Desde 1992, Brigitte Bardot vive con su cuarto marido, Bernard D’Ormale, en Saint-Tropez, de donde casi nunca sale. Por Christian Brincourt

Sus apariciones públicas y declaraciones tienen casi siempre que ver con su fundación en defensa de los animales. “Mi fundación me exige una dedicación a tiempo completo, aunque me apoya un equipo excelente. Estar activa y sentir pasión por lo que hago impide que me ablande, que sea víctima de esa ociosidad que sufren muchos jubilados y de la que acaban muriendo”.

XLSemanal. ¿Cuáles han sido los acontecimientos que más la han marcado en su vida?

Brigitte Bardot. Mis matrimonios con Gunter Sachs y con Bernard d’Ormale, y mi boda con una pequeña foca blanca sobre el hielo del ártico.

XL. Usted es el símbolo de una cierta emancipación femenina. ¿Cómo la definiría?

B.B. ¿Definir el qué? Yo no he tenido nada que ver con la emancipación de las mujeres. He vivido como he querido y sigo haciéndolo, pero soy a la vez libre y dependiente del hombre que amo.

XL. ¿Cómo se enfrenta al paso del tiempo?

B.B. Respeto la ley natural de la vida, sin contradecirla. El tiempo me ha enseñado mucho. Intento transmitirlo, me siento serena.

XL. Su determinación molestó a menudo a los biempensantes. ¿Cómo ha sido su evolución?

B.B. Sigo sorprendiendo a los pobres de espíritu, a los mediocres y a los sectarios. Toda mi vida seguiré diciendo lo que pienso, le disguste a quien le disguste.

XL. ¿Amó usted como lo deseaba?

B.B. Sí. He amado mucho, de forma apasionada, enloquecida, y nada en absoluto. Pero he amado y continúo amando. Está en mi naturaleza.

XL. Si tuviera que elegir a un solo hombre en su vida, ¿quién sería?

B.B. ¡El próximo!

XL. Si Marine Le Pen alcanzara las responsabilidades del Gobierno, ¿aceptaría usted un puesto como consejera para la protección del mundo animal?

B.B. Marine sabe lo que debe hacer y no necesita mis consejos. Me gustaría que salvara a Francia: ¡es la Juana de Arco del siglo XXI!

XL. Desde el generallos jefes de Estado franceses la han recibido y le han hecho promesas.

B.B. No se hace avanzar las cosas solo con promesas. ¡Estoy harta de las promesas! Quiero actos.

XL. ¿Qué siente cuando se acerca el momento de cumplir ochenta años?

B.B. Mi vida está tan llena que no tengo tiempo de pensarlo. Los demás lo piensan por mí. Yo vivo el día a día.

XL. Cuando muera, ¿sigue queriendo que la entierren en La Madrague, su propiedad de Saint-Tropez?

B.B. Sí, he obtenido la autorización para pasar la eternidad al lado de mis animales aquí. ¿Podré hallar la paz que nunca encontré en vida?

XL. ¿Qué le gustaría que quedara de usted para siempre?

B.B. El amor que tengo por los animales y el respeto que les debemos.