María Pagés. Sevillana del 63, vive en Madrid; cerca del parque del Retiro. Al frente de su compañía de danza, está de gira con ‘Yo, Carmen’

Llega con el tiempo justo y la sonrisa puesta; jersey y pantalón negros. ¿Ropa de color? ¡Lo poco que tengo no me lo pongo nunca! María Jesús Pagés Madrigal nació en Sevilla Triana, para ser exactos en 1963. Discípula aventajada de Antonio Gades, desde 1990 está al frente de su propia compañía, que empieza el ensayo sin ella mientras hacemos esta entrevista. Pero ella responde al cuestionario con menos prisa de la anunciada. Me gustaría reflejar que todo esto es fruto de mucho trabajo. artístico, pero también de despacho y organización. “¿Cómo hacemos?”, dice. Y se lanza a buscar su ordenador y un zapato de baile. “Esto lo expresa todo”. Su último espectáculo, Yo, Carmen, acaba de pasar por los Teatros del Canal en Madrid y desembarca este mes en el Teatro Arriaga de Bilbao, los días 20 y 21 de mayo.

Carmen ha dicho usted es fruto de una mirada masculina . ¿Con su versión se acabó lo que se daba?

En ella hay textos de Marguerite Yourcenar, María Zambrano, suyos Todos, escritos por mujeres. ¿Se propone dar voz a la mujer?

La Compañía María Pagés cumple ya 26 años. ¿Impresiona?

¿El secreto para sacar adelante la compañía?

China, Austria, Turquía, Estados Unidos y Chile son solo los últimos lugares donde ha actuado. ¿Le queda por ver aún mundo?

Tuvo usted una intensa amistad con José Saramago. ¿Lo echa de menos?

Es poco cocinillas, pero tiene un plato estrella. ¿Cuál es?