Rostros sin maquillaje, naturales. Esa es la nueva tendencia. Se llama ‘nude’, pero no te fíes. Detrás de esos cutis perfectos se esconde el talento de los mejores maquilladores. Te contamos sus trucos.

Es el término de moda que representa la sencillez y la naturalidad. Un concepto que apuesta por los tonos beis y los colores maquillaje. El nude. una tendencia que propone una piel suave y perfecta, libre de brillos y sin imperfecciones. Repasamos los productos y los trucos para que aprendas a maquillarte sin que se note que lo has hecho.

Los preparadores o prebases

Unificar. Antes de ponerte la base de maquillaje, si quieres esconder esos defectillos que tanto te molestan, aplícate uno de los productos con poderes mágicos imprescindibles para que tu piel aparezca impecable. Suavizan y mejoran la superficie de la piel, son capaces de esconder hasta el poro más abierto o ese odioso granito, disimulan las pequeñas arrugas, consiguen que el exceso de brillos no arruine tu look, unifican el tono, devuelven a la piel el aspecto mate y prolongan la duración del maquillaje. ¿Se puede pedir más? Sí, que elijas el que mejor te convenga y lo apliques siguiendo unos pasos concretos. ¿Cómo? Con la piel limpia y perfecta para recibir su aplicación. Nos lo explican desde Benefit. Nosotros aconsejamos poner POREfessional en el cuello y escote para suavizar y disimular las pequeñas arrugas. Y, para finalizar el maquillaje, date ligeros toques en la zona T para eliminar brillos y mantener los poros a raya . ¿Otra idea? Si tienes que estar fuera de casa todo el día, son ideales para retocarte. Como matifican y difuminan los poros y las arrugas puedes darte los toques pequeños golpes suavemente en las zonas que los necesites y luego difuminarlo un poco.

Los correctores

Ocultar. Imperfecciones de diferentes tipos, colores o formas. A cada cual lo suyo. Hay correctores para todos los gustos y necesidades pensados por y para cada problema. Es muy importante saber elegir el corrector adecuado para conseguir una piel natural, y para ello hay que probar hasta dar con la textura que mejor se adapta a tu tipo de piel y, por supuesto, los colores para cubrir las necesidades de cada problema. ¿Por ejemplo? Los que neutralizan las rojeces. Aquí el color verde es el perfecto porque, al mezclarse con las áreas enrojecidas, se neutralizan los colores y se consigue un tono natural de la piel. También se usan para tapar granitos y pequeñas cicatrices. Para cubrir los puntos negros, puedes probar con los tonos amarillos y beis claro; y para las zonas de color más intenso tirando a violeta ojeras y hematomas, el tono perfecto es el amarillo. También existen correctores anaranjados para camuflar ojeras que tienden a un tono más azulado.

Max Factor tiene una gama entera (Colour Corrector Sticks) ideal para buscar la solución perfecta con colores específicos.Para Bobbi Brown, la gran artista del maquillaje, los correctores son uno de sus productos estrella. Por eso acudimos a ella para que nos diga un truco con el que luchar contra esas pesadas y conseguir una nueva mirada. Debemos aplicar estos correctores en función de nuestro tono de piel. Para pieles muy claras, tonos claros de corrector empezando, en nuestro caso, por Porcelain Bisque. Para pieles más oscuras, recomienda el tono Médium to Dark Bisque y los tonos melocotón. A continuación, Bobbi utiliza el Creamy Concealer, formulado con pigmentación amarilla para dar claridad a la mirada y unificar el tono con el resto del rostro . Para que cumplan su función como es debido, hay que aplicarlos siempre con la piel limpia e hidratada.

Las bases de maquillaje

Cubrir. La base obra protagonismo y los tonos que se aplican se confunden con la tez para que esta aparezca uniforme, natural y luminosa. Las texturas son ligeras, nada grasas, contienen pigmentos que parecen mágicos y prometen mantenerte perfecta y radiante durante todo el día. ¿El objetivo? Potenciar la belleza y la luminosidad de la piel. Eso sí, prohibido, como siempre, ponerse demasiado producto al aplicarlas sobre el rostro. Cuanto más uses, menos te durará. ¿Un truco para disimular el temido efecto careta? El que nos dan desde Estée Lauder. Hay que aplicar una base en un tono más claro en la parte inferior del mentón y difuminarla para integrar el maquillaje y atenuar el corte . Y continúa. Es mejor conseguir el acabado satinado a través del colorete y los iluminadores. Para las bases, te recomendamos las texturas ligeras, que permiten que el brillo natural de la piel pueda verse y, en caso de querer más cobertura, te permiten aplicar más capas .

Iluminadores

Aclarar. La edad apaga la piel y hay que iluminarla para que luzca resplandeciente. Para eso tenemos los iluminadores, unos productos de color claro (debe estar por debajo de nuestro tono de piel) y que también se presentan en diferentes texturas. Contienen distintas partículas reflectantes de la luz, que según el tipo se concentran en mayor o menor cantidad. Están tan conseguidos que con texturas casi imperceptibles son capaces de iluminar de forma inmediata el rostro, lo esculpen y corrigen las imperfecciones cromáticas. Existen también varios tonos según el color de la piel. Son ideales cuando la tez se presenta apagada, por ejemplo después de una mala noche, y para combatir los signos de estrés y el cansancio.

¿Cómo aplicarlos? En zonas estratégicas de la cara, para que la luminosidad sea natural. Lo ideal es dar un toque de este producto en la zona alta de los pómulos (disimula el cansancio), las aletas de la nariz (alisa y difumina las sombras), en el exterior del lagrimal y en el arco de la ceja (si lo haces bien, hasta puedes conseguir que tu párpado se levante), en la sien y el entrecejo para iluminar más la mirada y en la barbilla (para el contorno del óvalo). Se pueden usar solos o sob son ideales para retocar el mismo a lo largo del día. Cuando el cansancio te pueda, refresca tu piel con un iluminador. ¿Un truco? El que nos da Dior para ponerse su Glow Maximizer, un iluminador fluido que carga la luz de la piel sin brillos.

Para potenciar el efecto, mezcla una nuez del producto con la base de maquillaje y aplica una fina capa con la piel hidratada. Trabaja la textura hacia el exterior, con movimientos ascendentes. Y si quieres esculpir, da pequeños golpecitos en la zona del rostro que desees por encima del maquillaje. ¿Por ejemplo? Parte alta de la frente, a lo largo de la nariz, en las cejas y en las mejillas . Modelos, actrices, cantantes y, en definitiva, celebrities de medio mundo se han unido a esta tendencia que pretende resaltar la belleza natural.