Correo Cartas, fax, ‘e-mails’ XLS 1388

El bloc del cartero

Futurismos

Muy interesante la reflexión que plantea esta semana un abuelo sobre qué debe aconsejar a su nieto que estudie, teniendo en cuenta lo que en el futuro se encontrará el chaval. Como bien dice nuestro lector, las predicciones a medio y largo plazo fracasan a menudo estrepitosamente, por la sencilla razón de que no tienen en cuenta variables o acontecimientos aún no presentes y que condicionarán radicalmente el vaticinio. Las ‘carreras con salidas’, al igual que las ‘carreras con mucho futuro’, se han convertido en una ratonera para miles de personas. sobre todo, las que empezaron a estudiarlas sin ninguna pasión y con la sola mira de su presunta conveniencia. Como ya escribió Píndaro, lo mejor es aprender a ser quien eres y a partir de ahí gestionar los ineludibles e imprevisibles cambios. l

Hacer de augur.

Tengo un amigo, abuelo como yo, que a su nieto le paga las clases de mandarín, ejerciendo así como augur del  brillante futuro de la economía china. Hace muchos años leí que un periodista londinense auguraba, para las calles de su ciudad, una capa de cuatro centímetros de espesor producida por los excrementos de los caballos que  pululaban por las mismas arrastrando carruajes. Aquella visión no se hizo realidad. no tuvo en cuenta la inminente aparición del motor de combustión interna. Yo, que también sé hacer de augur, intuyo algo más fácil. que algún chino fabricará un artilugio diminuto y barato que será capaz de traducir de manera simultánea las conversaciones entre cualquiera de los habitantes de esta Tierra. Lo útil, en este mundo cambiante en el que resulta imposible adelantarse al futuro, consiste en ofrecerles a nuestros nietos una formación que los ayude a afrontar los retos que se les presentarán en sus vidas, prepararlos para que asuman que todo es cambio y aprendan a adaptarse. no solo sobreviviendo, sino estando preparados para sacar provecho. O sea, consistirá en apoyarlos para que estudien la carrera que les guste frente a otras teóricamente con más futuro y los ayude a desarrollar tanto el conocimiento como el pensamiento autónomo y la inteligencia emocional. José María Lorente Hernandis. Valencia

Mis pobres ilusos.

Tras 20 largos años trabajando en hostelería y creyendo que ya lo había visto todo, he de reconocer que los últimos tiempos televisivos han logrado dejarme perplejo. Los espacios dedicados a la cocina han puesto de moda el fogón. Al principio fueron instructivos y realmente divertidos, pues acercaban a la gente el noble arte de cocinar sin temor a los frecuentes desaguisados de los noveles. Pero lo bueno si breve La saturación de programas dedicados al tema conseguirá darle la vuelta a la tortilla y acabaremos aborreciendo la cocina. Me hace gracia leer cómo las escuelas de hostelería cotizan al alza; esas que hacen creer a sus alumnos que no existen ni cortes ni quemaduras, que los fines de semana y festivos son para la familia o que los dolores de pies son para los que caminan y no para los que trabajan de pie. Mis pobres ilusos  Óscar Camiño Santos. la Coruña

Se llevan lo de los demás.

En pleno centro de mi ciudad, dos hombres y una mujer tocaban la guitarra y cantaban canciones en inglés con no poca alegría. Al terminar uno de los temas, el mayor de los tres de unos 50 años nos hizo un ofrecimiento a todos los presentes. contra la pared tenía apoyada una mochila de gran tamaño llena de cervezas y nos invitó a que nos acercáramos y cogiéramos una. Algunos cogieron la cerveza y echaron unas monedas en el recipiente que había en el suelo; otros no la cogieron y, aun así, echaron la moneda; y unos pocos no echaron nada, pero sí cogieron la cerveza. No pude dejar de pensar que algo similar es lo que ocurre a gran escala en este país. unos aportan lo justo al arca común, otros aportan de más y unos pocos no solo no aportan nada, sino que encima se llevan lo de los demás. Jesús Güemes Nebreda. Burgos

Yo, bien; ¿y tú?

Desde que era niña, mi familia me enseñó que la buena educación diferencia a uno de los demás. Que te hace, por decirlo de alguna forma, mejor persona. De mayor, el sentido común me hizo ver que ante una pregunta debía responder; que ante un gesto de cortesía debía agradecer; y que si muchos no hacían lo propio debía asumirlo. Así que en mis 26 años de vida he intentado ser, al menos, una persona correcta. Por eso, no puedo evitar sentir enfado cuando el silencio es la única respuesta a cosas tan simples como una felicitación, un correo electrónico, una duda o una llamada de teléfono. Eso ocurre, y cada vez más a menudo. Resulta paradójico que, en un mundo en el que las herramientas de comunicación son tan comunes, no seamos capaces de contestar o de pulsar unas teclas para decir un ‘gracias’. Y me pregunto. ¿será que estamos todos muy ocupados o es que yo soy una friki? Yolanda L.-M. Rodrigo. Zaragoza

Avenzoar premia a ‘XLSemanal’. El reportaje Las medicinas que matan, de Carlos Manuel Sánchez, publicado el pasado 20 de abril por XLSemanal, ha sido premiado por la Fundación Farmacéutica Avenzoar una entidad sevillana que fomenta la formación científica, profesional y humanística de los profesionales farmacéuticos como el mejor trabajo periodístico del año en este campo.

La carta de la semana

Conclusiones de un marciano. En el caso de que un marciano visitara la Tierra y tuviese que informar de sus sistemas políticos, el informe reflejaría algo parecido a esto. Su modo de gobierno más avanzado es el que utilizan los países desarrollados. se llama ‘democracia’. Consiste en que una masa social elige a sus representantes políticos por el curioso método de escucharles decir cosas que no piensan cumplir. Uno de cada 1460 días, la masa social puede opinar; los otros 1459, solo importa la opinión de los elegidos. La masa social paga a los elegidos, pero estos deciden lo que van a cobrar. La masa social es el jefe de los elegidos, pero ellos son los que dan las órdenes. Los elegidos no tienen que explicar su gestión ni responder de lo que salga mal; y ordenan sacrificios a la masa social sin dar ejemplo. Los elegidos no necesitan pasar pruebas ni tener titulaciones para sus cargos, y hacen leyes de las que se inmunizan. No se los puede despedir y solo se puede contactar con ellos unos días antes de las elecciones. Curiosamente se hacen llamar ‘servidores públicos’ . José Luis Requelme Arnedo. Zaragoza

Por qué la he premiado Porque a veces la reducción al absurdo arroja luz sobre las lógicas del presente y quién sabe si sobre las del futuro.

XLSemanal quiere agradecer la colaboración de sus lectores premiando al autor de la carta de la semana con esta FNAC TABLET 3.0, de 8 pulgadas, valorada en 190 euros.