Antes de los 23, estos dos chicos de barrio ya se comían el mundo. Ahora, pasada la treintena, Dani Martín y David Villa quieren empezar de cero. El músico lanza su primer disco en tres años y el futbolista ha cambiado el Barça por el Atlético de Madrid. ‘XLSemanal’ fichó a ambos amigos para charlar de sus pasiones, del éxito y de lo más importante para ellos. la familia.

Se conocieron hace año y medio en un concierto en Barcelona. David Villa celebraba una Liga de Campeones, y Dani Martín abría cartel para Shakira. ¡Difícil olvidarlo! , admiten. No son amigos, por lo tanto, desde hace mucho tiempo, pero compartir pasiones y visiones del mundo coinciden puede ser tan determinante como la acumulación de los minutos.

Ahora, la llegada del máximo artillero de la selección al Atlético de Madrid ha reforzado el vínculo entre el delantero asturiano y el músico, ilustre y orgulloso colchonero. Para celebrarlo, y aprovechando el lanzamiento de Dani Martín, el segundo disco en solitario del cantante de El Canto del Loco, XLSemanal ejerció de seleccionador convocando a Martín y a Villa para un partido.

XL. Déjenme adivinar, ¿se conocieron en un estadio de fútbol?

Dani Martín. Pues sí, pero el que actuaba era yo (se ríen).

David Villa. Sí, sí, en el Estadio Olímpico de Barcelona el 29 de mayo de 2011. Habíamos ganado la Champions en Wembley, andábamos de fiesta, y Dani abría el cartel con Shakira.

XL. Yo pensaba que eran amigos desde hacía más tiempo

Dani Martín. La verdad es que tenemos amigos comunes, como Fernando Torres o el periodista Juanma Castaño, que siempre me decía. Tío, tienes que conocer a David. Es muy como tú. Seguro que conectáis a la primera .

David Villa. Sí, Juanma siempre me hablaba de ti y me contaba que solías ir a comer a su casa. Pero el primero fue Fernando Torres, uno de los grandes amigos que he hecho en el fútbol. Porque vosotros os conocéis de hace mucho ya, ¿no?

Dani Martín. Sí, desde 2003. Ambos andábamos empezando. Fernando es un tipo cabal, con el protagonismo puesto en su familia Eso me parece fundamental para mantener los pies en el suelo. Porque tu familia son tus cimientos. Son las personas que te conocen de verdad y no las proyecciones que de ti hace la gente.

David Villa. Totalmente. En 14 años de profesional he visto a unos cuantos colegas que se han perdido por una cosa o por otra; pues te diré que ninguno de ellos tuvo cerca o presente a su familia. Aquí, un día eres un héroe, todos se te acercan, y al siguiente te quedas solo. Nadie te conoce mejor y nadie te ayuda más que tu familia. Lo tengo clarísimo. Siempre lo he tenido por bandera.

Dani Martín. Yo soy Manolo y Carmen, mis padres, dos personas trabajadoras que me ayudaron a no dejarme deslumbrar. El cariño y la comunicación son fundamentales en esta vida.

XL. Parece que ambos han sido siempre de lo más formalitos. ¿No tuvieron siquiera un puntito de loca adolescencia?

Dani Martín. Claro, y lo pasé muy bien, pero nunca me han ido los excesos. Esa idea tan extendida del roquero que se droga no tiene nada que ver con la realidad. Y, además, ¿qué son los excesos? Hacer aeropuertos con dinero público en lugares sin sentido; ¡eso es un exceso! Afecta a la salud de todos, porque ahora dicen que hay que reducir la sanidad

David Villa. Yo, locuras, pocas. Mi vida siempre ha estado centrada en el deporte.

XL. Hablando de deporte, ¿no habrá tenido usted algo que ver con la llegada de Villa al Atlético de Madrid?

Dani Martín. ¿Yo? [serio]. No, no.

David Villa. ¿Sabías que, con 18 años, cuando estaba en el Sporting, Jesús Gil quiso ficharme? No se concretó, pero siempre admiré a este club.

XL. Eso muy original no suena

David Villa. Ya [se ríe], siempre decimos lo mismo. admiración, un sueño cumplido, esas cosas. Pero lo juro, no es por quedar bien. Es un club que da buen rollo, desprende cariño. Y estos últimos años es un ejemplo para el resto ahora que todo el mundo dice que solo existen Madrid y Barça.

Dani Martín. David, por su forma de ser tan de verdad, tan humana y cercana al pueblo, encaja en la esencia del club.

XL. Usted jugó de local en el Calderón mucho antes que Villa

Dani Martín. Sí, sí. Llenamos el Calderón en 2005. Pero lo cambiaría por meterle un gol al Madrid en el Bernabéu.

David Villa. Yo marqué con el Barça. A ver si este año

Dani Martín. Tiene que ser la leche. Yo estuve en la final de Copa, con mi padre, y acabamos llorando.

XL. ¿Creen que actuarán algún día en La Peineta?

Dani Martín. A mí me da igual La Peineta. No entro en los temas políticos y las operaciones de la entidad. A mí me transmite el equipo, el escudo Si el Atleti cambia de campo, todo seguirá igual. iremos los mismos y llenaremos el campo con la misma energía. El Calderón ha sido mi segunda casa desde los 11 años, pero cambiar es positivo.

XL. En realidad pensaba más en el fracaso de la candidatura de Madrid 2020

David Villa. Como deportista, es una pena, claro, pero si el estadio se acaba o no, yo no sé.

Dani Martín. A mí me da pena por la ciudadanía, por el pueblo, porque España merece algo así, una caricia en el corazón. Estamos demostrando que estamos unidos, que nos preocupa lo que le pasa al de al lado y que enseguida nos unimos e intentamos que las cosas salgan adelante.

XL. ¿Figuran ustedes entre los ‘indignados’?

Dani Martín. Yo no tengo derecho a indignarme. Tengo derecho a ayudar y a poner todo de mi parte para que sonriamos más. Es el ingrediente que más necesita este país.

XL. Hombre, sonreír y algo más, ¿no?

Dani Martín.</strero hay que trabajar con alegría, que los españoles siempre hemos tenido un gran sentido del humor y parece que se ha perdido un poco.

XL. En Cero, el single de su nuevo disco, habla de recomenzar mirando al frente. ¿Es una propuesta para salir de la crisis?

Dani Martín. Hombre, nos vendría bien a todos centrarnos en buscar alternativas. Lamentarse cuando llegas a un punto final no sirve de nada, hay que volver a empezar. Ese es el mensaje. Puede ser una relación de pareja, la situación de nuestro país, muchas cosas; pero no pretendo hacer política. Hablo de lo que me pasa como personita del mundo.

XL. Su disco anterior [Pequeño, 2010] fue emocionalmente intenso. ¿Le ha costado centrarse en el siguiente?

Dani Martín. Pequeño fue un disco que sentí en un momento muy concreto, por la pérdida de mi hermana de un día para otro [murió de un infarto cerebral con 35 años]. Me salieron esas canciones y esa fue mi verdad. No me puse a escribir hasta que me salió otra vez la verdad de algo que contar.

XL. ¿Ha llegado a un punto final en algún aspecto últimamente?

Dani Martín. Sí, en algunas relaciones siempre hay finales de etapa A veces, cuando lo tenemos todo, nos relajamos y nos instalamos en un lugar de confort. Hay que luchar y esforzarse para que las cosas se mantengan vivas, ilusionarse cada día. Soy autocrítico y me gusta analizar si hago bien las cosas. Quien vive presumiendo de lo que hizo en el pasado lo tiene mal.

XL. ¿Se refiere a Mourinho?

Dani Martín. ¡Eh! No, no, yo hablo de mí, que por llenar el Calderón o las Ventas no me puedo dormir en los laureles.

XL. ¿Qué aturde más. el éxito o los halagos?

David Villa. Van de la mano, pero yo intento hacerlo cada día tan bien o mejor que el anterior.

Dani Martín. Como decía Serrat. el color de la alfombra que te ponen a la entrada de la discográfica depende de las ventas de tu último disco. La verdad es la mejor ancla para tener los pies en el suelo. Ser de verdad, sin poses, sin superficialidad.

David Villa. Mira, piensa en el mundial. Ahora somos los mejores y todo eso, pero si en Brasil no lo hacemos tan bien, o mejor, no llegaremos muy lejos. No puedes estar pendiente de lo que digan los demás.

XL. ¿Creen que se sobredimensiona lo que hacen los famosos?

David Villa. En el fútbol, sobre todo del Barça, el Madrid y la selección, hay cosas que tienen una repercusión tremenda.

Dani Martín. Tampoco se puede generalizar. A mí, los medios siempre me han tratado con respeto. Cuando murió mi hermana, por ejemplo, me respetaron totalmente.

XL. Pero la prensa del corazón sí que comenta sus amores, incluso se dijo que ibas a ser papá

Dani Martín. ¡Bah!, aunque suene a tópico, no me preocupan esas cosas; hay algunas que no puedes evitar, pero yo me preocupo de mi familia y de mantener el sentido común y la coherencia.

David Villa. Hemos llevado una vida paralela en ese sentido. Muchos periodistas me dicen que les aburre entrevistarme, que no cuento nada [se ríen].

XL. ¿Como cotilleos del vestuario o sobre su relación con Messi?

David Villa. Por ejemplo [sonríe]. Como futbolista quiero que se hable de mí por lo que hago en el campo.

XL. Hacer música para que la escuchen millones de personas, ¿no es dejar que los demás accedan a algo muy personal?

Dani Martín. Es cierto, pero tú eliges lo que cuentas. Escribir, para mí, es terapéutico. Me sirve de desahogo, es una gran válvula de escape. Yo hablo de mis emociones, mi sensibilidad, las cosas que yo llevo dentro. Soy así. Si me abro, si estoy al lado de alguien o soy amigo de una persona, lo soy siendo yo mismo. Prefiero eso a grabar algo completamente impersonal.

XL. ¿El deporte también es una válvula de escape?

Dani Martín. Totalmente. Cuando se murió mi hermana, me puse a correr y a hacer medias maratones como un loco. Aunque me pasé un poco. Ahora corro más tranquilo, tampoco hay que tomárselo en plan profesional. Pero me ayudó mucho.

David Villa. La mayoría de los futbolistas te lo dirán, cuando peor te van las cosas, cuando algo te martiriza, más te apetece entrenar. Desconectas y, además, te ayuda a mejorar.

XL. Ambos son jóvenes [36 años, Martín; 31, Villa], pero ¿no les da la impresión de que han vivido ya media vida?

Dani Martín. A mí, no. Me pase lo que me pase, mi padre ha vivido mucho más que yo. Me sigo considerando un aprendiz.

David Villa. Yo sí siento que he vivido muchas cosas. Con 20 años me fui de casa, tuve que madurar muy rápido y me siento orgulloso de eso. Mi mujer y yo nos casamos muy jóvenes y creamos nuestra propia familia [dos hijas y un hijo] dentro de un mundo complicado.

Privadísimo. David Villa.

-Hijo de un minero, nació en Tuilla, Asturias. Cumple 32 años en diciembre.

-Con cuatro años sufrió una fractura de fémur y a punto estuvo de quedarse cojo. La gente de su pueblo cuenta que, aun así, no dejó de darle al balón.

-Se casó en 2003 con su novia desde la adolescencia, Patricia González. Son padres de dos niñas y un niño.

-En 2010 grabó junto con Ana Torroja una versión de Insurrección, de El Último de la Fila, para la campaña Voces X1fin. juntos por Mali.

-El grupo asturiano Los Berrones le dedicó la canción Villa maravilla.

-Como profesional, desde 2001, ha jugado en Sporting de Gijón, Zaragoza, Valencia, Barcelona y acaba de fichar por el Atlético de Madrid.Es el máximo goleador en la historia de la selección (56).

Privadísimo. Dani Martín

-Nació en Madrid el 19 de febrero de 1977.

-Dejó de estudiar tras tripitir 1. de BUP para conducir una furgoneta de la empresa familiar de servicios logísticos.

-La madre de Alejo Stivel le dio sus primeras clases de teatro.

-Estudió en la Escuela Cristina Rota con Penélope Cruz, Alberto San Juan, Nathalie Poza

-En su libro Soñar no es de locos. mi pequeño recorrido, le cuenta su vida al periodista Javier Menéndez Flores.

-Camarón, Perales, AC/DC, Kortatu, Hombres G, el hip hop, Serrat o Sabina figuran entre sus gustos musicales.