Nació en Alicante en 1973. Ha dirigido videoclips, anuncios, series y dos filmes. El último, ‘La vida inesperada’, que se estrena el viernes, está rodado en Nueva York. Lo protagonizan Javier Cámara y Raúl Arévalo.

XLSemanal. Rodar en Nueva York, para usted, es casi como volver a casa

Jorge Torregrossa. Sí. Viví y me formé allí, así que el rodaje fue como regresar al hogar. Ya sabía dónde quería rodar casi todas las escenas y, además, serví de engranaje entre el equipo americano y el español.

XL. ¿Y cómo es la Gran Manzana para usted?

J.T. Es una ciudad con muchas caras, unas buenas y otras no tanto, que atrae a mucha gente que viene con la mochila cargada de sueños. En muchos casos, esos sueños no se cumplen, y no solo entre gente del mundo del espectáculo, como Juanito [el protagonista de La vida inesperada, interpretado por Javier Cámara].

XL. Elvira Lindo escribió el guion antes de la crisis, pero encaja a la perfección con el contexto actual.

J.T. Tuvimos que hacer alguna modificación, pero al estar en la situación en la que estamos, con tanta gente que se tiene que ir fuera a vivir, el conflicto que se cuenta ha hecho que la película sea mucho más dramática y profunda.

XL. Usted ha vivido la parte difícil del negocio. tras su primer filme, Fin, llegó a decir que no podría volver a hacer una película.

J.T. Todos los oficios viven momentos precarios, pero el nuestro especialmente. Nunca tienes garantizada una continuidad ni un sueldo fijo a fin de mes. Trabajas en un proyecto y nunca sabes cuándo va a llegar el siguiente. Puedes trabajar sin parar o pasarte un año esperando a que suene el teléfono.

XL. Ha hecho cine y televisión. ¿En qué se diferencian?

J.T. En el tiempo y el dinero. En televisión tienes menos de ambas cosas, aunque en el cine tampoco sobra y debes ser muy creativo para apañarte con lo que tienes. Y, por supuesto, la responsabilidad de uno como director es mucho mayor en una película.

XL. ¿La televisión es un salvavidas ahora mismo?

J.T. Sirve para alimentar una industria que no tenemos. Da trabajo a mucha gente. actores, técnicos, directores A mí me ha permitido aprender, afianzar mi método de trabajo y me ha brindado la oportunidad de trabajar con cientos de actores.

XL. Y al cine, ¿qué le pasa?

J.T. ¡Qué no le pasa! El cine español siempre ha estado en crisis, pero afortunadamente seguimos haciendo películas. Aunque es verdad que ahora tenemos que afrontar situaciones muy problemáticas. el IVA, la menor afluencia de gente a las salas, la piratería

XL. Asegura que en el cine español hay un exceso de politización

J.T. Todos tenemos derecho a dar nuestra opinión, pero muchas veces el cine se ha utilizado como arma arrojadiza en términos políticos, y eso nos ha causado más daño que beneficio. Creo que mi opinión política no le interesa a nadie y que yo estoy aquí para hacer sentir cosas a la gente, para que se ría, para que se emocione y para contarle una historia.

XL. Nos gusta envidiar y dar hachazos , ha dicho.

J.T. Es el carácter español ¡y está en la película! La envidia es nuestro gran pecado, y Juanito y su madre son muy envidiosos y se alegran de la desgracia ajena. Uno de los retos del filme era lograr que, a pesar de eso, el personaje cayera bien.

XL. Otro reto ha sido rodar una película bilingüe.

J.T. Los actores tenían miedo y se prepararon mucho tiempo. Raúl [Arévalo] prácticamente no hablaba inglés antes de la película. Y a Javier le ocurría lo mismo, y tenía miedo de perder libertad al no dominar el idioma.

XL. A nuestros políticos también les iría bien aprender inglés.

J.T. Sí [ríe]. En un actor hay mucho trabajo detrás; parece que consiste solo en ir a estrenos y fiestas, pero no. ensayamos mucho antes. daniel méndez