Una exposición muestra imágenes inéditas de su visita a San Sebastián.

Alfred Hitchcock aplazó una semana el rodaje de Con la muerte en los talones para acudir al Festival de Cine de San Sebastián, donde se estrenaba su película Vértigo. Aterrizó en Biarritz el 21 de julio de 1958 y allí lo recogió un Rolls Royce que lo llevó hasta el hotel Reina Cristina de San Sebastián. El director de cine y su mujer, Alma Reville, hicieron visitas culturales y le atrajo en particular el Museo de San Telmo. «Un excelente escenario para una de mis películas». Fueron de compras a anticuarios y a la boutique de Balenciaga. Visitaron iglesias y se hicieron fotos, pero las autoridades franquistas las consideraron irreverentes y no las mostraron. Y comieron, vaya si comieron. El orondo director pasó por sociedades gastronómicas y los mejores restaurantes. El regreso lo hicieron por Francia (estuvieron en Bayona y Lourdes). El festival premió Vértigo con una Concha de Plata. La exposición Welcome Mr. Hitchcock. Un viaje por el País Vasco, en la sede de San Sebastián 2016 a partir del día 18, rescata las imágenes inéditas del periplo vasco del genial cineasta.