Es casi el álter ego de Cristiano Ronaldo. Como el portugués, su fichaje fue carísimo, llegó de la Liga inglesa y también aspira a ser el mejor futbolista del mundo. De hecho, muchos ven en este galés de 25 años al sucesor de Ronaldo. Sin embargo, estos dos ‘cracks’ del Real Madrid no son exactamente iguales. Bale es discreto, nada exhibicionista y tiene mucho sentido del humor. Lo demuestra en esta entrevista.

Pregunto a Gareth Bale qué suele pedir cuando sale a tapear. Bueno, siempre empiezo por el jamón responde. De hecho, estoy empezando a obsesionarme con él. No hay nada mejor. Si un día vuelvo a Inglaterra, haré que me envíen jamones desde España . A Bale no le va mal aquí. En la final de la Champions en mayo pasado marcó el gol decisivo que aseguró el triunfo de su equipo contra el Atlético de Madrid. Ojalá me acordara un poco mejor de ese gol explica. Cuando ahora lo miro, pienso que la rodilla tenía que estar matándome. me deslicé metros y metros sobre la hierba al celebrarlo .

El mes anterior había recorrido la mitad del campo a la carrera antes de marcar otro gol decisivo, esta vez contra el F. C. Barcelona. Ese gol, tan espectacular como épico, le permitió al Madrid hacerse con la Copa del Rey y justificó su costoso fichaje. Los merengues tuvieron que hacer un desembolso extraordinario para fichar al jugador del Tottenham Hotspurs y emparejarlo así con el sobrehumano Cristiano Ronaldo. Su primer año fue un éxito. ganador de la Champions League y la Copa del Rey, autor de 22 goles en 44 partidos. Bale solo tiene 25 años, y tanto el Madrid como él mismo consideran que apenas está empezando a entrar en calor.

Me reúno con Gareth en un complejo deportivo a las afueras de Madrid. Cuando se corre el rumor de la presencia del inesperado visitante, un montón de niños que salen de las clases de Educación Física vienen corriendo con entusiasmo. ¡Bale! ¡Bale! ¡Bale! , corean. Finalmente dan con él, y el galés se muestra generoso con su tiempo, acepta posar para selfies con uno y otro chaval y habla con ellos en un español sorprendentemente correcto. Parece que habla castellano con fluidez, apunto. Digamos que me sé todas las palabrotas responde con una ancha sonrisa. Pero bueno sí que voy a clases todas las semanas y ahora lo entiendo mucho mejor. Por lo menos, lo suficiente como para comunicarme con los compañeros. Aunque el míster (el italiano Carlo Ancelotti) habla a veces demasiado rápido como para pillar lo que dice .

¿No le resulta un poco raro ponerse a estudiar otra vez? No es que me entusiasme. En su momento tuve mis motivos para dejar el colegio ¡Y ahora he tenido que volver! Es broma Aprender otro idioma siempre es interesante, y tengo la mejor de las excusas para hacerlo . La conversación con el mejor futbolista galés se desarrolla según este patrón. Pregunta; respuesta en broma; respuesta más en serio. De forma cortés se niega a hablar de su vida privada, y eso que la suya es una historia personal sencilla. Gareth y su pareja, Emma Rhys-Jones, empezaron a salir juntos hace más de diez años, cuando estudiaban en el instituto, en Cardiff. Bale tiene por costumbre celebrar los goles esbozando un corazón con las manos en homenaje a Emma y a la hija de ambos, Alba Violet, que el mes pasado cumplió dos años. No creo haber cambiado mucho desde que era niño dice. Sigo haciendo tonterías y divirtiéndome con mi familia y amigos como cuando tenía nueve años. Para mí, nada ha cambiado. Es verdad que ahora soy un futbolista profesional, pero intento que mi vida fuera del campo sea lo más sencilla posible. Mi familia y amigos me ayudan a tener los pies en el suelo .

Un cocinero en casa

A pesar de todo ello, el traslado a Madrid no fue fácil. Bale llevaba siete años jugando en el Tottenham y estaba acostumbrado a vivir en Londres. Sí, al principio fue bastante difícil reconoce. Nunca es sencillo integrarse en un nuevo equipo y un país diferente, pero tan pronto como tuve mi nueva casa todo resultó más sencillo . Cuenta, por ejemplo, que fue una buena idea contratar a un cocinero personal. Es como si todas las noches saliéramos a cenar fuera. El hombre se asegura de que coma los alimentos indicados. verduras, frutas, buenos cortes de carne Y lo prepara todo de maravilla .

Sin embargo, echa en falta aún algunos productos de Gran Bretaña. ¡Las chocolatinas inglesas tipo Dairy Milk o Galaxy! . Los ojos se le iluminan. Es curioso; al final lo que echas en falta son esas pequeñas cosas. Cuando vamos de visita a casa, siempre volvemos con chocolatinas y bolsitas de té . ¿Y el fútbol inglés? ¿La antigua estrella de la Premier League echa de menos los partidos en barrizales bajo la lluvia? Es muy interesante ver estos partidos como espectador dice. Lo entiendes todo un poco mejor. Cuando juegas en la Liga inglesa, tan solo estás concentrado en el juego del equipo .

Entonces, ¿ya no es seguidor de ningún equipo de allí? Por supuesto que sí afirma. Sigo alegrándome cuando el Tottenham gana y el Arsenal pierde . Como en todas las buenas épicas deportivas, en la historia de Bale también hay episodios en los que se vio obligado a luchar contra la adversidad. El Tottenham Hotspurs uno de los equipos más tradicionales de Inglaterra lo fichó en mayo de 2007, procedente del modesto Southampton, adelantándose así por los pelos al todopoderoso Manchester United, cuyo entrenador Alex Ferguson también quería contratar a aquel galés de 17 años. Durante un tiempo, Ferguson no tuvo muchas razones para arrepentirse. los inicios de Bale en el Tottenham fueron tan poco prometedores que muchos hoy se sorprenden al recordarlo. Tuvieron que transcurrir 24 partidos de la Premier League a lo largo de dos años antes de que Bale ganara un partido con su equipo. Decían que era gafe , los hinchas hacían chistes a su costa, y tuvo mucha suerte de que Twitter por entonces también estuviera en sus comienzos.

Sigo diciendo que mi primera etapa en el Tottenham fue bastante bien ríe. Si no recuerdo maí tres goles en los seis primeros partidos. Pero entonces me lesioné y estuve casi ocho meses sin jugar. Si empezar en el Madrid no fue fácil, peor lo pasé en mis comienzos en el Tottenham. Yo era un chaval de 16 años que venía de un club muy pequeño, y de pronto me encontré jugando con figuras como Berbatov o Keane, a un nivel altísimo. Y al principio no tenía verdaderos amigos; me llevaba bien con Luka Modric (centrocampista croata, también hoy en el Real Madrid). Y entonces me lesioné (una rotura en el ligamento del tobillo izquierdo). Los médicos me dijeron que quizá nunca podría volver a jugar al mismo nivel. Eso dañó mi confianza y me hizo más retraído. Pero trabajé y trabajé en los entrenamientos, para recobrar la seguridad en mí mismo, y al final lo conseguí Lo demás ya es historia .

El cambio de la adolescencia

De niño no lo tuvo más fácil. Tenía tanto talento futbolístico que sus profesores de Educación Física lo obligaban a jugar a un solo toque y sin usar su pie bueno. el izquierdo. Pero su repentino crecimiento físico durante la adolescencia le causó problemas en la espalda, y el Southampton se lo pensó dos veces antes de ficharlo. Finalmente lo hizo, pero en condiciones nada ventajosas. Con todo, al cabo de dos años se convirtió en el segundo jugador más joven de la historia del club en debutar en la Premier. con solo 16 años y 275 días de edad. En el Tottenham, ya recuperado de su lesión, siguió teniendo problemas. El nuevo entrenador, Harry Redknapp, no miraba al galés con buenos ojos.

Me puso firme nada más llegar recuerda Bale. Fue quien hizo que me lo tomara todo en serio. Si no me hubiera puesto firme, ahora no estaría donde estoy. Me vino muy bien .Las cosas empezaron a acelerarse. Liberado de la tonta etiqueta de gafe y devuelto a su puesto de siempre como lateral izquierdo, Bale fue fundamental en la clasificación del Tottenham para la Champions League en 2009-2010 por primera y hasta hoy única vez en la historia del club londinense. Después, Bale se dio a conocer mundialmente con un hat-trick (tres goles en un mismo partido) logrado en el campo del Inter de Milán, campeón entonces de la máxima competición europea. Pocos jugadores han hecho gala de la velocidad endiablada, el fortísimo disparo y la capacidad goleadora que hicieron trizas al Inter aquella noche. Los peces gordos del fútbol empezaron a seguirle la pista a Bale. Pasaron dos años, y la joven promesa se convirtió en un jugador que brillaba en todos los partidos.

¿El momento decisivo? Una charla con el nuevo entrenador del Tottenham en el verano de 2012. Al comenzar la temporada, dije que creía que podía hacerlo todo mejor, que al estar constreñido a jugar en la banda izquierda siempre me encontraba con el marcaje de dos contrarios recuerda Bale. André Villas-Boas acababa de llegar como nuevo entrenador, y ese día estuvimos hablando un largo rato. Aceptó darme libertad en el campo, dejarme salir de mi posición y buscar nuevos espacios. Y funcionó. Tan pronto como llevamos el plan a la práctica, empecé a jugar mejor y a meter goles. El equipo empezó a ganar más partidos, y una cosa se fue sumando a la otra. Gané muchísima seguridad en mí mismo .

Y el Real Madrid llamó a su puerta

La espectacular temporada 2012-2013 terminó con un aluvión de reconocimientos. Sin embargo, el Tottenham no terminaba de funcionar. Entonces, en el verano de 2013, el Real Madrid llamó a su puerta. De no haber sido el Real Madrid, me hubiera costado muchísimo irme del Tottenham explica Bale. Espero que la hinchada me lo haya perdonado a estas alturas. Después de la final de la Champions, fue increíble recibir tantísimos mensajes de felicitación de los seguidores del Tottenham. Fueron muchos los que dijeron sentirse orgullosos de mí, y esa fue una sensación única. La hinchada siempre se portó de maravilla conmigo. Creo que entendieron que fichar por el Madrid era una oportunidad que solo te pasa una vez en la vida, que estaba en mi mejor forma y quería afrontar un nuevo reto. El hecho de haber ganado la final de la Champions explica por qué decidí venir a jugar a España .

La verdad es que aquí estoy fenomenal agrega. El equipo está jugando muy bien, y la vida fuera del campo es mucho más tranquila en Madrid. El clima también es mucho mejor y me encanta. El problema son los entrenamientos durante la pretemporada; en verano hace un calor de mil demonios. Uno suda, aunque no haya dado un solo paso. Pero el entorno aquí es bastante más agradable en general . ¿Qué tal se lleva con Cristiano? La oportunidad de aprender del mejor jugador del mundo resulta increíble , responde.

¿Qué es lo más valioso que le ha enseñado? Dónde encontrar una casa en Madrid bromea. Cristiano me ha ayudado de una forma increíble desde el primer momento, y todos los días aprendo algo nuevo. Me está ayudando a ser un jugador mejor, y ese es mi objetivo. Lo que intento es llegar a alcanzar su nivel. Durante un tiempo incluso traté de mejorar mi juego con la pierna derecha (Ronaldo es diestro), aunque al final lo he dejado correr .¿Por qué? ¡Porque cada vez que fuerzo la derecha me lastimo uno de los glúteos! Así que mejor olvidarse del tema . Lo dice en broma, claro está. Siempre es posible mejorar, pero ahora eso me concentro en trabajar ante todo con el pie izquierdo , agrega.

Su ídolo con el balón

De forma casi inevitable, el héroe futbolístico de Bale es Ryan Giggs (legendario jugador del Manchester United). Giggs también es galés, zurdo y jugaba como lateral izquierdo, así que es natural que siempre fuera mi ídolo . Giggs siguió jugando hasta pasados los 40 años. Bale no está seguro de querer hacer lo mismo. Aún tengo mucha cuerda como para pensar en esas cosas dice. Prefiero concentrarme en objetivos a no tan largo plazo .

Eso sí, tiene claro que quiere superar a Giggs en un punto muy concreto. La selección de Gales no se ha clasificado para ningún campeonato internacional importante desde la Eurocopa de 1976, y Bale está empeñado en conseguir que su país participe en la Eurocopa de 2016 en Francia. Eso sería el mayor logro en mi carrera, junto con la consecución de la Champions League explica. Haríamos historia en Gales. Tenemos un equipo muy bueno y podemos lograrlo. Antes jugábamos un poco con la mentalidad de ‘a ver qué pasa’, pero ahora tenemos claro que somos buenos. Es una selección joven, y yo intento aportar mi experiencia. Ahora, me toca ser el líder en el campo. No soy de esos futbolistas que siempre están pegando gritos, pero trato de dar ejemplo dejándome la piel en cada partido . Son unas consideraciones maduras, propias de un futuro entrenador. De equipo de barrio como mucho bromea. En el fútbol nunca se sabe. Pero eso de convertirme en entrenador lo encuentro algo estresante .