El hermano de Nicolas Sarkozy y La estrella de la televisión Mary-Kate Olsen protagonizan un matrimonio sorprendente.

La distancia que los separa es de 17 años y 34 centímetros. No pegan nada. Cuando Mary-Kate Olsen, célebre actriz infantil junto con su hermana gemela, y Olivier Sarkozy, hermano de padre del expresidente francés, se presentaron juntos como pareja, nadie daba un duro por su relación. Protagonizaron murmullos y cotilleos en los cócteles de la alta sociedad neoyorquina. Decían que la díscola Mary-Kate se había encaprichado de un amante francés. La anterior mujer de Olivier saltó a la prensa para proclamar. Esta relación es grotesca .

Pues se han casado. Su boda ha sido, además, una provocación. Se ha celebrado en Nueva York, baluarte antitabaco, paraíso de los no fumadores, pero los novios repartieron cajetillas de cigarrillos a tutiplén. Fue una boda pasada por humo para solo 50 invitados. Entre ellos estaba Ashley Olsen, hermana de Mary-Kate y protagonista infantil con ella de la comedia televisiva Padres forzosos.La televisión hizo a las Olsen ricas, famosas y desgraciadas. En una entrevista con la revista Marie Claire, Mary-Kate dijo. No le deseo a nadie mi infancia. Éramos como dos monos de feria . Las Olsen se dedican ahora a sus marcas de moda. Y les va muy bien. Mary-Kate tiene una fortuna de 150 millones de dólares. Su reciente marido solo posee 60 millones, fruto de su trabajo como financiero. Ahora es directivo de The Carlyle Group, una firma de inversiones norteamericana. Estuvo casado con la escritora de libros infantiles Charlotte Bernard, con la que tiene dos hijos. Julien, de 14 años, y Margot, de 12. Se divorciaron en 2010. Olivier estuvo saliendo con Stella Schnabel, de 27 años, hija del artista Julian Schnabel. Luego llegó Mary-Kate. Se desataron los rumores, y ellos los acallaron con el humo de sus pitillos nupciales. F. U.

Olivier Sarkozy es 17 años mayor que Mary-Kate Olsen y 34 centímetros más alto. Él trabaja en finanzas, ella fue una estrella infantil de la tele y ahora se dedica a la moda.

Un sándwich en los Hamptons, su nueva casa de 15 millones de euros y con la hija pequeña de Olivier. Se los ve felices.