Soy escritora, nací en México hace 65 años y escribí mi primera novela, ‘Como agua para chocolate’, hace 25. Después de siete títulos más, ahora publico la segunda parte. ‘El diario de Tita’ (Editorial Suma). Por Virginia Drake. Fotografía: Javier Ocaña

XLSemanal. Cuando publicó Como agua para chocolate era docente, hacía televisión y teatro, pero dio un giro a su vida al filo de los 40…

Laura Esquivel. Totalmente, siempre digo que Como agua… fue el parteaguas; cambió mi vida y me lanzó a la literatura.

XL. El diario de Tita es la continuación de aquella novela. ¿También esta va a tener continuidad?

L.E. Sí, va a ser una trilogía y espero que en 2017 se publique la tercera parte. Mi negro pasado. Con esta entrega se termina la saga.

XL. Sus novelas siempre son historias de amor…

L.E. ¡Sí, claro! El amor es la única manera de vivir, de hacer política, cocinar… Algunas gentes no creen en el amor y por eso estamos en el mundo que estamos.

XL. ¿Sigue siendo militante?

L.E. ¡Sí!, participo desde hace años en el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que fundó Andrés Manuel López Obrador, y soy diputada. La mayoría de la gente juzga y critica desde la barrera sin entrarle al toro.

XL. Los escritores de best sellers no suelen presentarse a diputados, quizá por no perder lectores…

L.E. Pues yo sí y la gente me sigue leyendo igual, en 36 idiomas y en 60 países. No puedo quedarme cruzada de brazos ante la pobreza, los problemas de los refugiados, la corrupción…

XL. En El diario…, como en otras obras suyas, hay presencias de ultratumba, brujería, etc. ¿Es un poco chamana?

L.E. ¡No!, pero creo en la alquimia y en que todo se transforma. Dicen que hago realismo mágico y no es así. quien haya tenido una madre castrante sabe que su presencia no acaba con la muerte.

XL. ¿Es su caso?

L.E. Mi mamá no era castrante, pero sí muy autoritaria. Era una feminista que nos inculcó disciplina, cosa que le agradezco. Y siento su apoyo después de muerta. Las presencias de los muertos son verdad. unos las perciben, las ven y hasta las escuchan y otros no.

XL. La novela está llena de recetas que, según con qué ánimo se preparen, pueden sanar o matar…

L.E. Sí, por eso hay que cuidar lo que uno dice y con qué intención.

XL. Ha dicho. «No me importa que me tilden de loca».

L.E. Sí, alguna vez me tomaron por loca y yo lo escuché. Entonces dije que, si estar loca es creer por encima de todo en el amor, yo estoy totalmente loca.

Desayuno Laura Esquivel 590

Culto a la hoja santa
«Huevos estrellados sobre una hoja santa, que cultivo en mi balcón. ¡Es deliciosísima! Otras veces hago un taco de huevo, también con la hoja santa recortada».