Un Mundial, dos Europeos, dos medallas olímpicas La selección de baloncesto ya tiene un historial brillante, pero ganar otro Mundial, y en casa, la convertiría en ‘un equipo mítico’. Hablamos con los jugadores más veteranos que, lejos de estar saciados con tantos éxitos, apuestan de nuevo todo al oro.

-Pau Gasol

“Este grupo es ambicioso y le gusta ganar, pero también es muy divertido. Nos reímos mucho”

Es el estandarte de la selección. Y vuelve a ella, a los 34 años, con su modestia de siempre. Después de una temporada intensa, coronada con la dolorosa decisión de dejar Los Ángeles rumbo a Chicago, siente como un bálsamo el retorno a un equipo en el que nunca se lo cuestiona, pero al que siempre aporta el máximo. entre amigos

XLSemanal. ¿Se ha llevado ya sus cosas de Los Ángeles a Chicago antes de unirse a la selección?

Pau Gasol. No he hecho nada de mudanza todavía. Conozco Chicago de mis visitas previas, sé que es una grandísima ciudad y tengo ganas de sumergirme en ella. Pero estaré, sobre todo, centrado en lo que supone mi nuevo equipo, con el que espero hacer grandes cosas.

XL. Esta es la primera ocasión en que ha podido escoger su equipo en la NBA. ¿Se ha sentido valorado o presionado?

P.G. Me he sentido muy valorado. Las distintas opciones de las que disponía me pusieron algo de presión en el sentido de que se interesaron, aunque lo más complicado fue la decisión de marcharme de Los Ángeles. En el balance estoy especialmente agradecido a las personas y equipos que contactaron conmigo y mostraron su interés por mí.

XL. ¿Lleva ahora las concentraciones mejor que cuando empezó a viajar con la selección, hace tres lustros?

P.G. Soy una persona mucho más paciente, más habituada al ritmo de vida que llevo tanto en la temporada NBA como en los veranos en la selección. Intento disfrutar de cada experiencia y relajarme cuando puedo para poder descansar y recuperar y también desconectar del baloncesto.

XL. ¿No se cansa de tener la misma ‘pareja de hecho’ cada verano desde hace tanto tiempo?

P.G. Sí, son muchos años con Juan Carlos [Navarro], pero es un lujo poder pasar este tiempo juntos. Como no nos vemos durante la temporada, porque estamos uno en los Estados Unidos y el otro en España, nos viene bien para ponernos al día.

XL. ¿Está con algún libro o alguna serie durante la concentración?

P.G. Me acabo de terminar un libro que me ha gustado mucho, Quiet. The power of introverts in a world that can’t stop talking, de Susan Cain. Estoy pendiente de empezar alguna serie. Llevo tiempo sin engancharme a alguna, y no sé si empezaré con Homeland, House of cards o Vikingos. De las tres he escuchado que son interesantes.

XL. ¿Es cierto que se divierten tanto en la selección?

P.G. Cada año hay momentos en que nos reímos muchísimo. Es un grupo muy divertido, humanamente cercano. Llevamos vividas muchas experiencias juntos. Sí, hay minutos de carcajadas, pero el tono general es de alegría casi constante. Es un lujo poder compartir tanto tiempo con ellos.

XL. Y para seguir juntos, ¿no será también que las victorias crean adicción?

P.G. Está claro que somos un grupo al que le gusta mucho ganar, que ha disfrutado mucho con los triunfos. Somos ambiciosos y creo que también es importante que tenemos presente que esto tiene una fecha de caducidad. Tal vez por todo eso hemos mantenido esa ilusión para poder competir.

XL. ¿Qué aporta Juan Antonio Orenga respecto a otros técnicos con los que ha trabajado?

P.G. Juan nos conoce muy bien por los años que pasó antes con nosotros como ayudante. Tiene la experiencia de primer entrenador ya del año pasado y creo que mucha ilusión por dirigir a este grupo. Lo veo con las ideas bastante claras y está trabajando muy duro para contribuir a que alcancemos nuestros objetivos.

XL. ¿Se ve reuniéndose con esta pandilla periódicamente para rememorar batallitas?

P.G. No sé dónde estaremos en un par de décadas, pero seguro que me gustaría que nos pudiéramos reunir de vez en cuando, revivir experiencias y mantener una relación estrecha. Con lo que llevamos vivido, creo que existen unos vínculos para toda la vida.

XL. ¿Y para entonces quien acuda será el doctor Gasol?

P.G. Lo que puedo decir es que mi relación con la medicina también es para siempre. Espero que, después de terminar mi carrera, pueda aumentar ese vínculo a través de distintas ONG, empezando por mi propia fundación, en la que quiero incidir en el tema de la salud en los niños. También por mi relación con hospitales, que espero incrementar, porque soy un firme defensor de la importancia para nuestra sociedad del desarrollo de la medicina.

En privado

1. Cortó este año con su única novia conocida, Silvia López, después de cinco años de relación.

2. De él escribió la revista Sports Illustrated. Es quizá el único deportista profesional de éxito que podría haber triunfado en cualquier otra actividad que hubiera escogido .

3. Ingresó en la Facultad de Medicina y ha acudido en ocasiones a hacer prácticas en hospitales de los Estados Unidos.

4. Toca el piano desde niño y siempre comenta que le gustaría ponerse más en serio con la guitarra.

5. Su comida favorita es cualquiera que le haga su abuela, a la que visita en verano. Dice que le gustaría montar una cadena de delicatesen españolas en los Estados Unidos.

-Juan Carlos Navarro

“Puede que Estados Unidos sea la favorita, pero hemos demostrado que podemos jugarles de tú a tú”

Es el mejor jugador de la historia de la Liga española y el máximo anotador histórico del Barcelona y de la Euroliga. Con 34 años volvió a ganar, en junio, el título de Jugador Más Valioso en una final en la que su Barcelnó la Liga. Este será su último Mundial.

XLSemanal. El año pasado no jugó con la selección por problemas físicos, concretamente en la planta del pie izquierdo. ¿Cómo se encuentra para este torneo?

Juan Carlos Navarro. La operación resolvió mis problemas, y el descanso me vino bien. Estoy fresco y con ganas. Por primera vez en varios años he podido jugar casi todos los partidos de la temporada, y en el final de la Liga está claro que me sentí cómodo. Así que me encuentro a punto.

XL. ¿Cómo se mantienen la ambición y las ganas de pasar dos meses de verano de trabajo adicionales después de tantos triunfos y mientras los demás jugadores siguen de vacaciones?

J.C.N. Está claro que es algo especial para nosotros. En algunos casos llevamos juntos desde 1999 y hay una relación personal tanto dentro como fuera de la cancha que sirve de motivación. En el deporte de hoy no es nada normal que haya gente jugando junta durante tanto tiempo. Además, como los resultados han sido casi siempre buenos, la sensación es que el esfuerzo se ve compensado. En esta ocasión veo especialmente ilusionado al grupo, por ser el Mundial en casa y volver a estar juntos tras el paréntesis del año pasado.

XL. ¿Piensa abandonar la selección tras el campeonato?

J.C.N. No he tomado una decisión y hay retos interesantes en el futuro. Pero está claro que el calendario sigue pasando hojas y como veterano veo que se va acercando la hora de dejarlo.

XL. Este final de Liga no ha sido especialmente duro, pero ha habido años con partidos difíciles ¿Cómo se recupera luego el feeling al reunirse después aquí?

J.C.N. A veces la gente no entiende que, para nosotros, esos problemas se quedan en la pista. Ha habido eliminatorias muy duras algunos años y yo he llegado a cabrearme bastante alguna vez, pero luego consigues olvidarte. Al vernos en la selección, como mucho, comentamos algo de lo que pasó medio en broma. El ambiente es bastante sano y nos podemos decir cualquier cosa.

XL. Se dice que uno de los problemas para este torneo puede ser la presión adicional de jugar en casa, considerando que en el Europeo de 2007 se perdió la final ante Rusia.

J.C.N. Para mí es un reto que ilusiona. Esta selección siempre tiene presión, se juegue donde se juegue, y en otras ocasiones sufrimos más que en 2007. En 2009, en Polonia, casi nos eliminan en primera ronda y luego ganamos el oro. Esa final en Madrid contra Rusia quizá todos pensamos que la habíamos ganado antes de jugarla. Ellos hicieron un partido inteligente y no supimos rematar.

XL. ¿Hablan de lo que pasó en Brasil con la selección de fútbol, otro grupo de veteranos laureados?

J.C.N. Claro, siempre se comenta, pero tampoco hay que sacar conclusiones definitivas. Es deporte, al fin y al cabo. no metes un día decisivo y te vas a casa. Si recordamos el partido de España frente Holanda en frío, veremos que al principio las cosas iban bien y se empezaron a torcer por circunstancias puntuales.

XL. ¿Cómo va a jugar el equipo en este torneo?

J.C.N. Creo que está claro que vamos a usar mucho el juego interior, teniendo gente como los Gasol, Felipe Reyes e Ibaka. Pero también haremos bastante hincapié en la defensa para propiciar contraataques. Yo creo que vamos a ir por ahí. correr si es posible y, si no, buscar a la gente grande.

XL. ¿Se puede ganar a los Estados Unidos?

J.C.N. Ya hemos demostrado varias veces que podemos jugarles de tú a tú. Así que sí, se les puede ganar. Puede que ellos sean los favoritos, pero nosotros estamos claramente en el grupo de los que les pueden hacer daño.

En privado

1. Se casó en 2007 con su novia de toda la vida y madre de sus dos hijos, Vanessa, para que ella pudiera tener un visado y acompañarlo en su único año en la NBA.

2. Si no tuviera que cuidarse, se abandonaría a su único vicio conocido. el dulce, empezando por la Coca-Cola.

3. Su apodo, la Bomba, no se debe a sus tiros arqueados. Se lo puso un entrenador cuando era niño porque hacía explotar los partidos.

4. Pau Gasol es el padrino de sus hijas. Y aunque este es muy amigo de Rafa Nadal, para Navarro su ídolo deportivo es Roger Federer.

5. Le tiene algo de respeto a los perros.

José Manuel Calderón

“El éxito de este grupo es que nunca ha tenido jefes. Todo es natural y fluido. Somos un grupo para todo”

Tras ocho años en Toronto y un intenso último año y medio en el que pasó por Detroit y Dallas, el base extremeño, de 32 años, ha terminado en el equipo más popular de la NBA. los New York Knicks, donde el mejor entrenador de la historia de la NBA Phil Jackson debuta como mánager general.

XLSemanal. Estaba tranquilamente en su casa, sonó el teléfono y era Phil Jackson

José Manuel Calderón. Imagínate mi sorpresa. Yo no sabía nada del traspaso hasta diez minutos antes, cuando mi agente me dijo que había rumores. Y casi antes de que se lo comentara a mi mujer me llama Phil Jackson Me preguntó si estaba bien de salud, me dijo que confiaba en mi palabra para cerrar el traspaso y me dio la bienvenida al equipo.

XL. Para quien no siga el baloncesto, ¿qué suponen los New York Knicks?

J.M.C. En los Estados Unidos es el equipo más conocido. En términos deportivos no ha sido históricamente un equipo ganador, pero siempre es el de mayores ingresos. Y ahora ha fichado al entrenador con mejor historial, once títulos, aunque sea para trabajar en los despachos.

XL. ¿Es cierto que envió mensajes a Pau Gasol para que optara por jugar con usted allí?

J.M.C. Sí. Tampoco voy a entrar en detalles, pero hubiera sido fantástico que Pau se hubiera venido a los Knicks.

XL. ¿Tiene esta selección tanta fuerza como grupo como se dice?

J.M.C. Si no la tuviera, los más mayores igual preferíamos quedarnos más tiempo con la familia en verano Además del compromiso con el equipo, somos amigos desde hace 15 años. Esa es, para mí, la clave del éxito.

XL. ¿Cómo ha afectado la retirada de jugadores con cierto liderazgo en la selección, como Carlos Jiménez o Jorge Garbajosa?

J.M.C. El éxito de este grupo es, precisamente, que nunca ha tenido jefes. En él, todo es natural y fluido. Somos un grupo para todo.

XL. ¿Será la última cita de su generación?

J.M.C. No. Desde luego, yo no pienso retirarme del equipo. Pero, más que retirarme , ¡a lo mejor dejan de llamarme por la competencia tan dura que hay!

XL. En el Eurobasket de 2007, la anterior cita en casa, usted jugó especialmente bien. ¿Soportó mejor que los demás la presión?

J.M.C. El equipo estuvo bien en general. Al fin y al cabo, la final no se ganó por una sola canasta.

XL. Tras diez años en la NBA, usted conoce muy bien al equipo estadounidense. ¿Es el favorito?

J.M.C. Sí. Es un equipazo con talento de sobra, a pesar de las bajas y de que algunos no tienen experiencia internacional. De toda formas, son gente muy versátil. En resumen, son el gran rival.

XL. ¿Le dan muchos quebraderos de cabeza su dehesa y la producción de jamones?

J.M.C. No, ninguno. Lo importante es que va vendiendo como para mantenerse y me ilusiona tener un proyecto así cerca de casa. Cuando deje el baloncesto, le dedicaré más tiempo. Eso es seguro.

En privado

1. Su sobrenombre en la selección es Halperin, por un jugador israelí. En la NBA suelen llamarlo el Ocho (en castellano).

2. No ha tenido más pareja que su esposa desde hace once años, Ana Hurtado, y es un padrazo para sus tres hijos.

3. No perdona la siesta casi bajo ningún concepto.

4. Es famoso por ser muy charlatán en la pista. Se pasa el tiempo dando consejos y comentando las jugadas con los compañeros y los árbitros.

5. Creó un gesto para celebrar sus triples que es su marca de la casa. un círculo con el pulgar y el índice de cada mano y el resto de los dedos extendidos. Los dos círculos forman el ocho, su número.

Rudy Fernández

“Cuando se gana tanto, los aficionados se malacostumbran. Pero hemos aprendido de los palos”

Era uno de los benjamines del equipo que ganó el Mundial de 2006. Desde entonces y hasta hoy, con 29 años, su protagonismo no ha parado de crecer. Su fuerte carácter y su intensidad en la búsqueda del triunfo le han granjeado buen número de enemigos.

XLSemanal. ¿Qué tiene de nuevo la selección de este año?

Rudy Fernández. No mucho. Tenemos a Álex Abrines, que se ha integrado muy bien a la dinámica del grupo. El ambiente es el habitual. buen rollo y bromas.

XL. ¿Le ha caído alguna por su compromiso?

R.F. A casi todos, antes o después, nos ha ido tocando Nada fuera de lo normal entre viejos amigos.

XL. Después de lo ocurrido con el fútbol, ¿temen la reacción de los aficionados si hay algún tropiezo?

R.F. Cuando se gana tanto, los aficionados se malacostumbran. Con la experiencia hemos aprendido a dejar a un lado las críticas y a unirnos en los malos momentos. Los palos del Europeo de Polonia, en 2009, nos hicieron darnos cuenta de las cosas. Y luego, al final, conseguimos el oro.

XL. Cuando esté retirado, ¿cuál considerará su mejor momento?

R.F. El Mundial de 2006. Era mi primera vez con la selección ¡y fuimos campeones! Además, Pepu Hernández el seleccionador me dio mucha confianza. Y mi primera medalla olímpica, en 2008, con la final ante los Estados Unidos.

XL. Con los altibajos físicos que ha sufrido, ¿cuál cree que es su techo?

R.F. Creo que el rendimiento que tuve en la temporada 2007-2008 con esa final. Espero sentirme libre de dolor otra vez, como entonces.

XL. ¿Se arrepiente de su periodo en la NBA?

R.F. No. Creo que hice un buen papel. Al final fueron cuatro años con casi 20 minutos por partido. Era una experiencia que quería vivir y la disfruté. Pero ahí me sentía encasillado como tirador, mientras que en Europa puedo ser un jugador más completo.

XL. Una revista gala lo eligió como el jugador más odiado de Europa.

R.F. Pienso que no se puede opinar algo así solo viendo jugar a una persona. De todas formas, tengo una vida suficientemente rica y amigos como para no preocuparme por esas cosas.

XL. El seleccionador Orenga ha sido muy criticado por su inexperiencia. ¿Qué le aporta a esta selección?

R.F. Su conocimiento de la casa, de la Federación y del equipo después de muchos años en otros papeles. Y algo que a los jugadores nos parece importante. es alguien que sabe valorar el trabajo.

XL. Se ha anunciado que el Campeonato de Europa dejará de ser cada dos años, lo que les va a dejar un verano libre cada ciclo olímpico. ¿Qué opina del cambio?

R.F. Llega un poco tarde, pero irá bien. Sin embargo, lo más importante es que cada vez hay más partidos en la Liga y en la Euroliga, lo que impide que los jugadores se cuiden lo necesario para mantener su rendimiento y prolongar su carrera deportiva. Y eso, al final, puede ser negativo.

En privado

1. Lleva tres años emparejado con la modelo Helen Lindes, con la que se casará en 2015. Se conocieron gracias a una llamada telefónica para un proyecto benéfico.

2. Estudia Marketing a ratos sueltos. Quiere dedicarse a eso cuando se retire.

3. Aunque se ha refinado con los años, mantiene su afición por la comida rápida.

4. Admite ser maniático. antes de cada partido escucha la misma música y come lo mismo.

5. Tiene fama de ser el más presumido de la selección y de cuidar su imagen bastante más que el resto.