Una empresa permite a sus empleados llevar máscaras una vez al mes para no verse obligados a sonreír a los clientes

Imagine que entra en su banco o tienda habitual y se encuentra a los empleados con una máscara sobre su rostro. Inquietante, ¿eh? Pues bien, la empresa de servicios china Woffice, en Handan, se lo permite hacer a sus empleados una vez al mes. ¿Por qué? Por salud mental.

En China hay una ley no escrita que obliga a sonreír siempre a los clientes y verse obligado a hacerlo durante horas resulta agotador. El día sin cara les brinda la oportunidad de liberarse de ese estrés. Los empleados han recibido tan bien la idea que lo hacen en toda la oficina, aunque no sea con clientes. Y a estos, a los que al principio amedrentaba, ahora les hace gracia. El modelo más usado para la máscara es un personaje de la película japonesa El viaje de Chihiro, pero todo vale mientras no tenga expresión.

Dos empleadas atienden a un cliente en su día sin cara. Los empleados ejercen incluso entre ellos su derecho a no sonreír por obligación ese día.