Lady Susan Hussey lleva 56 años a su lado. La dama de compañía de Isabel II es una de las personas de mayor confianza de la soberana

“na vida al servicio de la Corona». La aristócrata Lady Susan Hussey comparte como nadie el lema que rige la existencia de la reina Isabel II (Elizabeth para los ingleses). Su dama de compañía desde hace 56 años es lo que se conoce como una lady in waiting, mujer siempre a la espera; dispuesta a atender al instante todos los deseos de la soberana.

Por poner algunos ejemplos, es ella quien se sienta a su lado cuando el príncipe Felipe, el marido de la reina, no está presente; es ella la encargada de tranquilizar a esos invitados inquietos a punto de reunirse con la soberana, y es ella también quien recoge las flores que le entregan a la jefa de Estado más anciana del planeta.

Fue quien introdujo a Diana en los usos de palacio.

Susan Hussey, además, lo hace gratis; todo un paradigma de la célebre expresión «por amor a la patria», ya que ejerce un cargo honorario no retribuido. No extraña, por tanto, que la reina confíe en ella ciegamente, como cuando le encargó introducir a Lady Di en las costumbres de la familia tras la boda con su hijo Carlos, en 1981. Tan bien se entendieron ambas que Diana la elegió como madrina de su hijo Guillermo. Para terminar, otra pista más de la comunión con su jefa: su hija se llama Katharine Elizabeth.

Hussey, entre otras tareas, recoge las flores que le regalan a la reina. En ausencia del príncipe Felipe, marido de la reina, Hussey se sienta a su lado. Siempre la secunda en la ceremonia de apertura del Parlamento. La acompaña a todas partes, como en esta visita al centro de entrenamiento militar de Salisbury.