A Álex de la Iglesia le va el terror. Y desde pequeñito, cuando, con cuatro años, vio ‘King Kong’ a escondidas de su padre. Ahora, el director vasco se estrena como productor, precisamente, con una cinta del género. ‘Musarañas’. Una ocasión única para pedirle una lección magistral (y terrorífica) sobre el tema a través de sus películas favoritas.

“Cuando la vi, me costó dormir” La matanza de texas (1974)

Impresionante, es casi una película dadaísta, pero de terror. Revolucionó totalmente el género al introducir un elemento incontrolable. el psychokiller. La irrupción de Leatherface, abriendo una puerta y aplastándole la cabeza a un tipo con un martillo, nunca se olvida. Aun así, la ultraviolencia no está significada, no hay un primerísimo plano del asunto como se hace ahora. La locura, simplemente, parece inyectada en el propio guion, como si el director se limitara a seguir al psicópata sin controlar qué hará a continuación. Es la primera cinta en la que crees que va a morir todo el mundo. Cuando la vi, no podía dar crédito. Me costó dormir después .

“Tuve que verla a escondidas” King Kong (1933)

La primera película de mi vida. Tenía menos de cuatro años. La daban por la tele y mi padre me dijo. ‘Esta tú no la puedes ver, que es de terror’. Y yo. ‘¿Qué es ‘terror’?’. ‘Pues para pasar miedo, Alex’. Me dieron unas ganas locas de verla [se ríe]. La vi a escondidas desde el pasillo. La aparición del monstruo es un hito en la historia del cine, con aquella puerta gigante, la chica atada, los tambores, los árboles que se agitan Ya piensas. ‘Dios, tiene que ser inmenso’. Y entonces aparece. Sí, inmenso. Pasé un miedo cerval .

“Te la crees, aunque seas ateo” El exorcista (1973)

Otro clásico que da un giro de 180 grados al género. No tiene piedad con el espectador. Por primera vez, una niña es el monstruo. Es un paso delicadísimo, ya que sientes terror ante un miembro de tu propia familia. Y cuando se muere Max von Sydow, que es el Superman de la religión, y después el padre Karras se tira por la ventana, es que ya dices. ‘¡Estamos perdidos! ¡No hay salida!’. El terror es total. La cinta es una locura, pero te la crees, incluso si eres ateo, porque trata conceptos que están en el subconsciente colectivo. Y eso de que el mal provenga de dos semidioses babilónicos. Pazuzu y Lamashtu Joder, es que dices. ‘Esto es verdad, coño’ .

“Hay un componente sexual ultraviolento” Alien (1979)

Otra ruptura brutal. Aquí, el terror está dentro de ti. La amenaza siempre venía de fuera. un monstruo, un loco , pero ¡un parásito gigante que, de repente, te revienta! Eso no se había visto. Y está muy bien contado. Primero con esa mezcla de langosta-araña que se le pega a John Hurt. Piensas. ‘¡Joder, la boca! Se le ha metido algo’. Y, después, cuando sale el bicho; es de las escenas más perturbadoras de la historia. Estás en tu butaca y de pronto. ‘¿Pero qué cojones ha pasado?’. Además, hay un componente sexual ultraviolento. ¡Es que le ha violado! Le ha metido un feto en el interior. Son un montón de pensamientos enfermos que provoca en el espectador. Y, para colmo, vas desprevenido, porque se suponía que era una de ciencia ficción, no de terror .

“Recibes una tralla de terror brutal” La cosa (1982)

No se puede hablar de terror sin mencionar al gran John Carpenter. Es un director terrorífico, que me apasiona, pero al que siempre han despreciado los ‘entendidos’. Ha hecho algunas de las películas con las que más feliz he sido, pese a que no tiene ninguna de esas que se consideran ‘buenas’. Todas tienen algún problema, algo de locura, pero no me pierdo una. Esta es una de mis favoritas, y eso que el argumento es parecido al de Alien, aunque esta tiene lugar en una estación en la Antártida. Al igual que la de Ridley Scott, es una ‘revisitación’ de la que hizo Howard Hawks en 1951, pero el éxito de aquella perjudicó a la cinta de Carpenter en taquilla y en relevancia. Pero la tralla de terror que recibes es brutal .

“La ves y no te vas tranquilo a la cama” La parada de los monstruos (1932)

Es ultramoderna. Explica por qué los freaks quieren vengarse y empatizas con el malo, algo a lo que pocos se atreven, incluso hoy. El público no quiere enfrentarse en el cine a las raíces de sus miedos. Quiere salir y decir. ‘Qué miedo he pasado’ y olvidarse. Pero con esta no te vas tranquilo a casa. Es de una época en que no había censura y el cine tenía una libertad increíble .

“Para los que estamos muy pasados” Posesión infernal (1981)

Otra vuelta de tuerca al género, pero desde un punto de vista histriónico y loco. Con sus increíbles travellings subjetivos y su sentido macabro del humor, inaugura un tipo de cine que ya se sabe enfermo, porque coloca al espectador en el punto de vista del mal, que es algo inédito. ¿Cómo que yo tengo la visión del monstruo? No sé Esta es una película para los que estamos ya muy pasados [se ríe]. Está llena de escenas maravillosas, como cuando una de las chicas le clava a otra un lápiz en el tobillo Es que era muy divertida, pero, a la vez, daba mucho miedo .

“Te hace sentir el poderío del mal” Taxi driver (1976)

Incluyo a Martin Scorsese en esta lista porque te pone en la piel del psicópata, formas parte de su locura y de su historia, incluso te ríes con él y sientes el poderío del estar al otro lado, lo cual es algo muy perturbador. Sientes que no hay tanta diferencia entre un criminal y una personal normal y que la locura no está en el estallido final sino en el proceso previo. Pasas aterrorizado toda la película pensando. ‘Aquí va a pasar algo’. Y cuando ocurre es una liberación. Dices. ‘Por fin. Que nos maten a todos, que es lo que nos merecemos’ [se ríe] .

“Leí el guion y pensé. qué incómodo todo” Musarañas (2014)

Es la primera película que produzco y no dirijo. Después de todo lo que he contado aquí, no será difícil entender por qué me estreno con una de terror [se ríe]. Cuando leí el guion pensé. ‘Qué bueno. Qué incómodo todo’, y cuando has visto tanto cine de terror, eso es definitivo. Pero no quiero destripárterla ni decirte. ‘¡Tienes que verla, es brutal!’. Cuando te dicen eso, te han jodido. Ya tienes el. ‘No es para tanto’ escrito en la frente. Solo te diré que se estrena el 25 de diciembre