En Washington se da por hecho que el fundador de Facebook planea presentarse como candidato a la Presidencia en 2020. Indicios hay… Por Carlos Manuel Sánchez

¿Será Mark Zuckerberg el próximo presidente de Estados Unidos? Es la comidilla de Washington. Indicios hay: ha contratado a los asesores de Obama, se reúne con líderes mundiales, ha introducido una cláusula que le permitiría tener un cargo público sin perder el control de la compañía, incluso ha vuelto a abrazar el judaísmo… Ya circulan encuestas sobre sus posibilidades en un hipotético enfrentamiento con Donald Trump -de momento, empate- y, aunque Zuckerberg niega que tenga aspiraciones presidenciales, sus simpatizantes han creado un Super PAC, una organización que recaudaría fondos con los que financiar su campaña.

actualidad, mark zuckerberg, facebook, presidente de estados unidos, xlsemanal

Los analistas recuerdan que ningún candidato se postula con tanta antelación. Pero todos los ojos están puestos en la gira americana de Zuckerberg, que está dedicando 2017 a viajar por los treinta Estados que le quedaban para conocer todo el país. Un viaje que narra en primera persona desde las páginas de Facebook. Y donde contesta a los comentarios de sus seguidores. Unos lo animan a presentarse. Y otros lo critican como miembro de una élite tecnológica que desconoce las preocupaciones del ciudadano medio. Pero es un viaje que enlaza con la más pura tradición americana, desde la conquista del Oeste a la contracultura beat. Y, sobre todo, es una inmersión personal en la América profunda, el principal vivero de votos de Donald Trump.

En la carretera

En las fotos que publica en su red social, Zuckerberg aparece en Texas, charlando con vaqueros; dándole el biberón a una vaca en Montana; rodeado de oficiales como un general en jefe; en una misa de góspel en Chicago; con los obreros de la industria del fracking o pescando salmones… Incluso en un bar de camioneros en Iowa, interesándose por sus opiniones sobre un futuro con vehículos sin conductor… Nadie sabe tanto como Zuckerberg de las intimidades de los 200 millones de usuarios de Facebook en Estados Unidos, y ahora se ha propuesto conocerlos en persona. O casi.

El analista político Nick Bilton afirma que el consenso en Silicon Valley es que Zuckerberg tiene potencial para ser presidente, siempre que sea capaz de superar sus problemas de sociabilidad. «Es tan retraído como lo era Howard Hughes (el excéntrico productor de cine). Pero es alguien a quien no le mueve el dinero […] . Quiere algo más grande. Algo que le dé más impacto e influencia en el planeta», escribe. Y asegura que lleva una década entrenándose para llegar a la Casa Blanca, rodeándose de estadistas, aunque duda de si se presentará en 2020 o 2024.

Por su parte, Nathan Hubbard, exjefe de comunicación de Twitter, tiene otra teoría: «Zuck se dio cuenta el 9 de noviembre (la noche electoral) de que Facebook había propiciado un cambio que él no había previsto ni entendía. Y eso es terrorífico para un fundador. Es el amo del producto. Así que ha salido al mundo, más allá de su burbuja, para hacer una investigación de campo y vislumbrar cómo Facebook puede evolucionar de nuevo». «Es una locura atribuirle aspiraciones presidenciales -concluye Hubbard-. No tiene aptitudes para ganar. Pero sí que tiene un despiadado instinto de supervivencia, combinado con su ilimitado deseo de aprender».

Sin embargo, Juan Francisco Delgado, con experiencia empresarial en Silicon Valley, señala otros factores que se deben tener en cuenta. «Ha prometido que donará el 99 por ciento de sus acciones de Facebook a lo largo de su vida. De momento, está donando acciones de clase B y C, sin capacidad de decisión. Zuckerberg mantiene el control, pase lo que pase. Puede pedirse una excedencia para ocupar un cargo político, pero volvería a la compañía como presidente. Y está utilizando su fundación benéfica (la Chan Zuckerberg Initiative) para hacer fichajes políticos, sobre todo del entorno del Partido Demócrata. El más sonado es David Plouffe, jefe de campaña de Obama. Pero también Joel Benenson, estratega de Hillary Clinton; Amy Dudley, secretaria de prensa del exvicepresidente Joe Biden, y otros».

Discurso generacional

A Zuckerberg se le relaciona con el Partido Demócrata no solo por los asesores que ha fichado, sino por su estrecha amistad con Obama, con el que incluso ha dado discursos. Está por ver si presentaría su candidatura como un outsider de los demócratas o iría por libre.

Tiene que superar sus problemas de sociabilidad, pero nadie duda de que quiere más influencia en el planeta y tiene “afán de trascendencia”

Algunos expertos señalan que el discurso que dio en mayo en Harvard tuvo ecos del Kennedy más inspirador. Y consideran que en él traza su ideario político. «Somos millennials. Nos sale instintivamente buscar un propósito (…). Nuestra generación tendrá que lidiar con decenas de millones de trabajos reemplazados por la automatización. Pero tenemos potencial para conseguirlo, y más si lo hacemos juntos. ¿A qué estamos esperando? ¿Qué tal si frenamos el cambio climático antes de que destruya el planeta y ponemos a millones de personas a trabajar en la fabricación e instalación de paneles solares? ¿Qué tal si curamos todas las enfermedades y les pedimos a voluntarios que hagan un seguimiento de sus datos de salud y compartan sus genomas? ¿Qué tal si modernizamos la democracia para que todos podamos votar online y personalizamos la educación para que todos podamos aprender?».

Zuckerberg no es el único CEO en esta carrera. El Chicago Tribune aventura que si Trump se presenta a un segundo mandato podría competir contra otro empresario. Y baraja las candidaturas de Jamie Dimon, del gigante bancario JP Morgan; Howard Schultz, antiguo consejero delegado de Starbucks; y Jeff Bezos, de Amazon. «Son los capitanes de la nueva economía. Y ya hemos visto que el modelo de empresario exitoso y que no pertenece al   político de Washington tiene mucho tirón. Si alguien como Trump lo ha conseguido, por qué no ellos, que, además, tienen una visión sobre cómo puede ser el mundo en el futuro. Bezos es el único CEO de un gigante tecnológico que le está ‘dando caña’ a Trump, sobre todo a través de su diario, el Washington Post. Las trifulcas con Trump le cuestan a Amazon caídas en Bolsa», explica Delgado. Y añade otra clave. «Quizá hay algo de leyenda urbana en ese ‘mirarse’ en los héroes de la antigua Grecia, a los que Zuckerberg haría referencia cuando se dirige a sus empleados. Pero es alguien que quiere que su nombre perdure. En cuanto a riquezas está colmado, pero le impulsa el afán de trascendencia».

En Washington barajan otras candidaturas de empresarios como la de Bezos, de Amazon, y la de Schultz, de Starbucks

¿Hasta qué punto los intereses empresariales pueden estar detrás de sus aspiraciones políticas? «Sin duda, van a contaminar su candidatura. Pero la sociedad norteamericana eso no lo ve mal -responde Delgado-. Zuckerberg puede buscar a largo plazo cierta monopolización de la nueva economía digital. Su empresa está dando pasos en ese sentido, con sus adquisiciones, con su entrada en el negocio de la banca, de las telecomunicaciones, de la realidad virtual y aumentada… Ser presidente de Estados Unidos es una palanca política, económica y militar. Por algo dicen que quiere ser emperador».

Cambio de ‘look’
Zuckerberg tiene 33 años. En 2020 tendrá 36, justo la edad para poder presentarse a la Presidencia (hay que ser mayor de 35). Es el millonario más joven de la lista Forbes, con 63.300 millones de dólares. En los dos últimos años, aunque no ha abandonado su camiseta, es habitual verlo con traje y corbata.

CONOCIENDO A SUS ‘VOTANTES’

¿Adivina quién viene a cenar esta noche?

Zuckerberg está recorriendo los 50 estados americanos. En la imagen, cenando con una familia de Ohio a la que avisaron de que iban a tenerlo como invitado con apenas veinte minutos de antelación. Facebook acaba de superar los 2000 millones de usuarios.

Su propia visión de la economía

En Detroit, ciudad castigada por el paro, visitó una fábrica de autómoviles. A Zuckerberg se le reprocha haber creado pocos puestos de trabajo, unos 18.000, aunque sus empleados están bien pagados. Un ingeniero cobra hasta 260.000 dólares al año; un becario, 60.000.

La importancia de la religión

«Crecí judío y luego pasé por un periodo en el que me cuestioné las cosas, pero ahora creo que la religión es muy importante», escribió Zuckerberg en Navidad. Los analistas señalan que un candidato ateo no tendría posibilidades. En su gira ha procurado mantener equidistancia. ha ido a iglesias cristianas y ha departido con estudiantes musulmanes (en la foto) de la Universidad de Míchigan.

Porte de primera dama

actualidad, mark zuckerberg, facebook, presidente de estados unidos, xlsemanal

Pediatra de profesión, Priscilla Chan -de 32 años- se casó con Zuckerberg en 2012 y tienen dos hijas; la más pequeña, nacida hace unos días. Se conocieron en 2003 en Harvard, donde ella estudiaba Biología. Hija de refugiados chinos, Chan habla su idioma materno y español.

LA OPINIÓN DEL EXPERTO

Juan Francisco Delgado: “Solo se presentará si está seguro de que va a ganar. Y tiene herramientas para saberlo”

juan francisco delgado, nuevos tecnologias, xlsemanal

Director del Máster de Innovación Social de la Universidad Internacional de Andalucía. Ha trabajado como experto en nuevas tecnologías para el Consejo Europeo y la Comisión Europea y el Banco Mundial.

Priscila Chan, su Yoko Ono

«Su mujer, Priscilla Chan, que es pediatra, le está aportando mucho desde el punto de vista social e ideológico. Zuckerberg está haciendo esfuerzos, influenciado por ella, para demostrarle al pueblo americano cuánto ha cambiado. Se pide dos meses de baja paternal (acaba de ser padre de nuevo); dona fondos con el propósito de curar todas las enfermedades durante la vida de su hija Max; tiene una mayor consideración con los inmigrantes… En Estados Unidos comp aran a Priscilla con Yoko Ono. Cumple los requisitos para ser una gran primera dama».

Juventud y timidez

«Es muy joven. Cumplirá 36 años durante la campaña electoral de 2020 (35 es la edad mínima legal para presentarse a presidente). Su juventud juega en su contra. Y también su timidez. No es Barack Obama».

La América profunda

«No será fácil superar los prejuicios del americano medio hacia la élite de Silicon Valley. La América profunda es muy profunda… Pero los ingenieros de Facebook tienen herramientas para lanzar los mensajes adecuados para superar esa desventaja. Ya están trabajando en inteligencia artificial y pueden predecir el comportamiento de los votantes. Zuckerberg solo se presentará si está razonablemente seguro de que va a ganar. A tres años vista ningún candidato muestra sus cartas. Pero se está posicionando. Es como un jugador de ajedrez».

Jugar con ventaja

«¿Es legítimo que alguien como Zuckerberg, que maneja tantos datos personales a través de la galaxia Facebook -Instagram, WhatsApp, Oculus Rift…-, los use en beneficio propio? El dilema ético es de gran calado. Pero si Trump ha usado Facebook como trampolín, ¿por qué no él?».

LA OPINIÓN DEL EXPERTO

Javier Burón: “Zuckerberg ya habla de la renta universal. Sin duda, es un gancho electoral”

javier buron, experto en audiencias y redes sociales, xlsemanal

Ingeniero informático. Experto en audiencias de redes sociales y estrategias de inversión basadas en ‘Big Data’.

Tecnología y poder

«Que se especule sobre el salto a la Presidencia de Zuckerberg en 2020 es normal. A mí no me sorprendería que se presentase. Me parece una evolución natural del increíble papel que la tecnología desempeña hoy y que desempeñará en los próximos años».

La llamada del ‘deber’

«Estamos viendo que cada vez más CEO parecen sentirse obligados a asumir papeles activos en la vida política y social. Creo que Zuckerberg siente esa ‘llamada’ del deber cívico».

Ganchos electorales

«Zuckerberg ya ha hablado de la implantación de la renta básica universal. No es el primero que lo hace. Pero, sin duda, es un gancho electoral. También la idea de Bill Gates de gravar con un impuesto a los robots que nos pueden quitar el empleo. De esta manera se ralentizaría la automatización y nos daría tiempo a prepararnos para hacer otros trabajos. Son propuestas que están sobre la mesa, atractivas para los votantes millennials. Y que tienen cada vez más sentido, porque nos aproximamos a una nueva era de la historia. Y son ideas que solo pueden proponer líderes que traten de predecir cómo va a evolucionar la sociedad».

La posverdad pasará factura

«Seguramente el punto más incómodo para Zuckerberg es la influencia que ha tenido Facebook en las pasadas elecciones. La posverdad le pasará factura. Y, haga lo que haga, sus contrincantes también le van a criticar por utilizar Facebook en su favor. Ya sean sus datos y conocimientos sobre audiencias o que pueda promocionar noticias que lo favorezcan. Tanto si lo hace como si no».