Lo llaman telerrealidad. Llegó a España en el año 2000, de la mano de ‘Gran hermano’, y de repente la televisión se llenó de programas protagonizados por ‘gente normal’. Pero ¿cómo se consigue participar en un ‘reality’, ‘dating’, ‘coaching’ y demás formatos televisivos’? Los responsables de selección nos revelan todos sus secretos.

Marta Vargas-Machuca

‘Adán y Eva’, ‘Un príncipe para ‘ “Lo del desnudo en España no está superado. Sobre todo entre las chicas”

Lo suyo son los dating shows, esos reality en los que los concursantes buscan pareja. Machuca ha formado parte de casi todos los que ha emitido Cuatro, la cadena que ha convertido los dating en marca de la casa. Hoy es coordinadora de casting de Adán y Eva, donde los concursantes andan desnudos por una isla paradisiaca, y de Un príncipe para tres princesas, que junta a un grupo de pretendientes con tres mujeres Y a ver qué pasa.

XLSemanal. En un dating, ¿qué se busca en los candidatos?

Marta Vargas-Machuca. Gente que busque pareja o el amor. Y que no le importe salir en televisión, claro.

XL. Y en Adán y Eva en pelotas, ojo

M.V.-M. Sí, por supuesto, para rizar el rizo [se ríe]. Es lo más difícil. Lo del desnudo en España no está superado. Sobre todo entre las chicas.

XL. Salir desnudo en la tele no es algo a lo que muchos estén dispuestos. ¿O sí?

M.V.-M. No creas, siempre tenemos gente de sobra, pero sí hay mucho pudor.

XL. ¿Cuánta gente se presenta?

M.V.-M. Nadie se presenta, los buscamos nosotros. Somos ocho personas haciendo unas cien llamadas al día. particulares, academias de yoga, gimnasios Los que dicen sí, quiero pasan varios filtros hasta la selección final. Las redes sociales, por ejemplo, son muy útiles, ves fotos, el perfil antes de llamarlos.

XL. ¿Buscan candidatos por la calle?

M.V.-M. ¡Oh, sí!, esto es clave. Nos vamos de fin de semana a lugares como Marbella. centros comerciales, gimnasios, garitos Abordamos a la gente que nos llama la atención y se lo proponemos. ¿Estás soltero? . ¿A qué te dedicas? . ¿Te apetece salir en televisión? . Luego los llamas y hablas largo y tendido. Y ya, cuando tenemos suficientes, citamos a todos y hay un casting con pruebas de cámara, entrevistas y demás.

XL. ¿Desnudan a los candidatos de Adán y Eva en algún momento?

M.V.-M. Al final. Cuando ya son parte de la selección, preguntamos si les importa desnudarse.

XL. ¿Juzgan el físico del candidato?

M.V.-M. No, no, el físico no importa. De hecho, muchos dicen que no quieren desnudarse ahí, pero que en la playa lo harán sin problemas. Muchos no lo hacen hasta llegar al barco que los lleva a la playa.

XL. Y el pudor inicial se convierte en desinhibición absoluta

M.V.-M. Así es. Este año, un chico en el casting nos dijo. Ni mi madre ni mis hermanas me han visto desnudo. Siempre he odiado que me vean desnudo. Así que ahora me va a ver toda España [se ríe]. Se iba a liberar, vamos.

XL. ¿Trabajan con psicólogos?

M.V.-M. Sí, se piden informes psicológicos y antecedentes en todos los reality que hacemos Un príncipe para , Adán y Eva, ¿Quién quiere casarse con ? y se les hacen test. En la isla no hay psicólogos. Hay médicos, eso sí. Pero cuando hablas con la gente, ya ves si podrían dar problemas y los descartas. Tenemos mucho callo ya.

XL. ¿Se les cuelan concursantes que no buscan el amor?

M.V.-M. Difícil. Para empezar, son solteros. Hay quien se esfuerza por resultar televisivo o interpreta a un personaje; igual sueña con ser presentador o lo que sea y ves que se altera más de la cuenta.

XL. ¿Ha desarrollado ciertas habilidades sociológicas y psicológicas?

M.V.-M. Bueno, no voy a invadir terreno ajeno, pero sí desarrollas mucha intuición y una empatía brutal. escuchas, te pones en el lugar de esa persona

XL. ¿Eligen a muchos en función de los que ya están seleccionados?

M.V.-M. Sí, igual tienes ya a una chica fantástica y otro día aparece un chico. Es perfecto para ella . ¡Y brota la chispa, tío, es muy fuerte! Esto es comedia romántica, siempre funciona. dos personas se conocen y cada historia es completamente distinta.

XL. Piensan, por ejemplo. ¿estos harán buena pareja? o ¿estos son incompatibles, se llevarán a matar?

M.V.-M. Claro, ves quiénes tienen posibilidades de cruzarse. Gente atractiva y con chispa, por ejemplo, suele atraerse. O una cheerleader con un cachas Algo va a pasar.

XL. ¿También se busca que choquen?

M.V.-M. No buscas que se peguen, buscas el amor. Que discutan, pero que se entiendan. La compatibilidad también surge por oposición. Tipo Ocho apellidos vascos. Un tímido y alguien echado para adelante, por ejemplo. Más que chocar, buscamos formas contrapuestas de ver la vida o de carácter.

XL. Y esto de buscar el amor ante un equipo de televisión ¿Se abstraen los concursantes con facilidad?

M.V.-M. Totalmente. Es mágico. No importa que estén desnudos. Hay un entorno de artificio, pero la gente acaba conociéndose de verdad.

XL. Para muchos, quienes salen en reality shows son frikis. ¿Qué le parece esta visión?

M.V.-M. La gente que piense lo que quiera. Como salen en la tele son personas a las que criticar. Es muy español esto. Para unos son frikis, pero a otros les gustaría hacer lo mismo. Hay mucho cerrado de mente por ahí, gente que si no eres como ellos necesitan etiquetarte. Lo de friki no es más que esotrong>Pepa Álvaro

‘Gran Hermano’. “Ya se han presentado concejales y algún que otro alcalde. Pero ninguno nos convenció”

Es toda una leyenda de la televisión. La directora de casting de Gran Hermano (GH) ya estaba allí el 23 de abril de 2000, el día en que España descubrió la telerrealidad. El estreno del reality más popular de la historia, un programa cuya audiencia no decae pese a haber cumplido este año su decimosexta temporada, cambió la historia del medio. La gente de la calle, personas sin talento específico conocido, tomaba al asalto las cadenas para protagonizar todo tipo de programas. Pepa Álvaro, 16 años después, sigue al frente del proceso de selección de GH. Sobra decir que tiene mucho que contar.

XLSemanal. Lleva 16 años seleccionando concursantes para GH. ¿Le preocupa caer en la rutina?

Pepa Álvaro. ¿Rutina? [Se ríe]. Al contrario. No hay dos ediciones iguales.

XL. Habrá visto de todo, supongo

P.Á. ¡No lo sabes bien! El año pasado el casting fue en compañía , es decir, por parejas, y hubo gente que vino con serpientes, ratas, gallinas, ovejas; ¡hasta un burro! Unos se ponen a cantar, a bailar, otros se desnudan; creen que han de llamar la atención. También hemos recibido amenazas. ¡Como no me cojas, te ! , o gente que te pone después una perlita en Twitter. Hay muchos que se niegan a abandonar el hotel del casting.

XL. Porque los hacen en hoteles

P.Á. Eso es, necesitamos salas grandes. ¡Que igual se juntan 600 personas!

XL. ¿Cuál es el punto de partida?

P.Á. Primero, llama muchísima gente para participar, el año pasado 70.000 personas. Fue el récord.

XL. No me dirá que ven en persona a 70.000 candidatos

P.Á. ¡Nooo! Eso solo ocurrió el primer año. Hoy es imposible. Nos ayuda la informática y las redes sociales, pero, ¡ojo!, es todo muy personal, no usamos algoritmos ni discriminamos a nadie.

XL. ¿Cuánta gente se presentó a la primera edición?

P.Á. Unos 3000, que fue una barbaridad. Ahora es normal, pero hace 16 años

XL. Volvamos a los 70.000 candidatos

P.Á. Cada solicitud, a través de la web, incluye un cuestionario, el envío de fotos y un vídeo. Con eso hacemos una criba hasta tener unos 5000 a los que llamamos para los castings. Ahí también viene gente que captamos por búsqueda directa. Esto es, durante cuatro fines de semana vamos a Marbella, Benidorm, Barcelona, Ibiza y abordamos a jóvenes. Entonces, a los que más nos gustan de todos los que tenemos les pedimos un vídeo personal. vida cotidiana, familia, amigos, trabajo Nos vemos esos vídeos y nos quedamos con unos 100. Y ya sí, nos reunimos y los redactores del programa los conocen en su entorno.

XL. ¿Nunca ha entrado nadie por pesado o por ser amigo de ?

P.Á. ¡Nunca, de enchufes, nada! De hecho, es contraproducente decir que eres ‘hijo de ‘, ‘amigo de ‘ y cosas así. 

XL. ¿Algún otro consejo?

P.Á. Sí, lo último que debes decir es. Hago lo que me digáis. de malote, de chulo, de ligón . Muchos te dicen. Si queréis, hago de gay . Se equivocan de programa. Hay quien llega disfrazado, interpretando un papel. ¡Mal!

XL. ¿Aceptarían a un político?

P.Á. De hecho, ya se han presentado concejales de pueblos y ciudades pequeñas y algún que otro alcalde. Ninguno nos convenció. Pero, mira, estaría bien que los políticos pasaran una temporada en GH. En vez de debates, ¡un GH electoral! O acaban todos expulsados por conflictivos o se ponen de acuerdo [se ríe].

XL. ¿Ver a un candidato que solo busca la fama discrimina?

P.Á. Totalmente. Si detectamos que su objetivo no es participar, divertirse y vivir la experiencia, ¡fuera!

XL. ¿Hasta qué punto prevén si alguien conectará con otro, si va a enrollarse ?

P.Á. El equipo siempre hace quinielas [se ríe]. Y nos equivocamos mucho. Pero ¿cómo se han hecho tan amigos estos dos? ¡Si son el día y la noche! . Y hablo de grandes amistades o matrimonios, ¡que ya hay hijos de GH! Pedro e Inma tienen una niña; Carlos y Faina tienen hijos; Nacho y Desi ¡Somos como la Celestina! [se ríe].

XL. Cuando sus hijos pregunten. Papá, mamá, ¿cómo os conocisteis? , les pondrán el vídeo del edredoning

P.Á. [Se ríe]. Sí, sí, ¡aquí está la prueba! [Más risas]. Somos una familia. GH le ha cambiado la vida a mucha gente.

XL. ¿Siente una gran responsabilidad?

P.Á. Así es. La semana decisiva de la selección no puedes dormir. Deberías ver al equipo con las fotos de los concursantes sobre la mesa; parecemos Del Bosque preparando la lista del Mundial. Pones una foto, quitas otra, la vuelves a poner Es una decisión que afectará a mucha gente. a los que entran, a los que no, a la audiencia, al programa, del cual depende el trabajo de mucha gente Es un equilibrio delicado.

XL. ¿Hasta qué punto es una lotería acertar para que surjan historias?

P.Á. La química entre ellos es siempre la gran incógnita, donde reside la magia de GH. Hay individuos con madera que luego no tienen química con nadie. Y otros que parecen no haber roto un plato ¡que se destapan de una manera! Me acuerdo de Indhira, en GH 11, antes de entrar. Tú eres muy tímida. Nunca tendrías relaciones en la casa, ¿verdad? . Y ella. Uy, no veas, quita, quita, ¡sabiendo que mi abuela me va a ver! . ¡Pues tuvo relaciones hasta dentro de un ataúd!

XL. ¿Qué buscan en un concursante?

P.Á. Es una cuestión de intuición, pero no queremos concursantes violentos, incontrolables. Un acto violento en la casa es un error de casting. Por eso, pasar tiempo antes con ellos es importante. También para que vayan comprendiendo dónde se meten. Piensa que pasan de ser personas a las que solo conocen en su barrio a salir en televisión con máxima audiencia, a vivir en una casa con desconocidos, rodeados de cámaras, sin conexión con el exterior, sin ciertas comodidades

XL. Cuentan con ayuda de psicólogos, ¿cuándo y por qué intervienen?

P.Á. Primero, en la selección. Se hacen test médico-técnicos para evitar disgustos. Nos ayudan a ver si alguien tiene un carácter violento, si presenta rasgos esquizoides Y es el mismo equipo de psicólogos desde el principio. Si nos dicen que hay un mínimo riesgo, esa persona no entra.

XL. ¿Ayudan a elegir los perfiles?

P.Á. Tenemos muy en cuenta su opinión, pero el criterio profesional, de concursante puro, es nuestro.

XL. Y dentro de la casa, ¿cuál es el trabajo de los psicólogos?

P.Á. Cada concursante tiene su psicólogo y un redactor asignados. Hablan con él, en el confesionario. Si es algún problema, no se emite, pero si es una charla normal se puede emitir. El confesionario es lo único que no se emite en directo, salvo en las galas, debates o última hora, pero es un sitio salvaguardado del directo 24 horas. Hemos tenido diabéticos, por ejemplo, que iban a ponerse la insulina. Cualquier problema que pueda tener un concursante lo anteponemos a todo lo demás. Todo lo que nos han contado en privado ha permanecido así.

XL. ¿Y aquello de que por la audiencia todo vale ?

P.Á. Es todo lo contrario. Y creo que el éxito viene de ahí. El espectador lo valora. Cuidamos mucho cosas que la gente da por hecho que no cuidamos.

XL. Para mucha gente, un concursante de GH es un friki

P.Á. Ya Mira, España es un país de estereotipos y todo el que sale en televisión es vago y caradura. ¡Que se busquen un trabajo decente! . Ese tipo de cosas. Pero por GH han pasado universitarios, gente con cinco idiomas, otro que ha viajado por todo el mundo y ha luchado desde que nació, uno que se quedó huérfano, personas con vidas superduras. Es un prejuicio pensar que por estar aquí buscas lo fácil. Y entrar en GH no es fácil.

ÓSCAR MANZANO

Óscar Manzano en el gimnasio de Jero García, el exboxeador que conduce la nueva temporada de Hermano mayor.

 ‘Hermano mayor’. “Nos llegan muchos chicos a los que nadie les decía nunca ‘no'”

Coaching. Esta es la palabra clave para Óscar Manzano. Nada de reality. El productor ejecutivo de Hermano mayor insiste en la diferencia. Aquí, los participantes no son concursantes. No llegan por un casting como en Gran hermano o Adán y Eva. Son jóvenes con problemas de conducta que necesitan ayuda , subraya. Hermano mayor, en su octava temporada ya, es en su género el programa más veterano de la parrilla española. Manzano nos cuenta el proceso que lleva a un joven y a su familia a exponer sus problemas en televisión.

XLSemanal. En Hermano mayor no hay casting. ¿Cómo entran los chicos?

Óscar Manzano. Bueno, ante todo, no son concursantes, es gente que necesita ayuda. Normalmente nos contactan los padres, pero también los propios chicos. Vecinos, amigos El teléfono está en nuestra web, en Cuatro.

XL. ¿Los llaman jóvenes para decirles. Tengo un problema, ¡ayúdenme! ?

Ó.M. Más bien, quieren que cambiemos a sus padres. Los culpan de todo, que no los entienden Por supuesto, los padres han de ver sus errores, pero el chico debe reconocer su parte.

XL. ¿Ellos lo aceptan antes de grabar?

Ó.M. En mayor o menor grado, sí. A nadie le gusta, y menos a esa edad, escuchar la verdad de forma tan cruda. Creen que llegarás con una varita mágica a solucionarlo todo, pero el cambio requiere esfuerzo, asumir responsabilidades. El programa muestra el proceso de enfrentarlos a sí mismos.

XL. ¿Han de convencer al joven o si él no quiere no hay nada que hacer?

Ó.M. Sea de quien sea la petición hablamos con él. Si el chico no quiere, se descarta. No convencemos a nadie.

XL. ¿Cómo filtran a los candidatos?

Ó.M. Atendemos todas las peticiones, pero si hay patologías de por medio, drogas eso corresponde a especialistas.

XL. Pruebas de cámara no hacen

Ó.M. ¡Por supuesto que no! También me preguntan si son actores. ¡No lo son! Es más, descartamos a gente que solo busca salir en televisión.

XL. ¿Cómo confirman que el chico necesita su ayuda? 

Ó.M. Visitamos a todos, conocemos su entorno, comprobamos que todo es tal y como nos lo cuentan.

XL. Hay una psicóloga, Bárbara Tovar. ¿Qué papel desempeña en todo esto?

Ó.M. Bárbara es una pieza clave. Participa en la selección, en el diseño de la terapia y en cada capítulo.

XL. ¿Cuánto tiempo pasa desde la llamada hasta el inicio de la grabación?

Ó.M. El menor posible. A esta gente no puedes decirle que esperen seis meses porque tienes un plan de producción. En el equipo se trabaja en paralelo. unos analizan peticiones, otros preparan la terapia Trabajamos casi todo el año.

XL. ¿Cuántas peticiones reciben?

Ó.M. Entre 30 y 40 por semana. Cuando emitimos hay más, pero es constante.

XL. Ser mayor de 18 años es la primera condición. ¿Hay límite hacia arriba?

Ó.M. No, pero el arco es de 18 a 22. Al final, son problemas de comportamiento en el ámbito familiar, y eso limita los casos a chicos que viven con sus padres.

XL. Hombre, hoy en día, hay muchos que siguen ahí hasta los 40

Ó.M. Puede ser, pero esos necesitan otro tipo de terapia.

XL. Hermano mayor es un programa de televisión. Necesita suspense, no repetirse ¿Qué criterios manejan en este sentido?

Ó.M. Queremos reflejar la sociedad. Hemos tratado problemas de obesidad, bandas latinas, acoso escolar, relaciones de control en parejas, machismo; problemas sociales graves y actuales de los jóvenes. A los chicos que lo ven puedes abrirles los ojos sobre situaciones que están viviendo.

XL. ¿Sienten que hacen ‘labor social’?

Ó.M. A ver, somos conscientes de la responsabilidad, es gratificante y sabemos que esto tiene una función didáctica para gente con problemas parecidos, pero hacemos televisión.

XL. ¿Hay patrones recurrentes?

Ó.M. Con la crisis llegan muchos chavales que lo tenían todo y a los que nadie les decía no . De pronto, los padres van al paro, los chicos ya no pueden ir a la construcción a ganar dinero, no consiguen lo que quieren cuando lo desean y eso crea un problema. Es un patrón de estos años.

XL. En muchos casos hay problemas de comunicación. ¿Es la raíz de casi todo?

Ó.M. Sí. Muchos casos se desatan porque no se habla. Profundizas y ves que el chico perdió a su padre y no ha sabido gestionarlo, que en el colegio lo acosaban Todo eso debe aflorar. Si no buscas la raíz de un problema, nunca lo solucionas. Y cuando llega ese momento de redención y se abren los unos a los otros, es muy emocionante. Ya hemos llorado todos alguna vez.