El mundo nunca lo olvidará. Aun así, hace cuatro años que Curro Sánchez puso a su padre ante la cámara para rodar un documental que le hiciera justicia. Nueve meses después de su muerte, se estrena ‘Paco de Lucía. la búsqueda’. Su hijo, autor de este retrato definitivo, añade aquí algunos apuntes más íntimos sobre el hombre que revolucionó el mundo del flamenco parapetado tras una guitarra.

El flamenco y la burguesía

“Mi madre puso a Paco en su sitio” Cuando se conocieron mis padres, Paco ya tenía éxito entre los flamencos. A él le atrajo mucho mi madre, pero, al coquetear, ella le dio un buen corte. ‘Tú, deja de ‘ronear’ tanto y toca algo’. Acostumbrado a que todos hiciesen corrillo a su alrededor, mi madre -que era una rebelde de familia bien- le puso en su sitio. Incluso separados, su complicidad fue imperecedera. Se veían y era en plan. ‘Bueno, nosotros como que sobramos, ¿no?’. Charlaban, bromeaban, se chinchaban .

Paco y Pepe De Luzia

“Paco fue la síntesis de sus padres” Mi padre, dos años menor, siempre fue más alto que mi tío Pepe. Pepe siempre se metía en líos y Paco lo defendía. Aquí están con mi abuela Luzia, la Portuguesa, una mujer muy divertida. La antítesis de mi abuelo. autoritario, tradicional, recto, que siempre soñó con ver a sus hijos ganarse la vida con el flamenco. Ambas formas de ser se sintetizaron en Paco, que bajo su timidez y seriedad poseía un lado bromista y de cachondeo .

Una mili poco flamenca

“Le raparon su melenita flamenca” Acababa de iniciar el romance con mi madre, estaba centrado en su carrera y, de pronto, le mandan a la mili a Colmenar Viejo. Andaba amargado. Además, empezaba a dejarse melenita flamenca y le pegan esa rapada Allí escribió muchas cartas a mi madre y, al final, tuvo suerte. Mi abuelo, un hombre persuasivo, se ganó al oficial al mando y le hicieron una reducción de estancia .

Boda española en la venecia norte

“La discográfica les organizó la boda” Esto es Ámsterdam, el día de su boda, al borde de un canal. La Philips les organizó todo. Llevaban varios años de noviazgo y la discográfica le dijo a mi padre. ‘Venga, Paco, dejad de marear. Os organizamos la boda y os casáis’. Ese día se conocieron mis abuelos. Los padres de Paco eran de origen muy humilde y mi abuela materna [viuda del general Varela] era una señora de la alta burguesía vasca. Pero congeniaron estupendamente, hicieron muy buenas migas .

Conexión La Isla-Algeciras

“Nunca fue amigo de Camarón” Grabando Potro de rabia y miel, último disco de Camarón, con Tomatito [izda.] y Manuel Marsella. Mi padre y Camarón compartieron una conexión única, pero no la amistad. Eran compadres, se iban de juerga, Paco fue a su boda, pero Camarón era reservado y había esa famosa división payo-gitano tan interiorizada por el de la Isla. Para Paco era algo extraño, porque en Algeciras todos se mezclaban .

Días de cordero y alubias

“Mi padre fue un loco de lo vasco” Por navidades siempre íbamos al País Vasco, con la familia de mi madre, y parábamos a comer cordero en Aranda. Allí hicimos esta foto con mis hermanas Casilda y Lucía. Fue un loco del País Vasco. Conectó enseguida. Le gustaba ese carácter directo, como el suyo; la franqueza vasca. ¡Y se ponía tibio a alubias! Parte de Siroco [1987] y Zyryab [1990] fueron compuestos en una galería de la casa familiar de Durango .

Su refugio en el caribe

“El lugar adonde regresaba” Toda su vida mantuvo un grupo de amigos -aquí, con uno de ellos-. La Banda del Tío Pringue. A veces se reunían en Playa del Carmen, en el Caribe mexicano. Allí volvía a ser Francisco Sánchez, su verdadero nombre, y se pasaba pescando todo el día. Una vez, casi se deja la vida persiguiendo un mero entre el arrecife. Nosotros pasábamos una semana con él. Después, nos largaba para Madrid y venían sus amigos en el siguiente vuelo .

Curro Sánchez, de 30 años e hijo de Paco de Lucía, en una céntrica calle madrileña. Es el único hijo varón del primer matrimonio del músico andaluz.