Ante la activación del proceso negociador, los activistas ‘antibrexit’ mantienen su campaña para que Gran Bretaña no deje la Unión Europea. Por V. A. 

Ya está en marcha. El Reino Unido ha empezado su divorcio de Europa, con el ‘brexit’, y los británicos que desean mantener este ‘matrimonio’ prometen tomar las calles. Las últimas semanas han sido, de hecho, un intenso preámbulo de lo que anuncian para los dos años de negociaciones que quedan por delante. El propio ex primer ministro Tony Blair, sumado al movimiento Open Britain (‘Gran Bretaña Abierta’), catalizador de las protestas, ha llamado a sus compatriotas a una cruzada contra el brexit. Llamada que siguieron decenas de miles de británicos a lo largo del pasado marzo con varias marchas por las calles de Londres.

Tony Blair ha llamado a sus compatriotas a levantarse contra la salida de Gran Bretaña

La más creativa de todas tuvo lugar el día en que se entregó en Bruselas la ‘carta de despedida’, cuando el exterior del Parlamento se pobló de manifestantes con la boca tapada que reclamaban una nueva consulta nueve meses después de aquella en la que el 51,9 por ciento de los votantes optó por dejar la UE.