La imagen ganadora del world press photo genera una interesante polémica.

Los World Press Photo nunca están exentos de polémica, pero este año el debate ha inundado las redes sociales. La imagen ganadora, del danés Mads Nissen, muestra a una pareja de homosexuales rusos en la intimidad. La presidenta del jurado, Michele McNally, calificó la foto de increíblemente bonita, magníficamente ejecutada y con una composición impecable . El jurado está formado por 13 editores gráficos, fotógrafos y representantes de agencias sobre cuya cualificación nadie duda, pero el premio sorprendió hasta al propio ganador. El editor de Associated Press y jurado Mark Baker asegura que es un mensaje para los nuevos fotógrafos. No tienes que cubrir el drama del ébola o de Ucrania para hacer una buena foto. La premiada podría haberse tomado en la casa de tu vecino. No tienes que ir a una guerra para ganar el World Press Photo .

Curioso argumento porque cubrir la homosexualidad en la homófoba Rusia tiene tantos riesgos como ir a Ucrania. El autor de la foto cuenta que empezó el reportaje al ver apalear a un gay. Y hasta se ha comentado que el premio se ha dado porque la homosexualidad en Rusia ofende mucho más a Putin que mostrar cadáveres en Ucrania. Otro miembro del jurado, Pamela Chen, directora editorial de Instagram, explica que el mérito de la foto es que aborda un tema contemporáneo que invita al diálogo . Pero quizá los argumentos más interesantes han venido de fotógrafos que defienden su estética, una estética que, en los últimos años, busca alejarse de la épica porque la época actual, alegan, no es nada épica y del espectáculo , Photoshop incluido. La toma de Mads Nissen, dicen, es fotodocumentalismo clásico. una imagen directa, sin retoques, de un instante sutil, que recupera al ser humano alejado de todo espectáculo. Quizá merece una segunda mirada