A sus 69 años, Pou es un referente incuestionable del teatro español. Ahora dirige ‘Los hijos de los Kennedy’, una mirada a los años sesenta cuando se cumple medio siglo del asesinato del presidente estadounidense. Hablamos con este actor y director de físico singular, apasionado y encantador, pero que, llegado el caso, está dispuesto a morder .

Ha dormido poco, confiesa, porque tiene demasiadas cosas en la cabeza. Le suele ocurrir. Aunque viendo el entusiasmo con el que habla, no se aprecian secuelas del insomnio. A Pou, desde luego, no le faltan razones para estresarse. Desde que se puso al frente de La cabra, de Albee, la primera obra que dirigió, se lo disputan para colocarse detrás del telón. De hecho dirige el Teatro Goya de Barcelona. Pero también sigue actuando. Solo le falta escribir y ‘amenaza’. Algún día escribiré mi propia obra de teatro . Así que es lógico que diga. Yo no sé lo que es el aburrimiento. No entiendo que alguien pueda aburrirse .

XLSemanal. ¿Cómo es que hay tan poco trabajo en el mundo del teatro y usted tiene siete proyectos en marcha?

José María Pou. No lo sé. Y lo digo sin falsa humildad. Todo tiene que ver, creo, con la pasión que transmito. Mi trabajo me entusiasma como actor y director. Aunque, si me dan a elegir, me quedo con ser actor. Yo soy actor, que es lo más excelso que hay. Por encima de ser director.

XL. Pero el hecho es que ahora dirige y a destajo. ¿Por qué cree que despierta una unánime empatía? ¿Quizá porque ninguna administración le tiene inquina?

J.M.P. No. Es que yo no creo que influya absolutamente para nada el que las administraciones te quieran o no te quieran.

XL. No es lo que piensan muchos de sus colegas, como bien sabe.

J.M.P. Yo soy un claro ejemplo de que eso no es verdad. Yo tengo un Premio de Cultura que me otorgó un gobierno del PP, y el Premio Nacional de Teatro de la Generalitat de Cataluña, con un gobierno del PSC No creo que los premios y los contratos se den por ideología política. Es lo mediocre lo que se hace por ideología política. Es muy delicado decir esto. cuando las cosas se hacen bien y el producto es bueno, lo compra cualquier ideología política.

XL. Y a mí que me da que esto va a ofender a la mitad de su profesión

J.M.P. Ojo, por supuesto que hay inquinas. Sí es verdad que puede haber alcaldes y concejales de Ayuntamiento que digan. A este no lo contrato porque es de izquierdas . Eso sucede. Pero en general no es así. Este Gobierno no facilita las cosas porque la cultura le importa un huevo, pero luego un Ayuntamiento del PP como el de Madrid ha tenido ocho años de director del Teatro Español a Mario Gas, que no es en absoluto afín al PP. ¿Por qué? Pues porque es un director como la copa de un pino.

XL. ¿Cree usted que el teatro está politizado?

J.M.P. El teatro tiene que ser siempre comprometido en contra del poder. Siempre. Porque es una tribuna donde cuestionarse las cosas. La política no es más que el arte de saber convivir. Yo no entiendo a esa gente que dice. Yo soy apolítico .

XL. Pues usted no se ha posicionado nunca políticamente.

J.M.P. Hay dos preguntas a las que yo no he contestado jamás en mi vida, y me las han preguntado montones de veces. a quién voto y con quién me acuesto. Pertenece a mi privacidad. El que quiera saber lo que pienso lo puede ver a través de mis actos y de las funciones que hago. Nunca me habrás visto en ninguna campaña electoral, nunca. Y me han pedido presentar mítines de todos los colores. No digo que los que lo hacen no tengan derecho; me parece muy bien. Pero yo creo que eso forma parte de mi privacidad.

XL. Pues los actores no desaprovechan un escenario para hacer comentarios políticos

J.M.P. ¡No hacen declaraciones políticas! ¡Hacen reivindicaciones sociales! Eso es perfecto y lo admiro. Es aprovechar el altavoz que, por suerte, tenemos los actores para ser portavoces de los que no tienen voz. Es estupendo.

XL. ¿Es crítico usted también con la clase política?

J.M.P. Lo he escrito ya varias veces. Estoy harto de que los políticos nos dirijan como si fuésemos tontos de capirote. A punto estoy de romper mi carné de ciudadano y lanzarme a vivir por libre, a lo buen salvaje. ¿Qué coño hemos hecho para tener la mala suerte de coincidir en un momento tan delicado como este con una clase política tan incapaz, tan mediocre y tan absurda?

XL. ¿No salva a nadie?

J.M.P. Ya sé que no es bueno generalizar. Pido pues disculpas a las excepciones, que las hay. Escondidas, pero las hay. Por desgracia están desactivadas.

XL. Volvamos al teatro. ¿Por qué insisten tanto en montar funciones que te remuevan, de las que se salga pensando , en sus propias palabras, en detrimento del entretenimiento?

J.M.P. No, no, no Es compatible. Pero es que el teatro no puede ser solo entretenimiento. También es cultura, confesionario, lugar de encuentro, foro de debate y entretenimiento, claro que sí. Contra lo que me revelo es contra esa gente, o gentuza, que dice que el teatro es solo entretenimiento y así le aplica el IVA de entretenimiento. Eso es una estupidez. Subir el IVA al 21 por ciento es propio de bárbaros y estúpidos. Así de claro. Pero da pereza seguir hablando del IVA. Ahí están los resultados del inmenso error. Están destruyendo el tejido empresarial del teatro.

XL. Sin embargo, mantiene usted con total convencimiento que el teatro no va a desaparecer.

J.M.P. Eso está clarísimo. Por eso quiero explicar una cosa. el IVA es la causa primera de la crisis de muchas empresas teatrales, pero no tanto de que la gente haya dejado de ir al teatro. El precio de la entrada ha subido ‘solo’ uno o dos euros. Las empresas lo han repercutido en sus cuentas y no tanto en la entrada. La gente ha dejado de ir al teatro porque vive en permanente estado de anguson una pérdida total de confianza en el futuro. Y en ese estado de incertidumbre, creado por ciertas políticas sociales, la gente se queda en casa. Pero la gente quiere ir al teatro y volverá.

XL. Le augura peor futuro al cine

J.M.P. Es inevitable. Las salas de exhibición de cine cerrarán todas. O quedarán salas enormes con butacas que se convertirán en camas Una en cada ciudad, como cosa extraordinaria, pero no va a tener sentido salir de casa para ir al cine. El teatro es otra cosa. Es otro tipo de experiencia. Es algo que ocurre ahí. Eso no va a desaparecer.

XL. Es usted fan confeso de varias series de televisión.

J.M.P. ¡Sí! The wire me parece la mejor serie que se ha hecho jamás. A dos metros bajo tierra, Mad Men Esas series me vuelven loco.

XL. ¿Se las descarga ilegalmente de Internet?

J.M.P. No, no me he bajado nunca una. Pero no por puridad y honestidad, es porque no tengo tiempo de buscar dónde se bajan y, cuando un amigo me envía un enlace , ¡tardan una barbaridad en bajar! Así que me voy a FNAC o entro en Amazon y las compro.

XL. ¿Es cierto ese mito de que es usted un hombre solitario rodeado de libros?

J.M.P. Vivo solo y rodeado de libros y de discos. Eso es cierto. Ahora cada vez menos, porque llevo los libros en el iPad y me bajo música de iTunes, pero mi casa es como un enorme almacén de libros. Pero no soy un ser solitario. Como por mi trabajo vivo permanentemente en relaciones sociales, necesito vitalmente, en un momento determinado, llegar a mi casa y dar la vuelta a la llave por dentro. Mi casa es un santuario, un templo donde estoy muy a gusto. No soy un misántropo, tengo muchos amigos, pero me gusta ser dueño del poco tiempo que tengo para mí. Defiendo muchísimo mi soledad porque defiendo muchísimo mi independencia. Yo soy más un ser independiente que un ser solitario. Muerdo cuando alguien quiere invadir mi terreno.

XL. Habla usted también del teatro como terapia; dice que se ha ahorrado mucho en psicoanálisis. ¿Qué ha aprendido de usted mismo?

J.M.P. A tener clarísimo que se vive estupendamente bien solo. Que es un compromiso muy grande. Meconozco muy bien. Hasta dónde puedo llegar en mi capacidad de trabajo, en mis afectos He aprendido a controlar la afectividad y las emociones.

XL. ¿Cómo se definiría tras ese aprendizaje?

J.M.P. Yo creo que lo que más me define es la pasión. A mí me apasiona todo. Hasta hacer esta entrevista.

XL. Estrenó en Bilbao, al día siguiente estaba ya ensayando otra obra en Barcelona, luego vuelve a Madrid. ¿No se cansa con tantas idas y venidas?

J.M.P. Yo voy a cumplir 69 años. Podría estar jubilado. Pero no me lo creo. Yo voy por el mundo con la misma curiosidad que tenía a los 18 años. Cuando viene gente joven y me dice maestro creo que se han equivocado con otro. Yo me siento como él, con las mismas ganas. Yo no he estado en mi vida ni un solo día enfermo. Nunca he estado en un quirófano ni en una camilla. He tenido una rotura de ligamentos y un esguince, pero nunca enfermedades.

XL. Proviene usted de una familia humilde de Mollet, pero con muchas inquietudes culturales. Su padre hacía ya teatro popular, ¿no?

J.M.P. Sí, mi padre era obrero del metal, pero le encantaban el teatro y leer. En Mollet, como en casi todos los pueblos de Cataluña, ha habido siempre una gran tradición de teatro de aficionados. Mi padre no se subió nunca a un escenario, aunque formaba parte del equipo directivo. Él era el que elegía las obras y organizaba mínimamente todo aquello. Eso hacía que yo no solo fuese a las funciones todos los domingos, sino que todos los sábados, después de comer, iba con mi padre a ver cómo él y otras dos personas montaban los decorados. Llegaban en papeles doblados en unas cajas. Yo me sentaba en el patio de butacas solo, lo cual era un privilegio, y veía cómo sacaban ese papel, lo clavaban, lo levantaban en una barra y surgía un bosque, un palacio Era magia. Estoy seguro de que mi vocación nació allí.

XL. Sin embargo, sus padres querían que usted fuese ingeniero ¡Y casi lo consiguen!

J.M.P. Sí, mi madre sobre todo. Yo les hice una faena muy gorda. Mis padres lucharon mucho por conseguir unas becas de las universidades laborales que concedían a los hijos de obreros. Yo pasé el primer examen para obtener la beca, claro, e iba a hacer Ingeniería Técnica, pero luego suspendí a propósito. Para perder la beca. Sin decírselo a mis padres. No lo hablé nunca con ellos, pero creo que lo aceptaron maravillosamente bien.

XL. Se traslada entonces a Madrid. En realidad a hacer la mili, pero acaba en la Escuela de Arte Dramático y en 1968 debuta en el Marat/Sade dirigido por Adolfo Marsillach. ¿Sus padres llegaron a ver su éxito?

J.M.P. Mis padres han muerto ya, pero llegaron a ver mi éxito o mi reconocimiento. Una de las grandes loterías que me ha tocado en la vida ha sido nacer en una casa que estaba llena de libros y en la que yo veía a mi padre y a mi madre leer continuamente, antes de que se inventara la televisión y también después.

XL. Y casi que nos quedamos sin hablar de su nueva obra, Los hijos de Kennedy. ¿Miramos a los sesenta con nostalgia?

J.M.P. Pero no ‘nostalgia’, dicho así, que tiene algo de cursi. El problema de ahora es que estamos sin referentes, sin líderes, sin héroes, sin ideólogos, y no solo políticos Estamos volviendo la vista atrás porque los años sesenta es una época en que todo esto sí estaba. Martin Luther King, la lucha contra la guerra en Vietnam, Kennedy, el movimiento hippy, Ginsberg, Kerouac

XL. ¿Hacen esta función para reivindicar todos esos ‘valores’ de aquella época?

J.M.P. La hacemos, por encima de todo, porque es un buen texto teatral. No surge porque yo tenga la necesidad de revisitar la década de los sesenta. Lo que se cuenta aquí es lo que pasó, la conmoción que supuso la muerte de Kennedy entonces, que fue el mismo tipo de conmoción que ha supuesto el 11-S ahora. Todas aquellas esperanzas se derrumbaron. La muerte de Kennedy es un símbolo. Hemos ido a peor.

XL. ¿Hemos ido a peor o es que algunos nos estamos haciendo viejos?

J.M.P. Bueno, por eso digo que el teatro es lugar de debate y el espectador decidirá si es peor o no. Yo, que viví los sesenta, pienso que entonces la gente creía en algo. Yo no veo eso ahora. ¿En qué se quedó el 15-M? El mayo francés sí tuvo repercusiones. De entrada sirvió para que ser joven tuviese un valor. Ojalá tuviésemos ahora los ideales, las ilusiones y las esperanzas que tuvimos entonces.

PRIVADÍSIMO

-Su primera intención fue dedicarse a la radio. Se apuntó a la escuela de interpretación para mejorar su dicción, pero ya salió actor.

-Con todo, hizo muchos años un programa de radio La calle 42 sobre musicales. Él mismo protagonizó alguno, aunque confiesa estar limitadito para cantar y bailar.

– Mi físico me condicionó al principio. Era desgarbado y muy alto. Luego, me ayudó; los directores me daban papeles más complejos . El único problema es que algunas actrices no querían salir con él para no parecer enanas.

-Está muy orgulloso de su papel como el inspector Ferrer en la serie Policías. En cine destaca su interpretación en Amigo/amado.

-Con 18 años ya viajaba a Londres y Nueva York para ver teatro. Ahora pasa temporadas en la Gran Manzana. Se ve retirado allí.

-Es fan de varias series de televisión. The wire, A dos metros bajo tierra y Mad Men son sus favoritas. Ahora ve The good wife.