Los niños de ‘la aldea del acantilado’ regresan del colegio a casa trepando por una escalerilla nueva. Por Fátima Uribarri

Para regresar a casa desde la escuela, los niños de la aldea de Atuleer -en el sudeste de China- trepan los 800 metros de un vertiginoso acantilado con sus mochilas a la espalda. Hasta hace poco lo hacían sobre una rudimentaria escalerilla de mimbre.

Las autoridades chinas dicen que han invertido unos 124.000 euros es sustituir la escalerilla de mimbre por una de acero

La imagen de estos intrépidos escolares, que publicamos tiempo atrás en estas mismas páginas, se extendió por el mundo y ha tenido consecuencias: las autoridades chinas -por fin- les han prestado atención.

Ahora, los escolares de Atuleer tradan una hora menos en llegar a casa

Desde el mes pasado, los niños de la ‘aldea del acantilado’ vuelven a casa a disfrutar de sus vacaciones utilizando una escalerilla de acero. Además de mejorar su seguridad -es más robusta y ahora incluso pueden agarrarse a una barandilla-, los escolares han reducido en una hora su trayecto de vuelta a casa, un viaje que realizan tres veces al año. son alumnos internos de una escuela que está situada al pie del acantilado.