Hijas de papá

¿Maldición o bendición? Un apellido célebre abre muchas puertas.
Una vez abiertas, sin embargo, hay que demostrar que eres alguien más que la hija o nieta de un mito. Por Fernando Goitia /Fotografías: Peter Ash Lee.

Así les ocurre a las protagonistas de estas páginas. Se llaman Penn, Hemingway, Stallone… y eso nadie lo olvida.