Desde hace nueve años, esta mujer domina con puño de hierro las mañanas televisivas. Y una temporada más, está a punto de irse de vacaciones liderando el ránking de los magacines matinales. ¿Cómo lo ha logrado? ¿Ha sido todo a base de tesón o hay algo más? Ella nos da las claves en su entrevista más íntima y personal.

De nuevo es la líder absoluta de las mañanas en televisión. La temporada pasada, Susanna Griso (Antena 3) le pisó los talones e incluso llegó a superarla en audiencia en algunos momentos. Pero esta, Ana Rosa, de 57 años, ha vuelto por sus fueros, y su programa en Telecinco ha batido un nuevo récord. se ha convertido en el magacín diario más longevo de la televisión española.

Llega puntual a nuestra cita, rodeada de una corte de colaboradores. chófer, asistente personal, director de arte, estilista, maquilladora, encargada de prensa Entre ellos, complicidad total.

XLSemanal. Nueve años en la cima. ¿Suerte o habilidad?

Ana Rosa Quintana. Tengo suerte, pero la suerte te tiene que pillar trabajando. Yo he conseguido esto currándomelo, levantándome a las cinco y media de la mañana y teniendo un equipo que se deja la piel y la vida por mí.

XL. ¿Va siempre tan acompañada a todas partes?

A.R.Q. Yo no les pido que me acompañen. Lo hacen porque se entretienen y porque creo que me quieren. Llevan muchos años conmigo y formamos algo parecido a una familia. Hoy, al salir de la tele, me han acompañado a comprar un regalito que tenía que hacer, nos hemos tomado un sandwichito

XL. ¿Le dicen lo que piensan o le ríen las gracias?

A.R.Q. Nunca tendría gente que me hiciera la pelota; el que lo consiente está muerto. Al revés, hay días que pienso que yo soy la única a la que todo el mundo regaña. En este programa he tenido tres directores y los tres te pueden decir que yo soy absolutamente respetuosa con sus decisiones. ¡Hasta ahí podíamos llegar!

XL. Así que la ‘reina de la tele’ es una bien mandada.

A.R.Q. A mí, eso de la ‘reina no me gusta nada. No me gustan las monarquías y menos las absolutas. Estás mientras el público quiere. La televisión es así. Llevamos nueve años seguidos ¡y hasta que el cuerpo aguante!

XL. ¿Nunca ha tenido tentación de dejar el programa?

A.R.Q. Sí, todas las mañanas a las seis menos cuarto, cuando suena el despertador [se ríe]. Pero me dura hasta que me ducho. Cuando llego a la redacción, ya estoy como una moto.

XL. En su vida profesional ha habido dos momentos en los que recibió sonadas críticas. cuando publicó el libro Sabor a hiel y la acusaron de plagio y, no hace mucho, cuando la mujer de Santiago del Valle declaró en su programa que su marido había matado a Mari Luz Cortés y la acusaron de malas prácticas.

A.R.Q. No se quedaron cortas las críticas en esta segunda ocasión [irónica], pero los tribunales nos dieron la razón. Y te voy a decir una cosa. el público es muy listo, nunca se equivoca, y nos refrendó.

XL. Y, como la mejor defensa es atacar, usted sentenció. Con el tiempo, me darán el Pulitzer por esa entrevista .

A.R.Q. Es que esa entrevista se merece un premio; no a mí, a Patricia Pardo, que fue quien la hizo. Si la llega a hacer otro periodista en otro medio, hubiera sido un bombazo.

XL. Tiene por norma no responder a quien la ataca.

A.R.Q. Es un error, sobre todo si el que te ataca tiene menos audiencia que tú. No le vas a hacer el juego, ¿no? Sería de tontos caer en eso.

XL. ¿Usted es incombustible? ¿Cómo se mantiene arriba después de serios reveses?

A.R.Q. Levantándote al día siguiente y haciendo tu trabajo, no hay más fórmula. Pero es que, además, yo no soy melodramática y asumo que estoy cara al público y que me pueden dar. Pero, en mi caso, uno tiene la sensación de que hay alguien que está deseando que me vaya mal.

XL. ¡Eso es de cajón cuando se es líder de audiencia!

A.R.Q. No creo que sea por la audiencia, creo que es porque yo soy un poco outsider; no estoy en ningún grupo mediático, no participo en cenáculos y no estoy cercana a ningún partido político. Al final, cuando tú eres independiente y pasa algo, te dan por todas partes.

XL. ¿Cómo han sido sus relaciones con Moncloa?

A.R.Q. No las he tenido. Soy de las pocas personas que nunca ha estado en la Moncloa. Nunca he cenado allí ni con Felipe ni con Aznar ni con Zapatero ni con Rajoy. Nunca me han invitado.

XL. De Moncloa no, pero ¿recibe consignas dentro de la cadena?

A.R.Q. No, ninguna. Cuando ha habido momentos complicados, Vasile se ha fiado mucho de mi criterio.

XL. ¿A lo mejor es que se autocensura?

A.R.Q. Posiblemente, ¿quién no? Intento no hacer daño a nadie.

XL. Paolo Vasile, cuando le renovó el contrato por tres años más, dijo en rueda de prensa que estaba muy contento con usted porque nunca toca los cojones .

A.R.Q. ¡Ja, ja, ja! ¡Me dejó flipada! Pero es verdad, yo soy muy poco de dar la lata, no subo a verlo cada diez minutos para bobadas; pero cuando tengo que defender algo, lo defiendo hasta las últimas consecuencias. Pero solo con cosas importantes, no con chorradas.

XL. Hay quien cree que uno vale por la calidad de los enemigos que tiene. ¿Se ha granjeado muchos y buenos?

A.R.Q. No me consta, pero supongo que sí. Muchas veces tienes enemigos por el mero hecho de existir. Hay gente a la que le gustaría que no existiera o que me fuera, claro.

XL. Hemos visto recientemente cómo los anunciantes hicieron el boicot a un programa líder de audiencia en el que se entrevistó a la madre del Cuco, La noria, hasta el punto de que tuvo que desaparecer por falta de publicidad.

A.R.Q. Me pareció absolutamente injusto, dirigido y manipulado. La madre del Cuco ni siquiera estaba imputada. Yo he visto hace poco en televisión a una señora que estaba imputada y defendía a un asesino que estaba en la cárcel y nadie ha dicho nada. A Telecinco se la trata especialmente mal.

XL. ¿Cuanto más morbo, más audiencia?

A.R.Q. No es verdad, eso no es verdad [rotunda].

XL. Ha dicho. Entrevistaría al mismísimo diablo si se me pusiera delante .

A.R.Q. Y tú, y cualquier periodista.

XL. A lo mejor hay diablos que no merecen ni un minuto de cobertura televisiva.

A.R.Q. Yo he visto entrevistas a etarras con las manos manchadas de sangre. Lo que no puedes es alterar la realidad, provocar algo que no existe para tener una noticia. Nosotros contamos lo que ocurre.

XL. ¿Entrevistaría a un miembro de ETA?

A.R.Q. Mmmm No lo sé, posiblemente sí. Yo soy periodista e intento contar las cosas que ocurren y la mitad de las cosas que cuento no me gustan.

XL. ¿Y transmitiría un escrache a un político en directo? Y estoy pensando en el que se le hizo, y se televisó en directo, a Soraya Sáenz de Santamaría.

A.R.Q. Lo que no haría sería citarme con la gente que va a hacer el escrache para televisarlo. Pero, si mi cámara está donde se está produciendo un tumulto, lo haría.

XL. Pero los cámaras no se encuentran los escraches de casualidad; se anuncian para que vayan las cámaras.

A.R.Q. Lo que no puede ser es que ellos te pidan que mandes una cámara porque van a hacer un escrache y tú lo aceptes. Lo que no podemos es dejar que nos utilicen.

XL. Reconozca que incorporar a su exmarido [Alfonso Rojo] a la tertulia de su programa tiene su punto

A.R.Q. Bueno Alfonso ya es como si fuera un primo hermano mío. Hace 25 años que nos separamos. Tengo una buena relación y, en un momento determinado, le venía bien. Por supuesto conté con Juan, porque era lo sensato, y Juan me dijo que Alfonso era el padre de mi hijo y que, si en ese momento le venía bien, no tenía ningún inconveniente. ¡Y mira, lo he convertido en una estrella!

XL. ¿Cuántas personas dependen de usted?

A.R.Q. Hemos llegado a tener 300 en nómina. En este momento debe de haber unas 130. Solo en mi programa trabajan 50.

XL. De su factoría han salido famosos varios profesionales. Jaime Cantizano, Antonio Hidalgo, Máxim Huerta, Jorge Javier Vázquez, Belén Esteban, María Patiño

A.R.Q. Tengo buen ojo y no siempre es fácil entender que la gente tiene que seguir su camino y crecer sola.

XL. ¿Por qué se fue Belén Esteban de su programa?

A.R.Q. Supongo que por dinero, ya que no se paga lo mismo una colaboración semanal que un programa diario de tarde; también habíamos cubierto una etapa y ella iba a tener más protagonismo y más futuro profesional.

XL. Un futuro que la ha llevado a una situación en la que muchos temían por su salud y algunos incluso por su vida. Usted le lanzó un mensaje en el que se ofrecía a ayudarla.

A.R.Q. Lo hice porque la vi mal; sin embargo, ahora la he visto mucho mejor en unas fotos.

XL. ¿Es la definición más exacta del ‘muñeco roto’?

A.R.Q. Yo creo que Belén es una superviviente y se sabe reinventar. Todo el mundo tenemos baches y se superan.

XL. Hay programas que llevan a sus colaboradores al límite, hasta el punto de que más de uno reconoce que en algún momento ha pensado en quitarse la vida. ¿Esto no raya lo inmoral por parte de las cadenas o de las productoras?

A.R.Q. No he reparado en eso, pero cuando dicen que han pensado quitarse de enmedio no es más que una forma de expresar que están tocando fondo. El que se quiere suicidar no lo anuncia.

XL. Pero es fácil tocar fondo con las presiones que tienen.

A.R.Q. Hay gente que toca fondo, sí. No es mi caso. Yo, gracias a Dios, tengo mucha fuerza emocional.

XL. Tenemos un amigo común que dice que cada día está más joven y más forrada .

A.R.Q. Pues mira, lo que estoy cada día es con más gente a mi cargo. Y ¿más joven? ¡Pues sí!, y eso que no me he operado.

XL. ¿De nada?A.R.Q. ¡De nada! XL. Bueno, algunas cosas le han crecido en proporción diferente

A.R.Q. Esto es así, con los años van creciendo. He pasado de la talla 85 a la 95 [risas].

XL. Un día dijo que no pasaba por el quirófano porque a Paolo Vasile no le gustan las mujeres operadas.

A.R.Q. Y porque me da miedo. Además, creo que estoy bien y me gusta lo natural. ¿Y si me opero y quedo peor? ¿Y si me pasa algo? No deja de ser un riesgo solo por una cuestión estética. Hay que saber envejecer.

XL. Además del programa de televisión, es imagen de una revista que lleva su nombre, AR. Sus lectoras estarán atacadas, porque con los años la única que no envejece es la mujer de su portada. usted ¿Larga vida al Photoshop?

A.R.Q. ¡Oye, oye! Entiendo que insistas porque parece que esto sorprende a la gente. Pero las portadas de la revista no están retocadas. Un día voy a llamar a un notario.

XL. ¡No va a colar!

A.R.Q. Vamos a ver En este tipo de fotos, como las que hemos hecho hoy para esta entrevista, es fundamental el fotógrafo, la luz y la Virgen de Lourdes; es decir que te peinen, que te maquillen. Tu vienes con la cara lavada y, después de un rato, es como si hubieras pasado por Lourdes [se ríe].

XL. También asombró a media España cuando tuvo un par de gemelos a los 48 años. ¿Está disfrutando más esta segunda maternidad?

A.R.Q. Es que no es lo mismo tener un hijo y criarlo en soledad que cuando cuentas con un padre que ejerce muchísimo. Juan los lleva al cole siempre que está y él es quien más se ocupa de las tutorías y de esas cosas.

XL. Ha dicho. Juan es el hombre de mi vida porque no me ata .

A.R.Q. Juan es el hombre de mi vida porque le quiero, punto. Luego te siguen preguntando y digo esas cosas. Llevamos 15 años juntos y aún nos vamos a cenar solos y tenemos conversación. ¿Has visto la cantidad de parejas que no se dirigen la palabra? Eso es porque no se quieren, y lo fundamental para estar juntos es quererse, hablar, compartir y reírse.

XL. Están los tiempos para pocas risas, aunque a usted le vaya muy bien

A.R.Q. Con la productora se sufre, como con todas las empresas. Entró en ella capital europeo, pero sigo manteniendo el 30 por ciento de todas las acciones. Soy presidenta del consejo y consejera delegada.

XL. Además de otras inversiones inmobiliarias, tiene casa en Madrid, en Sevilla, en Sotogrande con la jet ¿Le faltaba la casa en el campo rodeada de olivos?

A.R.Q. Todo esto es muy exagerado; es un campito pequeño en Extremadura, con tres olivos. Cuando tienes niños pequeños, has vivido siempre en Madrid y eres una chica de barrio, lo que te hace ilusión es que tus hijos vean los cambios de las estaciones, cómo se cultiva una lechuga

XL. ¿Esto de la chica de barrio lo dice en presente?

A.R.Q. Sí, sí. Yo sigo siendo una chica de barrio. He aprendido, me fijo, pero dentro de mí sigue habiendo una chica de barrio y de vez en cuando me sale el barrio [risas].

XL. ¿Cómo es esto?

A.R.Q. Pues, por ejemplo, cuando me enfado, me sale el barrio Y puedo dar un cabezazo si hace falta.

XL. ¡Vamos!, que le sale el bicho que lleva dentro

A.R.Q. No, no, no. La cosa castiza, de barrio de Madrid.

XL. ¿Es religiosa?

A.R.Q. No soy ortodoxa, pero soy creyente. Los principios cristianos me gustan; las cosas con las que no comulgo tanto las dejo aparte. Yo sería de una Iglesia un poco más popular. La Iglesia en España tiene una reforma pendiente mayor que la de Roma. La gente joven no va porque su mensaje no es acertado y a lo mejor Rouco no está conectando con la sociedad. Vamos a ver qué pasa con el Papa Bergoglio, porque me gusta mucho más lo que dice que lo que decía el anterior. No soy meapilas, pero creo que a los niños hay que darles una formación para que luego elijan en su vida lo que quieren.

XL. Después de un montón de premios TP, por fin le llegó el Ondas. ¿Espera algún día el Príncipe de Asturias de la Comunicación?

A.R.Q. Ese me parece que no me toca, ¿eh? El Ondas me hizo mucha ilusión porque ya lo daba por amortizado. Si uno es periodista, mujer y, además, trabaja en la tele, ¡pufff!, es más complicado. Parece que trabajar en la tele tiene menos valor. Tú haces una exclusiva en televisión y parece menos importante que si la sacas en prensa. Y si eres mujer, también un poquito menos. Con lo cual no me lo van a dar.