Ellos están siempre ahí, donde sucede lo que no siempre queremos ver o lo que algunos no quieren que veamos. Los reporteros gráficos siguen dando testimonio de los dramas que asolan el planeta, pero también son una esperanza para los que sufren. El festival internacional de fotoperiodismo Visa pour l’Image les rinde homenaje. Por Lourdes Gómez

Afganistán: Tras la liberación

Afganistan liberacion 1000

El fotógrafo australiano Andrew Quilty documenta Afganistán desde 2013. A medida que el interés mediático se desplazaba a Siria, el suyo se adentraba en un país presuntamente ‘liberado’ pero en una situación de precariedad alarmante. La niña de la imagen sufrió quemaduras en todo su cuerpo al incendiarse una estufa de aceite en su casa. En el hospital Boost, de Lashkar Gah, los medios para atenderla son tan deficientes como en su hogar. «Los hospitales son un buen barómetro de la situación en el país», dice Quilty, quien, sin embargo, atraído por Afganistán y su gente, se ha instalado en Kabul. Cuenta que la niña, pese a las quemaduras, se ha recuperado.

Rusia: Los que sufren

los que sufren 700

 

Anastasia Rudenko comenzó a fotografiar en 2009, a los 27 años. Retrató a familiares que habían sufrido abusos. A partir de ahí, su trabajo no la ha alejado de los que padecen. Entre ellos, los enfermos mentales de la imagen. Dos mujeres pasan cerca de unos extintores y de material antiincendios. En los últimos tres años, más de cien pacientes de instituciones mentales han muerto por el fuego en la región de Riazán.

Brasil: La cocaína de los pobres

cocaina pobres

Dos chicos, uno de solo 12 años, fuman ‘paco’ en Pelourinho, en el centro histórico de Salvador de Bahía. El ‘paco’ es pasta base de cocaína y su consumo se ha disparado entre los más pobres de Argentina y Brasil. Cuesta menos de un dólar y es 50 veces más potente que la propia cocaína.

Kurdistán: El otro Irak

el otro irak

Tres peshmerga, combatientes kurdos, regresan del frente a su ciudad, Erbil, en el Kurdistán iraquí. Luchan contra ISIS, con la esperanza de que, con ello, logren también la independencia del Kurdistán. «No nos pagan desde hace meses, pero no importa. Moriríamos por nuestro pais», dicen. Los edificios sin acabar del fondo parecen reminiscenias de otra época.

Grecia: El símbolo de un gran fracaso

simbolo fracaso

Las imágenes de los refugiados sirios llegando en botes a las islas griegas han dejado imágenes tan tremendas que son imposibles de olvidar. El fotógrafo Aris Messinis ha captado algunas de las más dramáticas, pero esta es quizá una de las más simbólicas. los chalecos salvavidas abandonados en las costas de Lesbos. De poco sirven. En lo que va de año han muerto ahogadas en el Mediterráneo 3176 personas que huían del horror.

Irán: Los últimos nómadas

nomadas

Los pueblos nómadas de Irán llegaron a incluir a cinco millones de personas. Hoy apenas sobrepasan el millón. Las normativas sobre la tierra, la propia modernización y hasta el cambio climático hacen su estilo de vida cada vez más difícil, pero algunos se resisten a renunciar a su tradición. En la imagen, dos niñas en la escuela improvisada cerca de Qir, en la provincia de Fars.

Ruanda: Los semimuertossemimuertos

Bobette, es transexual, ejerce la prostitución y toma drogas para sobrellevar una vida llena de penalidades. Vive en Kigali, Ruanda, donde la homosexualidad es un tema tabú. En África hay 37 países con leyes antigay. Por eso, Frédéric Noy, que cubre desde hace quince años ese continente, decidió fotografiarlos, sacarlos de sus ‘tumbas’.

Irak: Fisuras en el reino del terror

fisuras

Cuando hace dos años ISIS se hizo con el control de Mosul (la ciudad más grande de su autoproclamado califato), muchos de sus habitantes se quedaron. Pero a medida que los islamistas imponen el terror, cada vez más gente intenta huir. En la imagen, una mujer embarazada cruza una de las pocas líneas abiertas en el frente, a 56 kilómetros de Mosul.

EL FESTIVAL VISA POUR L’IMAGE SE CELEBRA EN PERPIÑÁN DEL 27 DE AGOSTO AL 11 DE SEPTIEMBRE