Correo Cartas, fax, ‘e-mails’ XLS 1381

El bog del cartero

Garrotazos

A raíz de la manifestación del pasado 22 de marzo en Madrid o, para ser más justos y precisos, de los incidentes violentos que hubo a su término, tras la movilización cívica y pacífica de muchos miles de personas, vuelven fantasmas que creíamos superados, y que aquel visionario llamado Francisco de Goya y Lucientes plasmó en su célebre cuadro Duelo a garrotazos. Una imagen recordada en días sucesivos por no pocos comentaristas y que también trae a colación uno de nuestros lectores. Sin caer en equiparaciones frívolas con otros momentos, que no resisten la menor comparación, urge desactivar la espiral de la violencia. Ello requiere más y mejor reflexión por parte de las autoridades, pero también que la justicia y la dignidad impregnen, además del fondo, la forma de las reivindicaciones.

En agua de borrajas.

El otro día, en Facebook, me sorprendieron los comentarios que algunos conocidos habían escrito acerca del 22-M. Ponían cosas como estoy con vosotros, compañeros, por la dignidad u hoy me tomaré este vino por ustedes, los que hoy luchan por un país digno . Tras leerlos, encendí el televisor y la primera imagen que apareció fue la de un tipo sosteniendo, en su puño en alto, el casco de un policía. Era un digno indignándose del mundo en general, supongo. Como otro que, al grito de déjalo que se muera , se dirigía a un miembro del Samur para que no socorriese a otro agente. U otros que portaban instrumentos con los que hacer daño. Una pena por los que allí acudieran creyendo de verdad en una idea y, una vez más, se quedó en agua de borrajas por los mismos de siempre. A. L. C. Correo electrónico

Duelo a garrotazos.

Basta con echarle un vistazo a la crónica del pasado siglo XX. siempre nos queda la selección española de fútbol para unirnos a todos coreando aquello de yo soy español, español, español hasta que acaba el mundial y vuelta a la santa discordia. Pero esas imágenes grotescas de ‘polis’ y ‘cacos’, ciudadanos todos al fin al cabo, jugando a las barricadas, con contenedores ardiendo, piedras y palos por el aire, iracundos unos y otros cargados con verdaderas ganas de hacer daño, hacía años que no las veía. Como buen gallego, no me decanto ni por un bando ni por el otro. los uniformes nunca me han gustado y quienes portan pañuelos palestinos deberían revisar sus argumentos y pensar si sus formas son las apropiadas. Bastantes dificultades traen los tiempos como para acabar todos como en el Duelo a garrotazos, de Goya. Créanme que prefiero, por aburrido y ñoño que sea, pensar que este verano habrá otro inoperante mundial de fútbol. Óscar Camiño Santos. La Coruña

Un Nobel para el pueblo español.

No se ha hablado de la manifestación a la que acudieron miles y miles de personas. Solo se habla de ese puñado de violentos a los que en absoluto justifico que no se sabe de dónde salen ni quién los manda. ¿A quién le interesa restar importancia a las reivindicaciones de los ciudadanos que simplemente piden un trabajo y una vivienda digna? Y ahora nos quieren poner una mordaza con unas leyes de ‘seguridad ciudadana’. ¿Para quién es la seguridad? ¿Para los sinvergüenzas que roban los ahorros de toda la vida a unos pensionistas que ahora tienen que mantener a sus hijos y nietos con sus pensiones recortadas? Propongo que le den el Nobel de la Paz al pueblo español, porque a pesar de las 70 familias desahuciadas a diario, de los padres que solo pueden dar de comer a sus hijos gracias a la solidaridad de otros españoles, de esos válidos jóvenes que no pueden estudiar por culpa de las subidas de las tasas de la universidad o de los jubilados que no pueden disponer de sus ahorros de toda la vida porque los engañaron con las preferentes, los corruptos siguen pudiendo pasearse libremente sin ser encarcelados ni devolver un solo euro. Eso es porque somos pacíficos. Muy pacíficos. javier Vidal. Zaragoza

Evolucionismo y teología.

No estoy de acuerdo con la propuesta de Juan Manuel de Prada sobre el conflicto entre la evolución biológica y la fe cristiana. La Biblia no es un libro de ciencia, y no te dice cómo es el cielo, sino cómo ir al cielo. La verdad o la realidad es una, a la que podemos llegar por distintas vías. La ciencia intenta responder a la pregunta sobre cómo han ocurrido las cosas; por qué ocurren lo intenta responder la filosofía y la teología. Lo apasionante es que, si hay un aparente conflicto entre ellas, el científico, el filósofo y el teólogo deberán investigar y pensar más. La evolución biológica es un hecho que la teología no puede ignorar. La afirmación de que Dios es amor es una verdad que la ciencia no puede abarcar. Ignacio López-Goñi. Catedrático de Microbiología de la universidad De Navarra

Infinita tristeza.

Eso es lo que me producen las imágenes de los cientos de africanos que luchan por pisar territorio español. Yo puedo presumir de ser hija de la inmigración. mis padres llegaron al País Vasco hace ya más de 50 años desde un pueblo de la Castilla rural en el que el hambre apremiaba con intensidad. Llegaron con la maleta en una mano y el corazón en un puño. en época de escasez de vivienda, habitaron una pequeña chabola sin luz y sin agua, mientras jornadas interminables de más de doce horas diarias de trabajo iban minando su salud; seguían siendo los ‘maketos’ para los del pueblo en el que se instalaron. Las cosas han cambiado, mi hermana y yo somos ciudadanas del País Vasco, dominamos la lengua vasca, somos funcionarias del Gobierno vasco y estamos casadas con vascos de pura cepa, no con ocho, sino con todos los apellidos vascos. No olvido mis orígenes y por eso, cuando ahora veo avalanchas de africanos que tan solo buscan una vida mejor, siento pena. ¿Dónde está la acción política de los gobiernos? Esto, lo siento mucho, no es decente. A. Heras García. Guipúzcoa

Por qué la he premiado Porque siempre viene bien, y en especial a los más jóvenes, mirar nuestra realidad en el espejo de otras, tan diversas.

La carta de la semana

Una melfa en la maleta. Melfa. tela de aproximadamente 5 metros de largo por 1,60 de ancho con que las mujeres saharauis cubren su cuerpo desde que se desarrollan hasta que mueren. Tengo dos hijas. una biológica, de 16 años, y una no biológica, también de 16 años. Curiosa palabra, ‘biología’, ciencia que estudia los seres vivos, su origen, su evolución, su nutrición, reproducción En mi caso, ‘no biológica’ significa que mi hija no tiene patria. En España, durante el invierno, como las otras chicas de su edad, ambas tienen sus amigas, sus estudios, sus no me entiendo ni yo , sus quiero un pantalón de esta marca Pero cuando llega el verano, una tiene vacaciones y la otra vuelve a su campo de refugiados, sin origen, sin evolución, sin nutrición sin patria. Y adapta pasmosamente su cuerpo y su mente a su otra forma de vida, y lo asume con naturalidad. Mirándola en el aeropuerto con sus vaqueros y su camiseta parece una muchacha más, pero cuando sube al avión su otro mundo empieza a cobrar vida. Tiene una diferencia abismal, lleva una melfa en su maleta. Raquel Herrero Gómez. Valladolid

XLSemanal quiere agradecer la colaboración de sus lectores premiando al autor de la carta de la semana con esta FNAC TABLET 3.0, de 8 pulgadas, valorada en 190 euros.