Correo Cartas, fax, ‘e-mails’ XLS 1352

El bloc del cartero

Ingratitudes

Dos cartas se refieren al mismo asunto. el mal pago que España da a quienes le ofrecen su generosidad y su talento. En el primer caso, los traductores afganos que, después de compartir durante años las penurias de nuestras tropas desplegadas en el país asiático, van a quedarse solos y rodeados de talibanes (para quien no lo sepa. lo de intentar quitarles Afganistán ha salido mal) deseosos de ‘condecorarlos’ por su colaboración con los ocupantes infieles. En el segundo, nuestros científicos e inventores, que desde Isaac Peral hasta los que hoy salen expulsados por un país que no tiene dinero para ellos (pero sí para todo eso que ya saben y que no hay que recordar) han visto cómo pensar y saber equivale en España a llorar olvidado en un rincón. En ese necio desprecio sí hemos llegado a ser olímpicos.

Doblar másel espinazo.Érase una vez un personal que trabajaba en empresas de cara al público, donde uno podía ir a presentar una reclamación, solicitar una información o sencillamente tomar un café con el empleado. En estos tiempos, cuando necesitamos algún servicio y llamamos al teléfono que nos facilitan, resulta que o nos contesta una máquina que nos infla a preguntas estúpidas o nos contesta una persona sudamericana que no sabe ni dónde está la Sagrada Familia. Se ha perdido el contacto humano y ya no tienes derecho a ser escuchado por un profesional que te atienda directamente. Te entra un sentimiento de indefensión. solo tenemos deberes, pero no derechos. Cualquier cantamañanas te llama para que cambies de compañía telefónica, alarma, seguro, banco Pero ¡cuidado si tienes algún problema! Llame usted a este número que nunca se lo resolverán. ¿Qué futuro nos espera? Nos presentaremos en el trabajo y tendremos que obedecer a una máquina fría y maleducada que no tomará café ni parará a hacer un cigarrillo, por lo que tendremos que doblar más el espinazo. Está claro que nos perderán de vista y ni nos escucharán, pues los problemas del pueblo no les interesan, pero sí seguirán exigiendo nuestro dinero. ¿Tendrá fin esta historia interminable? antonio casero lópez. reus (tarragona)Ciudadanosde un país digno.Siento vergüenza de la falta de dignidad de la política exterior española. Hace años abandonamos, y de qué manera, el Sáhara; hoy salimos de Afganistán, y a los jóvenes afganos que hacían de traductores para los militares españoles los dejamos abandonados. Esos intérpretes serán martirizados si se los abandona a su suerte. Países como los Estados Unidos, el Reino Unido y Noruega les dan asilo, pues entienden que dejarlos a su suerte, en manos de los talibanes, es abocarlos a una muerte segura. Todos sabemos que lo que hacen los talibanes con los colaboracionistas de Occidente es cruel e inhumano. En el futuro, ¿quién colaborará con España sabiendo que, tras el trabajo, nuestro país los abandonará a su suerte? Me da asco y repugnancia. Creo que tenemos que gritar bien alto que queremos ser ciudadanos de un país digno. manuel domínguez. ribeira (la coruña)La enseñanzaen España.Hablar de la calidad de la enseñanza en España nos parece algo lejano, inalcanzable y casi imposible de conseguir. Los continuos cambios reflejan que nuestros legisladores no tienen claro qué ni cómo enseñar. El perpetuo debate. si dar prioridad a los contenidos o a los procedimientos o a las actitudes. Dicen que esta crisis económica que venimos sufriendo es una crisis de valores. Si tan seguros están de esta afirmación, debería hacerse algo al respecto en las aulas, con miras a prevenir nuevas recesiones y a salir de la actual. ¿Queremos tener buenos médicos? ¿Buenos profesores? ¿Buenos abogados? ¿Y qué me dicen de tener buenos políticos? En una sociedad tan compleja como la nuestra, nuestro país podría llegar a ser un lugar hermoso donde habitar con solo esforzarnos en desempeñar el rol que mejor sabemos hacer cada uno. Seamos autodidactas, esforcémonos por conocer nuestras posibilidades, habilidades e intereses. Una enseñanza de calidad, unos individuos formados y una sociedad competente son posibles en nuestro país. maría del mar fernández fernández. madridMiopese ignorantes.La historia se repite, desgraciadamente. Para muestra, el artículo El visionario hundido, sobre la vida del inventor español Isaac Peral, publicado en el número 1349 de XLSemanal. La vida de este genio, incomprendido y despreciado por los dirigentes miopes e ignorantes de aquella época, es muy reveladora. Inventor del submarino torpedero, un ingenio tecnológico copiado por todas las fuerzas navales, acabó abandonando la Armada Española harto y desmoralizado. Al leer su historia, uno no puede dejar de pensar en el paralelismo con estos tiempos, en los que nuestras mentes más prometedoras tienen que emigrar debido a la ceguera de nuestros políticos, que prefieren recortar en investigación y desarrollo antes que en coches oficiales. Que prefieren dar todas las facilidades al señor Adelson para crear un casino gigante, mientras una astrofísica española del CSIC, Amaya Moro-Martín, con un currículo impresionante, debe emigrar a los Estados Unidos a trabajar en la NASA porque la han echado de aquí. ¿Qué hemos hecho en este país para merecer a esta pandilla de analfabetos que nos gobiernan? mar lópez fernández. ponferrada (león)Extraña Europa.La imagen forjada de Europa como guía de desarrollo y valores en la historia del hombre moderno quizá haya caducado. A lo peor fue un mito basado en el recuerdo lejano de la Grecia clásica, con sus ágoras y sus personajes de mentes brillantes y togas blancas, como Pitágoras y Aristóteles. Hemos creído que Europa ha sido avanzadilla del progreso material y ético. Pero puede que sea tan solo un sueño o un espejismo. De nuestro viejo y cultivado continente han salido las barbaries más grandes de la Humanidad, luego imitadas en otros lugares. las dos guerras mundiales, con incontables muertos detrás. Cuando el tiempo hacía olvidar aquel horror, fueron los americanos los que tuvieron que venir para detener el genocidio en los Balcanes ante nuestra impasibilidad. Y ahora, de nuevo, surgen síntomas inquietantes de intolerancia, como la ley homofóbica en Rusia. Y en Grecia, donde surgieron los esquivos Juegos Olímpicos, se permiten vender alimentos caducados. Caducos como nuestro mito de progreso. Extraña Europa.juan manuel chica cruz. úbeda (jaén)

La carta de la semana

Pedaleo y pienso. Pedaleo mientras pienso que el verano toca a su fin. La luz tenue de septiembre trae el anuncio de lluvias y frío. Pero pedalear me hace sentirme optimista y afrontar con buena cara el mal tiempo del otoño. Pedaleo mientras pienso que las bicicletas no solo son para el verano. Aquel eslogan pertenece ya a otra época, aquella en la que el desarrollismo era sinónimo de un Seat 600. Después, poco a poco, casi sin darnos cuenta, la prosperidad se convirtió en una madre que nos alimentaba para luego devorarnos. Pedaleo mientras pienso que es cierto que la verdadera solución es siempre la más simple, que a veces el futuro consiste en volver al pasado, que un bastidor con dos ruedas movidas a pedales ha llegado a ser más versátil que un automóvil, una moto, un taxi o un autobús urbano. Doy pedales pensando que somos cada vez más los centauros del asfalto que avanzamos sin motor y sin escudo, a cara descubierta. Pedaleo y veo gente a mi alrededor que me demuestra que no estoy solo, que somos una legión de nuevos jinetes contra el apocalipsis. Pedaleo y pienso. Pienso y pedaleo.josé m. lópez. vitoria (álava)

Por qué la he premiado Por la inteligencia con que muestra que no siempre progresamos en la dirección correcta, y a veces conviene volverse atrás.