El festival de Harbin acoge estos días las mayores esculturas heladas del planeta

El arte también es posible en medio del duro invierno siberiano. Eso es al menos lo que sienten los habitantes de la ciudad china de Harbin, una de las capitales culturales mundiales del hielo. Con temperaturas mínimas de hasta 38 °C, la capital de la provincia de Heilongjiang es el hogar de la Harbin International Ice and Snow Sculpture Festival, un evento internacional de esculturas heladas que se celebra cada enero desde hace 33 años.

Aquí se levantó la mayor escultura del mundo, con 13.000 metros cúbicos de nieve

Durante un mes, la ciudad se transforma en un inmenso palacio que reúne a miles de visitantes para admirar las mayores esculturas de hielo del mundo. En 2007, de hecho, se creó aquí la mayor registrada en el Guinness, con 13.000 metros cúbicos de nieve y 250 metros de longitud. La obra reproducía las cataratas del Niagara y el cruce del estrecho de Bering por las naciones originarias de Canadá.

Los inmensos bloques de hielo para crear míticos monstruos y célebres edificios como palacios son extraídos mediante gigantescas sierras oscilantes del río Songhua y tallados por un ejército de artistas. Para tallar estas grandilocuentes piezas, se emplean técnicas de lo más variado, como la talla con láser, agua desionizada para crear hielo translúcido, además de formones, picahielos y todo tipo de sierras.