorchar una botella de 70 años?

J.V. Las dos cosas. El vino se ha convertido en una de las grandes atracciones en Hong Kong, Corea donde ya es costumbre abrir una botella muy especial cuando se cierra un buen trato. Y han llegado a tales niveles que valoran la importancia del trato por el vino que van a ofrecer para celebrarlo. Por efecto contagio, también han empezado los orientales a coleccionar vinos, a formar sus propias bodegas y el efecto rebote es muy grande. El récord de una botella en subasta está en más de 300.000 dólares.

XL. Pero la pintura sigue siendo la reina de este mercado.

J.V. Totalmente. Nosotros dividimos la pintura por épocas. El ‘rey’ es el contemporáneo, seguido del impresionismo moderno y de la pintura antigua; y muy de cerca, las joyas.

XL. ¿Sigue siendo Picasso el más codiciado?

J.V. Sí, aunque le ha pasado una obra de Munch, pero no le demos mucho tiempo porque en ventas privadas ha vuelto a ser Picasso. Aunque la verdad es que el rey de todos los cuadros es un Cézanne, pero Picasso es el único que tiene más de una obra entre las diez mejores del mundo.

XL. Los muebles, sobre todo los grandes, ¿se venden peor que las joyas y la pintura?

J.V. No necesariamente. De hecho, el récord lo tiene el Badminton Cabinet, que además lo vendimos nosotros dos veces y es un mueble inglés de gran tamaño que superó los 28 millones de euros en 2004.

XL. ¿Los muebles maravillosos se compran para tenerlos de exposición o para usarlos realmente?

J.V. Hay una serie de muebles que se encargaban o compraban para que fueran de exposición. Pero la gran mayoría -aun siendo objeto de coleccionistas- se han usado. Se debe tener por ello mucho cuidado con su estado de conservación, sus posibles restauraciones, añadidos de piezas y repuestos posteriores.

XL. ¿Esto quiere decir que tapizar de nuevo una sillería muy antigua es casi un asesinato?

J.V. ¡Uf! Buena pregunta. En principio trataría de parar el deterioro de la tela o del cuero Es muy difícil generalizar, pero yo aconsejaría hablar con un restaurador de textiles para ver cuánto podemos salvar de lo que ya tiene y tratar de recrear aquello que falta, aunque lo que salvemos sea solo el 25 por ciento y se note el añadido. La solución fácil es quitarlo todo y hacerlo nuevo, pero esta solución siempre debe ser la última.

XL. ¿Recuerda alguna subasta en la que el resultado se disparara muy por encima de lo previsto?

J.V. Sí, en Nueva York sucedió lo inesperado cuando sacamos el broche con la bandera de Argentina que le había hecho Van Cleef a Evita Perón. Pese a ser un broche pequeño y cuyo valor de coste podría no haber superado los 20.000 dólares, los teléfonos no pararon de sonar, la tensión fue enorme y, finalmente, lo compró un cliente ¡nuevo!, americano, por 992.500 dólares. Increíble. También recuerdo la gran venta del sillón de Yves Saint Laurent, que llegó a 22 millones de euros, batió todos los récords, aquella fue la gran venta .

XL. Luis Bárcenas dice que, comprando y vendiendo obras de arte, consiguió reunir más de 30 millones de euros en Suiza. ¿Hay muchos Bárcenas por el mundo?

J.V. A través de subastas importantes es difícil blanquear dinero. Nosotros no aceptamos pagos en efectivo por encima de 5000 euros. Solo trabajamos con facturas en las que figuran todos los datos de quien compra y de quien vende. Todo queda escrito.

XL. ¿Si trabajaran el mercado negro me lo diría?

J.V. Es que no lo hacemos. Todo es transparente. Al tramitar la salida de una obra de arte, registramos el nombre del propietario. Si se niega, se termina nuestra relación con él.

XL. ¿Dónde se le paga al vendedor el dinero obtenido en una subasta fuera de España?

J.V. Donde el vendedor quiera, pero siempre mediante transferencia bancaria a su nombre; nunca a nombre de sociedades en paraísos fiscales. Luego, lo que no vamos a hacer nosotros es perseguirle para que declare ese ingreso. Esa ya es su responsabilidad. Jamás pagamos nada en cash.

XL. ¿Guarda usted más secretos que un banquero?

J.V. [Sonríe]. Es un trabajo en el que tratas con coleccionistas privados y la discreción es muy importante. Nos tomamos muy en serio las palabras ‘asesoramiento’ y ‘discreción’.

XL. ¿Qué pasaría si pujo por algo y luego no puedo pagar?

J.V. Es difícil que eso pase en Christie’s. para que puedas pujar has tenido que registrarte, con una antelación mínima de 24 horas y presentarnos referencias bancarias que acrediten tu solvencia para participar en una subasta concreta.

El baño de la duquesa

La duquesa de Alba pone ahora a la venta el mobiliario del cuarto de baño que su padre encargó al diseñador francés Armand-Albert Rateau, como regalo de boda para su mujer, en 1920. Su valor estimado está entre seis y ocho millones de euros.

y ‘la esclusa’ de la baronesa.

Necesitada de liquidez, Carmen Cervera ha puesto en venta algunas de las casas heredadas del barón Thyssen y se ha visto obligada a subastar el famoso cuadro La esclusa, de John Constable, uno de los tesoros de su amplia colección pictórica.

22 millones de euros. El sillón de Yves Saint Laurent es todo un hito en Christie’s. alcanzó los 22 millones de euros, batiendo todos los récords. Várez la recuerda como ‘la gran venta’ .

88.000 euros, la botella. En 2011, este Romanée-Conti, de 1945, se vendió por 124.000 dólares, unos 88.000 euros. En los países asiáticos, las subastas de vinos son un valor al alza. Allí es costumbre abrir una botella muy especial cuando se cierra un trato.