Estos dos jóvenes han creado la segunda red social más seguida del mundo. Instagram. 300 millones de personas cuelgan en ella 65 millones de imágenes cada día. autorretratos, fotos de su hijos, de su desayuno, de su perro, de sus tatuajes Adorada y odiada, su plataforma ha cambiado nuestra manera de comunicarnos. Hablamos con Kevin Systrom y Mike Krieger, los fundadores de la ‘revolución selfie’.

Los dos hombres que están detrás de Instagram, y sentados delante de mí, no tienen acciones del trasero de Kim Kardashian ni de ninguna otra parte del cuerpo de la mayor y más famosa usuaria de Instagram. ¡Para nada! , protestan cuando se lo pregunto. Pero, al menos, ¿tendrán alguna foto con su mejor cliente? Me temo que te has equivocado con nosotros , responde Kevin Systrom. Aunque finalmente reconoce. Vale, vale, es verdad que Kim y yo nos hicimos un selfie juntos una vez . Me cito con Systrom y Mike Krieger en la sede de la compañía en Palo Alto, en el corazón de Silicon Valley. Facebook compró Instagram por mil millones de dólares en 2012, así que las oficinas se encuentran en el gigantesco campus de la red social de Mark Zuckerberg. Es una especie de Disneylandia para adultos; hay una pastelería, un taller de reparación de bicicletas, un restaurante mexicano, una hamburguesería

Las dependencias de Instagram tienen pufs por todos lados y cosas más sorprendentes, como un estudio fotográfico en el que los muebles penden del techo al revés. En las paredes, cientos de imágenes colgadas en Instagram, las preferidas por los trabajadores de la red. La empresa cuenta hoy con más de 300 millones de usuarios activos al mes, que cuelgan la friolera de 70 millones de fotos al día. Su historia empezó en un café de San Francisco. Allí, en verano de 2010, Systrom y Krieger licenciados por Stanford empezaron a trabajar en la nueva aplicación. Systrom había estudiado Gestión de Empresas e Ingeniería. Krieger se había especializado en Sistemas Simbólicos, una carrera que existe como tal en Stanford (abreviada Sym Sys) y que mezcla filosofía, informática, psicología e inteligencia artificial.

A LAS 24 HORAS DE SU LANZAMIENTO YA ERA UN ÉXITO. El momento no podía ser más oportuno. Las redes sociales estaban en ebullición. Flickr y Facebook funcionaban desde 2004; Twitter, desde 2006; y Tumblr, desde 2007. Systrom y Krieger soñaban con construir una red en la que los usuarios pudieran compartir no palabras, sino el valor más cotizado en la actualidad. las imágenes. Instagram se convirtió en la primera aplicación en la que uno podía tomar fotografías y colgarlas al instante. A las 24 horas de su lanzamiento, ya se habían inscrito 25.000 personas. Somos una compañía de comunicación, no de fotografía. Lo que hacemos es conectar a la gente a través de la información visual , dice Systrom. Una foto en Instagram es un mensaje al mundo en tiempo real . Uno de los aspectos en el que insisten continuamente es en que su red social fomenta compartir, y eso es muy poderoso . Systrom, por ejemplo, asegura que toma fotos en la playa con su perro, Juno, porque quiere que los demás experimenten la alegría de ver un perro enorme y peludo vagando por la playa .

Su aplicación permite que la gente interactúe y refuerza la memoria. El momento cobra más valor , explica. Hay quien sostiene, sin embargo, que estos argumentos son pura palabrería para vender. Los críticos consideran que, lejos de mejorar el presente, las redes sociales lo matan; nos arrebatan el instante para enlatarlo en la pantalla. Systrom no lo ve así. Una de las razones por las que él y Krieger diseñaron esta aplicación fue porque estaban hartos de ir a conciertos y quedarse sin ver el escenario. Un muro de móviles bloqueaba su visión; cientos de usuarios se eternizaban con el brazo en alto tratando de tomar fotos y de cargarlas en sus teléfonos. El uso del móvil no tiene por qué ser negativo. Si es rápido, no te aleja ni te distrae del momento; al contrario , insisten.

EL ARMA PERFECTA PARA QUE SE PROMOCIONEN LOS FAMOSOS. En lo que todos están de acuerdo es que Instagram ha puesto en manos de los famosos una potente arma de promoción, controlable e inmediata. Hemos mejorado su comunicación con los admiradores , afirma Systrom. Pero los famosos que les gustan a Systrom y Krieger no son de los habituales (Systrom reconoce que sigue a Lena Dunham creadora de la teleserie Girls y a la cantante Taylor Swift, y Krieger considera que Beyoncé es auténtica, interesante y distinta ). A ellos, las cuentas que les entusiasman son las de gente que usa Instagram de forma loca y original . La diseñadora gráfica japonesa Keiya Mazaki, que fotografía sus desayunos; el diseñador británico Paul Smith, que dispara fotos durante sus paseos por Londres La cuenta más rara que sigue Krieger es la de un granjero inglés que toma imágenes de sus animales. El hombre se las arregla para retratar su alma .

Cuando les pregunto qué piensan de Rich Kids of Instagram, una página en la que los hijos de los millonarios cuelgan fotos donde aparecen en aviones privados o dando buena cuenta de botellas de champán, ellos responden que prefieren @tipsforJesus, donde un tipo anónimo cuelga fotos de camareros locos de júbilo cuando descubren que han recibido una propina de mil dólares por una hamburguesa de cinco. Es la versión en positivo de Rich Kids of Instagram . Esta red ha popularizado el uso de filtros que permiten teñir nuestras vidas, darles un bonito aire vintage, idealizar nuestra existencia Systrom no cree que el resultado sea edulcorar la realidad. Con una foto resulta más difícil mentir. No diré que museo, pero cada fotografía constituye una representación veraz de lo que ocurre en el mundo .

LA PRIVACIDAD, ¿UN LUJO AL BORDE DE LA EXTINCIÓN? También rechazan la acusación de que Instagram sea la red social que más fomenta el FOMO, la moderna enfermedad del miedo a perderse algo (fear of missing out, en inglés). Yo no temo perderme nada. Lo que siento es alegría al descubrir tantas cosas nuevas , dice Systrom. ¿Instagram nos ha convertido a todos en narcisistas? ¡No! , replica Systrom. Los selfies son un formato interesante. Tienen más que ver con la comunicación que con el narcisismo. Son una forma de expresión personal, y eso es muy importante cuando eres joven y deseas tener tu propia voz .Systrom no se cree que las redes sociales hayan eliminado la privacidad.

La privacidad y el afán de compartir son cosas diferentes. Uno siempre controla lo que comparte , afirma. A no ser que alguien cuelgue unas imágenes mías que yo no quiero ver en la Red , alego. Systrom se encoge de hombros. Toda tecnología tiene cosas buenas y malas. Pero tal como yo lo veo, la interconexión en tiempo real tiene muchas más ventajas que inconvenientes para la gente . Sin embargo, resulta irónico que los jefes de comunicación de Instagram me pidieran después de esta entrevista que no tomara fotos del campus Facebook-Instragram ni las colgara en la Red. A Instagram se la acusa de practicar la censura.

Algunos famosos como Scout Willis, Lena Dunham y Chelsea Handler han lanzado #Nipplegate, para protestar contra la prohibición del desnudo en Instagram. Según dicen, es una medida sexista, que bloquea las imágenes de las mujeres en topless. Estupendo, abramos el debate , dice Systrom. Pero es difícil trazar una línea en una zona gris. mi prioridad es crear un espacio seguro en un momento en el que abundan las páginas de sexo ‘de venganza’, con imágenes muy explícitas de exnovias, exnovios y demás. Por no hablar de cosas peores. Una cosa es un artista y otra, un tipo que cuelga imágenes inadecuadas para un niño de 13 años. Muchas plataformas terminan invadidas por contenidos asquerosos, hasta tal punto que los padres tienen miedo de que sus hijos accedan a ellas , añade.

NORMAS BÁSICAS Y EXCEPCIONES NO TAN CLARAS. Hacemos lo posible para que la gente se someta a nuestras políticas de contenido , indica Systrom. Entre las normas de Instagram están. comparte solo tus propias fotos. No te quites la ropa. No compartas contenidos ilegales. Tan solo comparte contenidos apropiados para todas las edades. Trata a los demás como quieres que ellos te traten a ti. No cuelgues spam publicitario. No glorifiques los comportamientos negativos. No seas grosero. Todo, correcto. Pero hay otro debate abierto. el uso que los grupos terroristas hacen de las redes sociales. Robert Hannigan, el nuevo director del organismo británico de seguridad GCHQ, ha acusado a las plataformas sociales de seguir la política del avestruz en lo que se refiere al uso que de ellas hacen grupos como ISIS. Tenemos una política muy clara en lo referente a los discursos de odio y el terrorismo expone Systrom.

Los grupos como ISIS no tienen permiso para entrar en Instagram , me escribirá después. ¿Y si ISIS, a pesar de todo, cuelga fotos? Sus preguntas son muy interesantes. Sugiero que hable con las personas que llevan nuestra política sobre esto , contesta.Systrom (30 años) y Krieger (28) están ‘forrados’, pero la ostentación no es lo suyo. Tras el acuerdo, Krieger se compró un perro, y Systrom se mudó a un piso con calefacción. ¡Una vida a todo tren, ya ve! , bromea Systrom. No tengo el menor interés en comprarme un Rolex. Eso no forma parte de la cultura de Silicon Valley . Ellos han contribuido a que los geeks ahora sean vistos como gente cool. ¿Qué piensan de ello? ¿Así que los geeks somos cool? , ríe Systrom. ¡Dígaselo a mi novia, por favor! A mí, en el colegio, me llamaban de todo menos cool .Ahora están trabajando en otras cosas. Acariciamos unas cuantas ideas, sí , admite Systrom. ¿Quiénes son sus competidores? ¿Vine? ¿Snapchat? Ninguno de ellos. Son dos tipos en un garaje que ya están trabajando en lo próximo .

TRES MILLONES DE IMÁGENES

-¿Cómo empezó todo? Con este perro. La foto fue tomada el 16 de julio de 2010 en un restaurante de tacos. Se desconoce el nombre del perro, pero los pies son de la pareja de Systrom. La colgaron con el nombre Codename , que era como iba a llamarse la red hasta ese día. Con esta fotografía se lanzó Instagram en la App Store el 6 de octubre de ese año.

-¿Qué sube más la gente? Lo que come. El concepto más repetido en Instagram es la comida. El 25 por ciento de los usuarios fotografían su comida diaria. Lo que más se muestra es la cena y, en cuanto a tipos de plato, los dulces y los vegetales. Es tal el auge de estas fotos que están subdivididas en hashtags. En la actualidad, uno en alza es Foodporn. Es solo comida, aunque con intención

-¿Cuál es el lugar más fotografíado? Tailandia. El país más fotografiado en Instagram es Tailandia, porque suma los dos hits. el Siam Paragon, uno de los centros comerciales más grandes de Asia; y el aeropuerto de Bangkok, que en sí misma es la segunda ciudad más retratada, por detrás de Nueva York. Sin embargo, este año el lugar más colgado ha sido el parque de Disneylandia en California.

-¿Cual es el nuevo filón? Las campañas solidarias. Solidaridad y redes sociales siempre han hecho ‘piña’. Este año, la más seguida y polémica fue la campaña Ice bucket challenge, en la que los famosos se echaban agua helada por encima para recaudar fondos para combatir la esclerosis. La mayoría de las celebridades eligieron Instagram para colgar los vídeos. El nuevo filón.

-¿Quién reina en Instagram? Las Kardashian. Es imposible pensar en Instagram sin pensar en las Kardashian. Kim y sus hermanas Kendall, Khloé, Kylie y Kourtney dieron un impulso definitivo a la Red. Están siempre entre los diez usuarios de Instagram más seguidos del planeta. Solo Kim supera los 20 millones de seguidores. Tienen categorías propias, como el belfie (un selfie del trasero).

Qué hacer (y qué no) para ser un as de instagram

EL cineasta Casey Neistat fue el primero en publicar una Guía para no ser un asco en Instagram. Estas son, básicamente, las reglas.

1. Instagram no va sobre las fotos, sino sobre ‘compartir’. Siempre será mejor postear una foto interesante que una bonita.

2. Encuentra un tema y explótalo. Mejor ser el tío que cuelga fotos de perritos que otra persona más que aburre con sus fotos de vacaciones .

3. Modérate con los ‘hashtags’. Las etiquetas sirven para unificar temas y, así, ganar seguidores y likes de desconocidos. Pero hay por ahí usuarios con una media desorbitada de nueve o diez hashtags por foto.

4. El bebé es muy mono, sí, pero nadie necesita nueve fotos suyas seguidas.

5. Adiós a los marcos. Lo que empezó siendo lo más característico de Instagram ha pasado a mejor vida.

6. Ojo con las tipografías. Incluir palabras (‘summer’, ‘good morning’) o frases dentro de una fotografía puede convertirse en algo tremendamente feo. Entre lo cool y lo cutre hay solo una Comic Sans de diferencia.

7. ‘Pseudocelebritie’. No, gracias. No te las des de famoso en tu forma de escribir. Es triste y probablemente tus amigos se partan.

8. No satures tu cuenta con fotos de pies, amaneceres o comida. A tus seguidores les importa entre poco y nada lo que desayunas cada mañana.

9. Intenta que el momento que captas sea verídico. Es decir, si subes una instantánea bajo el título Oh yeah, runner rules! y apareces sin una gota de sudor No cuela. Ojo con apuntarse a modas que no practicamos.

10. Pedir a la gente que te siga no está bien. ¡Nunca! está bien.

LOS ESPA? OLES MÁS SEGUIDOS

-Carol Peña.  Buen rollo “miniminal”

Carol Peña (@misshedwig) tiene 642.000 seguidores. Y creciendo. Esta iger (abreviatura de Instagrammer, usuario de la aplicación), directora de arte de profesión, cuelga imágenes de su día a día. Desde una taza de café y una libreta si estoy en la oficina, hasta un mar en calma si me he escapado . La clave. transmitir buen rollo.

-Nicanor García. Arquitectura profesional

-Nicanor García (@nicanorgarcia) tiene 595.000 seguidores. Su Instagram está relacionado con su profesión. arquitecto. Dedica dos horas al día a colgar fotos. Cuando una cuenta tiene más de cien mil seguidores, ya recibe ofertas para promocionar marcas. De cada cual depende aceptarlas o no, pero el precio de estos nuevos prescriptores

-Aurora Michavila. Fotógrafa

Aunque podría ser el paraíso de los fotógrafos profesionales, no muchos triunfan en Instagram. Desde luego, no españoles. Entre los 100 fotógrafos más influyentes en las redes sociales no hay ningún español. La razón. los más prestigiosos ni siquiera las usan. Aurora Michavila es la fotógrafa (definida como tal, aunque comenzó como aficionada) con más seguidores. 130.000. Fotografía callejera de una exploradora de la vida .

Nuestras instantáneas favoritas (por los creadores de instagram)

-Los cereales multiforma. Mister_Krisp es un artista que emplea los ceales del desayuno para hacer todo tipo de figuras. No tiene mas de 14.000 seguidores, pero a los fundadores de instagram les hace especial gracia

-Al rico desayuno. La diseñadora gráfica japonesa Kei Yamazaki (@keiyamazaki) dedica cada mañana entre 20 minutos y una hora a preparar sus multicolores desayunos, que acto seguido cuelga en Instagram.

-La figurita de cada día. El experto en origami Ross Symons cuelga cada día una figura hecha con papel, como este yoda de Star Wars. En Instagram lo siguen con tanto interés como a Beyoncé o casi.

 

-Un paseo con estilo. El diseñador británico Paul Smith hace fotos durante sus paseos por Londres a pie. Desde luego, no es la aproximación que haría un turista. Es más un ejercicio de creatividad, pero sin perder de vista la ciudad.