La mayoría de los objetos que se venden en las ‘tiendas de chinos’ proceden de Yiwu, la ciudad que abastece a los bazares de España y de otros 218 países. Su mercado, el más grande del mundo, facturó 12.580 millones de euros el año pasado, una enormidad si se tiene en cuenta que sus productos se venden por unos pocos céntimos.

Globos el capitalismo de lo mínimo

Todo empezó con algo insignificante. plumas de pollo. Sirven como abono. Y los aldeanos de Yiwu las llevaban al mercado. Desde la dinastía Qing, los campesinos sabían que cualquier fruslería -los globos podrían ser el equivalente actual de aquellas plumas- genera un beneficio, por escaso que sea el margen; lección del capitalismo made in China.

Muñecas 200.000 clientes cada día

El Partido Comunista permitió la existencia de un mercadillo, que en 1982 se convirtió en un gran complejo que se ha ido ampliando con la apertura del gigante asiático. Hoy, 210.000 compradores lo visitan cada día; son minoristas de todo el mundo que se abastecen de gangas realizadas por mano de obra baratísima.

Textil la devaluación del yuan

Los precios imbatibles del mercado mayorista de Yiwu se sustentan en un tipo de cambio que se ha mantenido artificialmente bajo durante años. Aun así, las exportaciones chinas se redujeron un ocho por ciento este verano. El Gobierno reaccionó devaluando todavía más el yuan, lo que hizo temblar las Bolsas mundiales.

Juguetes 75.000 tiendas diminutas

En el mercado de Yiwu hay 75.000 tiendas. Son muy pequeñas, pero cuestan una fortuna. en torno a medio millón de euros. Y se aprovecha cada palmo. Cada cubículo es propiedad de una fábrica, que luce allí sus productos. Se exponen casi dos millones de artículos diferentes, aunque muchos son parecidos.

Flores Los extranjeros llevan un guía

El mercado es un laberinto con una extensión de 400 campos de fútbol. Si un visitante parase cinco minutos en cada tienda, tardaría unos nueve meses en recorrerlo. Muchos clientes extranjeros contratan un guía para no perderse (por unos 60 euros), que también suele hacer de intérprete.

Deporte el sexto sentido

Los tenderos hacen su vida en las tiendas, agobiados por la mercancía (la mayoría, de plástico) y los fluorescentes. Parecen desganados y no muestran demasiado interés en vender. Pero tienen un sexto sentido cuando ven que alguien va a comprar y no solo a preguntar precios y comparar. Entonces cobran vida.

Sombreros línea directa a Madrid

Yiwu no es puerto de mar, pero hay 18 navieras. Cada año salen 800.000 contenedores. Otra alternativa es el tren. La línea entre Madrid y Yiwu es la más larga del mundo, con 13.000 kilómetros. El trayecto dura 21 días. El tren viene lleno y sale medio vacío desde España, que exporta vino, aceite y zumos.