Alemania puede llegar a tener seis millones de musulmanes el próximo año.

Cuando la marea de inmigrantes se estabilice y los refugiados que consigan asilo estén ya instalados, Alemania podría tener la minoría musulmana más grande del continente. Este es el dato que esgrimen los detractores del proceso de acogida de refugiados, que encabezan los socialcristianos bávaros de la CSU. Según ellos, la población musulmana de Alemania se incrementará en más de 700.000 personas en 2015 y 2016, y serán ya casi seis millones. Además, los costes relacionados con los refugiados ascenderán este año a 10.000 millones de euros. Visto así, ¿por qué Merkel se ha vuelto de repente tan solidaria? The Washington Post atribuía hace poco su decisión de abrir las fronteras a razones demográficas y de sostenimiento de su estado de bienestar. Según las estadísticas oficiales, Alemania tendrá en 2060 diez millones menos de habitantes que ahora. La entrada de jóvenes inmigrantes (cuya tasa de natalidad es mucho más alta) resolvería el problema. A lo que hay que añadir el nada desdeñable hecho de que la inmigración que llega desde Siria es, en su mayoría, cualificada, profesionales de clase media, en cuya formación hay que invertir mucho menos que en los migrantes de África.