La presentadora de ‘La mañana’ de La 1 acaba de sacar libro. ‘El corazón de las mujeres no tiene reglas’, en el que aborda temas como el sexo, el poder y hasta la figura de la Reina Letizia. De todo ello hablamos en esta entrevista.

La presentadora y codirectora de La mañana de La 1 no defrauda jamás en las entrevistas. Mariló Montero se siente víctima de una campaña contra Televisión Española, que se ceba con ella sin tregua. Asegura que es muy difícil ser mujer en un mundo de hombres en el que, además, las mujeres que triunfan ven cómo sus propias compañeras tratan de quitarles la escalera. Pese a todo, le pide al 2015 continuar al frente del programa.

XLSemanal. Al leer su libro, parece que nada ni nadie puede con usted.

Mariló Montero. Sí, la muerte.

XL. Con ella dice mantener una relación muy especial.

M.M. Nos tuteamos, la conozco bien y sé que no me engaña; entonces, tampoco me engaño yo. La muerte hay que esperarla siempre y preparada.

XL. ¿Vive con las maletas hechas?

M.M. Yo no tengo maletas hechas, voy por la vida muy ligera, soy poco materialista. Tengo mis objetivos bien marcados y mis responsabilidades bien asumidas.

XL. Escribe de mujeres que han luchado contra la adversidad y, entre ellas, dedica un espacio a la Reina Letizia. ¿La ve como una víctima?

M.M. Es curioso lo mucho que la criticaron cuando era princesa y lo poco que lo hacen cuando es reina. Todas las personas que tuvieron la valentía de decir su opinión cuando era princesa callan ahora.

XL. ¿Era cuestión de valentía?

M.M. Fueron muy injustos. Pretendían tensar la situación hasta provocar un divorcio, para demostrar que el Príncipe se equivocó y que una plebeya no puede ser reina.

XL. ¿Cree que la prensa la ha tratado peor por ser periodista precisamente?

M.M. Los periodistas somos muy cainitas; en cuanto tenemos al compañero enfrente, lo queremos convertir en personaje para debilitarlo y quitárnoslo del medio.

XL. Dice que las mujeres somos mucho más feroces con otras mujeres. ¿No siente que nos apoyamos frente al machismo todavía reinante?

M.M. No. La tesis de Lola Álvarez, que fue cum laude en la Universidad de Sevilla, afirma que no solo existe el techo de cristal, también el suelo de terciopelo. las mujeres, cuando alcanzan un puesto de dirección y ven a otra mujer ascendiendo, le quitan la escalera y la tiran.

XL. ¿Le han intentado quitar la escalera?

M.M. Yo me he sentido injustamente tratada en lo personal y en lo profesional, por supuesto, y hasta me lo han dicho claramente. En una ocasión, un director me dijo que a mi compañero le iban a subir el sueldo porque iba por su tercer matrimonio y que a mí no porque no lo necesitaba, ya que mi marido tenía dinero.

XL. Ahora que está separada a lo mejor se lo suben

M.M. ¡O me lo bajan! [risas]. Por suerte, aquel señor ya está lejos. Pero también he sido maltratada por mujeres que han estado en cargos de dirección, ¡eh!

XL. ¿Y a qué cree que se debe? ¿Puede que asuste con su presencia de gata brava que va a comerse el mundo?

M.M. ¿Yo te asusto?

XL. Un poco, con estas cosas que dice

M.M. Yo soy una mujer fuerte porque la vida me ha dado esa fortaleza necesaria para sobrevivir. Puedo ser muy provocadora verbalmente y entro en el perfil de mujer con carácter, con autoridad o, por lo menos, con control.

XL. Una vez me dijo que Ana Rosa era la reina, Susanna Griso, la princesa y

M.M. ¡Y yo, la Cenicienta! ¡Pues seguimos igual!

XL. Y me va a decir que las tres se llevan estupendamente

M.M. ¡De maravilla! El otro día coincidí con Ana Rosa y hemos quedado para comer. Ana Rosa y yo somos amigas; y con Susanna, lo mismo.

XL. Cuenta en este libro que habría que poner una asignatura en los colegios que hablara de sexo como búsqueda de placer, para enseñar a disfrutar con el sexo.

M.M. En Educación para la Ciudadanía ya había una pequeña introducción al contacto sexual. El sexo es necesario, es una forma de hablar con el cuerpo, con la pareja. En la adolescencia, y de una forma progresiva y con especialistas, hay que explicarles todo esto a los chavales que están experimentando solos en sus casas y preguntándose qué es eso. Además, sigue habiendo muchísimas mujeres que se mueren sin haber sentido un orgasmo. Estoy convencida de que es nuestra responsabilidad que nuestros hijos tengan una sexualidad satisfactoria y disfruten con ella.

XL. Cuenta que le dice a su hijo. Hazlo si lo deseas, pero de una en una .

M.M. Yo le digo que puede estar con veinte mil mujeres a lo largo de su vida, pero que infiel no lo quiero. No educo a mis hijos para que mientan. Yo soy la madre y los educo como yo creo. Luego, cada uno que haga lo que le dé la gana.

XL. Y añade que a su hija l que no lo cuente . Explíquese.

M.M. A las mujeres aún se nos pone mala fama por estar con varios hombres a lo largo de nuestra vida. Todavía se nos exige no tener pasado. Pero tú no dejas de ser señora por haber sido señora de muchos hombres.

XL. Por cierto, lo que han dado en llamar mariloladas, ¿le hacen daño?

M.M. Eso es agua pasada.

XL. No tan pasada, cualquier metedura de pata suya en el programa es trending topic en la Red.

M.M. Eso ha sido producto de que TVE está recibiendo unas críticas voraces y cualquier excusa se utiliza para hacer daño a la televisión pública.

XL. Además de por ser mujer, ¿también se siente blanco de críticas por estar en TVE?

M.M. Más o menos se trabaja igual en todas las cadenas, más o menos todos hacemos lo mismo y todos cometemos errores de vez en cuando; pero a unos se los destacan más que a otros. Pues ¡bienvenido sea!

XL. Su hija Rocío escribió en Twitter. Basta ya de linchar a mi madre .

M.M. Ese día le salió el carácter que tiene, heredado de mí, sin duda. Me enorgulleció muchísimo que saliera en mi defensa. Yo ya no leo ninguna de todas esas críticas que me hacen. No tengo tiempo.

XL. ¿No enreda por la Red para ver cómo está el patio?

M.M. Yo no tengo ni Twitter, ni Facebook ni Tuenti ni los tendré. Twitter se ha convertido en una pared de fusilamiento. Es una plaza donde te lapidan y no me interesa en absoluto porque no me aporta nada bueno.

XL. Haber estado casada con un periodista de éxito la convirtió algunas veces en la mujer de . ¿Molesta?

M.M. Que te cataloguen por con quién estás casada pasa en todo el mundo. Esto no es nuevo.

XL. ¿Cree que tuvo más oportunidades por ser la mujer de Carlos Herrera?

M.M. Mmmm En todo caso, lo contrario; porque me he dedicado más a la familia. Las decisiones profesionales las he tomado en función de la importancia que le he dado a la familia y le he dado prioridad absoluta.

XL. Reconozca que Carlos y usted son unos divorciados muy atípicos. pasan las vacaciones de verano juntos y también las de Navidad.

M.M. Jajaja. Somos una familia por encima de todo, nos queremos y nos respetamos. Una cosa es romper la convivencia diaria y otra muy distinta romper la familia. Y nosotros la familia no la hemos roto.

XL. ¿Está Navidad también se reunirán?

M.M. Sí, en la casa que tenemos en Andalucía. Tenemos una vida ordenada, serena y tranquila. Sabemos cuáles son nuestras prioridades.

XL. Dice que en su divorcio no ha habido discusiones.

M.M. Lo ideal es, una vez que todo lo feo ha pasado, tomarte tu tiempo; y en el maceramiento de esa distancia, de esa limpieza, de esa paz y de esa libertad que tienes una vez que te has independizado, ¿por qué llevarte mal? Hay que ser inteligente, maduro y comportarte como un adulto.

XL. Generalmente, tras un divorcio, son ellos los que inician primero una nueva relación; pero, en su caso, fue usted

M.M. No fue así, aunque lo aparentara. Las personas que buscan una nueva relación nada más separarse es porque están buscando un afecto que les ha faltado.

XL. ¿Se encuentra bien en esta nueva etapa?

M.M. ¡Sí!, estoy en segundo de soltería y repetiría este curso toda mi vida porque estoy estupendamente.

XL. Volviendo a esta Navidad tan idílica que ha pintado, ¿quién cocina?

M.M. Carlos es un cocinero excelente y cocinan él y su madre. Los demás hacemos de pinches. Nos solemos reunir unos 30 o 40 amigos. Cuando empezamos a celebrar la Nochebuena en Madrid, el año que murió mi madre, reunimos a un grupo de amigos que estaban solos. unos porque eran divorciados, otros porque estaban a punto de separarse A partir de esa miscelánea humana surgió la Nochebuena multitudinaria; siempre somos los mismos.

XL. ¿Ha conseguido mantener una buena relación con sus dos hijos?

M.M. Sí, mi hija Rocío tiene 20 años, vive conmigo y empieza a hacer sus pinitos en el mundo de la moda para ganar un dinerillo. Y Alberto es un crac, te enamorarías, es adorable.

XL. ¿Se atisba complejo de Edipo?

M.M. ¡No! Soy una madre excelente, moderna, cercana y voy a ser una suegra magnífica. Yo les digo. Soy una cazadora de sueños, y esos sueños los quiero compartir con vosotros . Y me los llevo a tirarnos en paracaídas, los monto en globo

XL. ¿Se tira en paracaídas?

M.M. ¡La primera! Y al ver que yo me tiro, cómo no van a ir ellos detrás.

XL. Pues se le va a romper la cadera.

M.M. También me los llevo a África, a los submundos, para que conozcan la otra vida, la de esos chavalines que no tienen nada. Quiero que sean empáticos, que viajen con las botas de montaña, que se arrastren por la arena y ayuden a la gente que lo necesita.

Espléndida a los 50

-La edad. Soy consciente de que voy a cumplir 50 años dentro de unos meses y de que tengo que cuidarme, hacer ejercicio, comer sano En este sentido he pasado de la paranoia a estar un poquito más tranquila. Nunca he tenido complejos y me gusta vivir y disfrutar .

-Vestida de fiesta. Para estas fechas, no me arreglo nada. Me pongo unos vaqueros, un jersey normalito y salgo bien duchadita. Todos, muy cómodos .

-Los regalos. ¿Qué voy a regalar a mis hijos? Les voy a llevar a bucear fuera de España. Este fin de año toca buceo .

-Para el 2015 pido . Que siga el programa de televisión y yo en él, que TVE sea más respetada y que no sea tan criticada injustamente .