Viven en las regiones más inaccesibles del mundo y son los últimos supervivientes de las tribus más antiguas del planeta. Aferrados a sus radiciones, a duras penas resisten al avance de la civilización. Si desaparecen, parte de la historia del hombre se irá con ellos.

La tribu de los Karos

Escrito en el cuerpoBiwa tiene 44 años y posa con un pequeño lagarto sobre sus hombros. Pertenece a los karos, una pequeña tribu etíope de apenas 1500 individuos considerados los maestros de la pintura corporal y las escarificaciones cicatrices decorativas, que pueden representar tanto el fallecimiento de un rival como la muerte de un peligroso animal. Es la etnia con más riesgo de desaparecer. una nueva y larga sequía, con su consiguiente hambruna, o una guerra con sus enemigos, los mursis, la pueden condenar a la extinción.

La tribu de los Himbas

Mi melena es mi fuerzaHembinda, de 19 años, pertenece a los himbas, los únicos nativos de Namibia que conservan su estilo de vida desde hace siglos, algo que está cambiando por el aumento de turistas desde la independencia del país, en 1990. Las mujeres destacan por los complejos arreglos de su cabellera.

La tribu de los Kalashas

Los más rubios de asiaArifa, pakistaní de 80 años, pertenece a los kalashas, etnia politeísta que habitó en Europa antes de la llegada de los indoeuropeos y que hacia el 1000 a. C. se diseminó por Asia a lo largo de la Ruta de la Seda. Hoy no llegan a 5000. Muchos son rubios, tienen los ojos claros y viven entre las montañas del Hindu Kush.

La tribu de los Suris

Guerreros de la llanuraNale tiene 18 años y pertenece a los suris, una tribu que habita en pequeñas chozas construidas con ramas en las selvas del suroeste de Etiopía y las llanuras de Sudán del Sur. Es una de las más guerreras de la región. Sus casi 45.000 miembros viven del pastoreo, de cultivar maíz y sorgo y de la caza.

La tribu de los Nuristanies

Genes aisladosMonteria, de 10 años, es uno de los más de 150.000 nuristaníes que viven al este de Afganistán. Su tribu, en su origen védica, se convirtió a finales del XIX al islam, tras la conquista del emir Abdur Rahman Khan. Sin embargo, se han mantenido apartados en la montaña y son una población genéticamente aislada.

La tribu de los tuaregs

Los Niños del desiertoDurar tiene 12 años y Amber, 8. Pertenecen al pueblo bereber nómada de los tuaregs. Con más de 1,5 millones de miembros, esta etnia se mueve por el Sáhara en Argelia, Libia, Níger, Mali y Burkina Faso. El desarrollo de los medios de transporte ha provocado el declive de la actividad comercial de sus caravanas y la sedentarización de parte de su población en las grandes ciudades del sur del desierto.

La tribu de los Rendille

Los nómadas de kaisut Los rendilles son una tribu nómada del desierto de Kaisut, al norte de Kenia. Viven del pastoreo de sus camellos, cabras y vacas, a las que mueven a lo largo de 16.000 kilómetros cuadrados. En ciertas zonas, las mujeres, los niños y los ancianos viven en aldeas semipermanentes, con solo cuatro o cinco movimientos al año.

La tribu de los Hazar

Mi origen es mongolNazir, de 45 años, es hazara, etnia que representa el 24 por ciento de la población afgana. Sus casi cuatro millones de miembros son musulmanes chiíes. Se cree que su origen es mongol, aunque es más probable que sean el fruto de pueblos autóctonos del centro de Afganistán mezclados con turcos y mongoles.

La tribu de los Mursis

Pastores bovinosLos mursis tribu de Etiopía a la que esta joven pertenece son unos 9000 y viven del pastoreo de ganado vacuno y de cultivar sorgo y maíz en las estepas de Jinka y las montañas del Omo Park. Podrían ser una escisión de la etnia durma, de Sudán. Las mujeres lucen platos de arcilla incrustados en sus labios y orejas.