Correo Cartas, fax, ‘e-mails’ XLS 1353

El bloc del cartero

Olímpicamente

Hemos recogido varias cartas que expresan la reacción de los lectores a la no designación de Madrid como ciudad olímpica para 2020. Y, salvo una que le dice al COI de todo menos guapo (no sin razones), mueve a reflexionar el hecho de que todas sean durísimas con nosotros mismos, con los dirigentes que nos postularon para esa batalla perdida y con quienes dieron alas, desde los medios, a esa ilusión que, a la postre, no iba a poder realizarse. Opina el cartero que esta semana merece la pena leer línea a línea las cartas, esas y alguna otra que sin hablar de olimpiadas perdidas sí que habla de pérdidas de dimensiones olímpicas. En todas ellas se respira un aire como de fin de viaje, de consumación de un tiempo de errores, ingenuidades y picardías que no podemos darnos el lujo de prorrogar.

Sueño con Sueño con aparecer algún día en esta revista. Con alcanzar mis metas más altas y elevarlas aún más. Con trabajar duro hasta mi último aliento. Con aprenderlo todo. Con hacerme viejo junto con mis amigos. Con formar una familia a la que amar. Con recorrer el mundo. Pero sobre todo con hacer callar tantos malos augurios para mi generación. Y a ella, a los millones de estudiantes que este mes volvemos a clase, les digo que hagan oídos sordos a los agoreros y se insuflen de ilusión y tenacidad para trabajar duro. Porque aunque este país se caiga a pedazos, no nos quitarán las ganas de seguir, de aprobar, de triunfar y ser felices. Y así, un día, seremos nosotros los que ocupemos esta digna portada, como la generación de la crisis, que gracias a su ilusión y trabajo consiguió llegar adonde se propuso.m. g. h. granadaSiempre quedarála Tomatina.¿De verdad nadie se esperaba que Madrid quedara fuera de la elección como sede de los Juegos Olímpicos de 2020? ¿Acaso alguien cree que Madrid y el Estado español estaban preparados para asumir el coste económico que supondría un acontecimiento de semejantes características? Soy de la opinión de que España proyecta una imagen que debemos restaurar. Nuestros muchos casos de la corrupción, la escandalosa tasa de paro, nuestro rey pidiendo perdón como si de un niño que ha roto un juguete se tratara, un yerno de la Corona que se pensaba intocable, una alcaldesa de Madrid que habla un inglés peor que hasta mi sobrino de ocho años, un presidente del Gobierno que ni siquiera sabe, una Cataluña que no quiere ser española y un sinfín de hechos más, todos unidos, hacen daño a la marca España. Por contra, ¿recuerdan a los damnificados de Fukushima? ¿Se imaginan a los españoles haciendo cola para recoger provisiones sin altercados? Pero no nos vengamos abajo, siempre nos quedará la Tomatina. En eso no nos gana nadie. yolanda estévez. palma de mallorca (islas baleares)El circo del COI.Una vez repuesto del sopapo por la eliminación de Madrid como sede olímpica en el 2020, me vuelven a noquear las informaciones que han empezado a deslizar algunos miembros del COI. Una vocal marroquí nos dice que en España tenemos que gastar el dinero en otras cosas más importantes que los Juegos, cuando no la oí decir lo mismo sobre la conveniencia de que Río de Janeiro eliminara las miles de favelas que rodean a la ciudad para los Juegos de 2016. Pero aún peor es escuchar que en Asia viven el 70 por ciento de las clases medias del planeta, por lo que la elección de Tokio puede suponer un enorme negocio televisivo. Señores del COI, ¿a qué jugamos. a deporte o a dinero? ¿Es ese el espíritu olímpico que infundió Pierre de Coubertin? Váyanse con su circo a otra parte. No vuelvan a jugar con las lágrimas y emociones de millones de españoles. Debiera aparecer el espíritu del barón con el látigo en la mano para echarlos del templo del olimpismo. agustín del pino. madridMás delo mismo.¿Cómo es posible que Madrid no haya sido elegida?, se preguntaban varias personas entrevistadas por una televisión tras conocer la eliminación de la capital española como aspirante a organizar los Juegos de 2020. Algunas mentes preclaras seguro que estos días habrán soñado con fabulosas ganancias a costa de este evento deportivo. ¡Menudos abanderados del olimpismo íbamos a ser!. un país atenazado por una crisis social, política y económica que no termina; todo, bien aderezado con una buena dosis de corrupción y regado con una política exterior de imperialismo trasnochado que ha dado al traste con vínculos que teníamos con algunos países iberoamericanos. Doy gracias a Dios por la torpeza de la delegación española o por la mala imagen que generamos como país ahora mismo. Sí, gracias porque al menos no nos van a freír a impuestos para costear el capricho de unos pocos que son los que al final se reparten este tipo de pastel. ¡Qué descaro el de los grandes medios de comunicación al apoyar este proyecto sin cuestionamiento de ningún tipo! Han tenido la osadía en un telediario de deslizar la idea de que los Juegos traerían progreso a base de subir precios en los servicios de hostelería y que con ellos se reactivaría el mercado inmobiliario. Más de lo mismo. especulación y ladrillazo. Somos un país de risa, país del todo vale, país de pandereta, de tronistas y chonis de pacotilla. Mundo al revés donde los más bajos aún están en lo más alto. ¿Y de verdad aún se preguntan cómo es posible que Madrid no haya sido elegida? diego flores. zaragozaNo va conmigo. Yo también pensé que esto no iba conmigo. ahora necesito ayuda , decía el cartel. Fue la expresión de su cara, mezcla de determinación, vergüenza y dignidad, lo que realmente me detuvo. Estaba de pie; iba bien vestido, y aseado del mismo modo. No miraba a los ojos de la gente, solo salía de sí mismo para dar las gracias, un escueto y lacónico gracias, muchas gracias a quien dejase caer unas monedas. Cuando yo lo hice me entregó un papel, media cuartilla impresa. Muchas gracias por su ayuda. Quizá sepa de una oferta de trabajo. permítame pedirle que visite mi web donde publico CV y formas de contacto . Parecemos anestesiados cuando la dificultad se refleja en personas con quienes no nos identificamos. la inmensa mayoría de ellas, sincerémonos. A mí también me ocurre. Pero la cuestión varía cuando uno se intuye en tal reflejo y me inclino a temer que, en breve, cada vez más ciudadanos nos veremos reflejados en quienes pasan necesidad. No siempre alcanzamos modificar los hechos, pero sí podemos elegir nuestra actitud y desempeño. Aun creyendo que no va con nosotros. ricardo pérez hernández. correo electrónico

La carta de la semana

Demasiado joven. 22 años. Sin trabajo. Sin nada . Eso es lo que ponía en un cartel que, entre sollozos, sostenía un joven de Zaragoza. Yo estaba junto a él esperando a un amigo y vi cómo una mujer mayor se le acercó y se sentó a su lado. ¿Qué es lo que te pasa? Eres muy joven . Él le contestó. Eso es lo que me pasa, que soy muy joven todavía . No debería haber escuchado la conversación, pero, ¡qué demonios!, no todos los días ve una cómo todavía hay quienes reúnen el coraje para este tipo de acciones. Como decía, estaba esperando a un amigo. Hacía meses que no lo veía, pero el tiempo había pasado por él. Con 25 años, me comentó que llevaba una semana visitando al psicólogo. Y su situación. licenciado y con máster desde hace tres años, sin posibilidad todavía de ejercer su profesión, cual parásito amarrado a la incertidumbre más absoluta , me dijo. Consecuencias. no valoración de sí mismo y un futuro, por el momento, en casa de sus padres. No me sorprendió. Conozco a veinteañeros que ya han probado los efectos de los ansiolíticos mientras aseguran que esta vida es un asco. Qué sabia esta ‘generación perdida’, la mejor preparada, pero demasiado joven. yolanda l.-m. rodrigo. correo electrónico

Por qué la he premiado Por resumir, en dos palabras, cómo hemos logrado poner el mundo al revés y convertir en problema lo que siempre fue ventaja.